Respawn ha tardado algo menos de tres años en volver a ponernos en la cabina de un mecha en la secuela del más que decente Titanfall, esta vez incluyendo también a los poseedores de una PlayStation 4 además de Xbox One y PC. A primera vista, el mayor reto parece que ha sido compensar la inferior expectativa que ha producido este juego respecto a su antecesor, por el componente novedoso que aportaba y que ahora ya conocemos de antemano. Una vez jugado, parece claro que el camino para los desarrolladores no ha ido tanto de la mano de la innovación, sino de la ampliación y mejora de las características y la jugabilidad existentes.

Con este objetivo en mente, comenzamos el repaso a las opciones del Titanfall 2 con la inclusión de una campaña offline clásica que sustituye al híbrido online que no llegó a convencer en la primera entrega. Nos pondremos en la piel de Jack Cooper, un fusilero aspirante a piloto del bando de la milicia, que por supuesto y debido a diferentes acontecimientos, acaba como compañero del titán BT-7274 en la búsqueda de un extraño objeto conocido como el Arca, mientas continúan los conflictos con IMC por los territorios de la Frontera.

Titanfall 2

Si bien no es muy larga, el nivel de dificultad es generalmente escaso y las narraciones son bastante tópicas, el diseño de las fases y las posibilidades que nos ofrece según avanzan las misiones pasa de ser relativamente estándar a una maravilla. La segunda parte de la campaña es de lo mejor que nos podemos encontrar en el género últimamente. Respawn lo ha tenido claro: teniendo ya la base del control de pilotos y titanes, se han centrado en añadir opciones nuevas y diferentes para cada fase. Sobresalen un par de ellas por encima del resto, una en concreto donde gracias a un dispositivo podremos ir superando obstáculos de la forma más inesperada, junto a otra donde nuestro objetivo sobre todo es correr y escapar, ya que no dispondremos de un arma decente durante gran parte de la misión.

Este esfuerzo en traernos una campaña de calidad donde no solo se reduce todo a combates clásicos mientras escuchamos diálogos arquetípicos del ejército es muy de agradecer. Le falta una rejugabilidad mayor y como comentaba antes, unas cuantas misiones más, pero el salto respecto al Titanfall original es muy grande.

Titanfall 2

El sistema de la campaña es diferente al que luego encontraremos en el multijugador, la esencia de los Titanfall. Mientras controlamos a BT iremos encontrando diferentes paquetes de armas, que hacen las veces de tipos de titán, pudiendo cambiar entre ellos en cualquier momento. Durante nuestras andanzas como piloto, los diferentes tipos de armas y granadas serán los que consigamos de arsenales y enemigos caídos, aunque nunca vamos a tener un problema de munición.

Una vez en harina con el multijugador, vemos que la cantidad de modos de juego se ha ampliado ligeramente, quedándose un poco corto respecto a lo que podríamos esperar. Ocho opciones diferentes en la que destaca Cazarrecompensas y Coliseo, por ser algo más únicos que los demás. Las opciones de personalización de pilotos y titanes, por otro lado, son mayores y mejores que nunca. Desde las 20 armas con diferentes mejoras y ampliaciones que tenemos para nuestro piloto, las seis clases de titanes con diferentes conjuntos de armas y estrategias, los bonus, subidas de nivel más clásicas que la antigua opción de las cartas y varias posibilidades más, en general las opciones son muchas y muy bien diseñadas, para dar equilibrio a las partidas.

Titanfall 2

A ello no solo ayuda las opciones de personalización, sino también un sistema de juego algo menos frenético y más enfocado a la táctica, aunque tampoco demasiado. Los mapas disponibles son algo más extensos y siguen llenos de diferentes niveles y plataformas para que podamos aprovechar bien todas las opciones tanto como piloto como a mandos de un titán. Esta vertiente ligeramente más táctica tiene un reflejo claro en la necesidad de elegir entre una pistola efectiva contra pilotos o un rifle antititanes como arma secundaria.

La jugabilidad sigue siendo uno de los puntos fuertes de Titanfall. Mientras somos pilotos nuestra agilidad y capacidad de salto nos permite competir y realizar tácticas y acciones espectaculares y bastante bien medidas, mientras que como titán no nos podremos quedar quietos ni un solo momento o nos derribarán casi demasiado rápido. Como novedad dentro de los mechas destacamos a Ronin, con su enorme espada y capacidades superiores en cuerpo a cuerpo y básicamente inútil a larga distancia, en contraposición a Northstar y Scorch, con ataques de termita muy dañinos si no somos cuidadosos. Por cierto, ya solo dispondremos de escudos regenerables de forma muy limitada y recuperaremos energía mediante unas pilas que encontraremos dispersas por los mapas y que los titanes vencidos dejarán caer. Los pilotos siguen con su regeneración rápida sin barras de vida y sus saltos imposibles.

Titanfall 2

A nivel técnico está a un gran nivel en general, pero sin llegar a la altura de los referentes del género. Destaca más por la fluidez y velocidad de movimiento que por un alto nivel de detalle. Esto le hace bajar puntos a distancias cortas, sobre todo en los mapas multijugador, que contrasta con el buen acabado de los robots y pilotos. Es de agradecer que utilice una paleta de colores amplia que permite una variedad decente de ambientación tanto en la campaña como online.

En contra, seguimos con unos escenarios bastante estáticos, en los que todo está anclado al suelo. No hay nada que se rompa o se mueva y es algo en lo que se debería prestar más atención, ya que es necesario para terminar de mejorar la sensación de peso y fuerza de los titanes.

El doblaje al español es completo y de buen nivel y la banda sonora cumple con el objetivo de aportar tensión en los combates, aunque tampoco destaca especialmente. Por último, es obligatorio comentar la buena noticia de que todo contenido futuro va a ser gratuito, sin pases de temporada. De cumplirse y viendo que Titanfall recibió bastantes actualizaciones durante su andadura, es una gran noticia para los fans. Pero claro, eso no lo podremos valorar hasta que no veamos lo que nos vayan ofreciendo.

Titanfall 2

En definitiva, esta segunda parte aporta un contenido más completo liderado por una campaña de calidad y una mejora en al jugabilidad. Aún le falta un poco para ser un juego redondo y ha perdido parte de su originalidad por el hecho ineludible de ser una secuela directa, pero sin duda no defraudará a los que ya disfrutaron del primero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.