Durante la pasada generación de consolas, Microsoft apostó inicialmente por el mercado japonés. La primera Xbox fue un fracaso en el país del sol naciente y esto repercutió en sus ventas globales y en su catálogo, el cual estaba totalmente falto de JRPGS y títulos de géneros similares.

Así que los de Redmond decidieron que Japón tenía que formar parte de la lista de errores que cometieron en su primer intento de entrar en el mercado de las consolas de sobremesa, y por eso intentaron enmendarlo con una gran apuesta de juegos japoneses y estudios emblemáticos para contentar a sus habitantes y ganar algo de fama en las tierras de Kurosawa.

De este compromiso nacieron juegos como Blue Dragon y Lost Odyssey, concebidos por el creador de la saga Final Fantasy; Tales of Vesperia, Eternal Sonata y Magna Carta 2 de Namco Bandai; The Last Remnant y el port de Final Fantasy XIII por parte de Square-Enix, e Infinite Undiscovery y Star Ocean 4: The Last Hope publicados también por la vieja Squaresoft pero desarrollados por Tri-Ace y financiados por Microsoft.

Aunque a este intento por parte de la marca Xbox de entrar en el mercado nipón no le faltó voluntad, las ventas de la consola no dieron el giro de 360 grados que su propio nombre indica y no logró consagrarse como uno de los pilares del mercado videojueguil oriental.

Unos meses e incluso años más tarde, muchos de estos títulos llegaron a Playstation 3 con contenido adicional, pues las desarrolladoras tuvieron que buscar una manera de rentabilizar los costos que les había ocasionado sacarlos solamente en Xbox 360. Star Ocean 4: The Last Hope fue uno de estos títulos que recibieron un port tardío para Playstation 3 (con la etiqueta de edición Internacional) y de este port acabamos de recibir un remaster para PC y Playstation 4, que es el motivo por el cual estoy escribiendo este análisis y vosotros lo estáis leyendo.

Star Ocean 4: The Last Hope – 4K & Full HD Remaster llegó el mes pasado para PC y Playstation 4 siguiendo la estela (que parece estar de moda ahora mismo) de remasterizar viejas glorias de la pasada generación a la nueva resolución 4K que incluyen los nuevos televisores. El título pasó sin pena y sin gloria por el mercado, ya que Square-Enix le dio poco bombo y también porque el juego en sí es bastante regulero, en su momento tampoco se llevó elogios por parte de la crítica especializada y por los fans del género JRPG.

¿Por qué? Bueno, Star Ocean 4 tiene una jugabilidad muy loable y divertida; los gráficos, especialmente en este remaster, rozan un nivel muy alto, pero todo lo demás es desesperadamente mediocre e incluso algunos personajes tocan lo absurdo. Ahora iremos diseccionando cada apartado con detalle y explicaremos el por qué de estas duras primeras líneas de párrafo.

La vieja historia

Star Ocean 4 actúa como precuela de la trilogía original, cosa que es normal tras el final de Star Ocean: Till the End of Time, en el que descubríamos que (ATENCIÓN SPOILERS) el universo en el que se ambienta la saga es una especie de MMORGP o videojuego (FIN DE SPOILERS), y nos pone en la piel de Edge Maverick, un miembro de la SRF, que tiene como misión buscar un planeta que sirva como nuevo hogar para la humanidad (la Tierra ha quedado casi inhabitable tras una supuesta tercera guerra mundial) mediante el primer viaje interestelar de la historia.

Esta premisa sirve como vehículo para que la historia despegue y nos lleve de viaje por el mar de estrellas mientras que sufrimos imprevistos y hacemos paradas en unos seis planetas con sus tramas propias, que harán que el motivo inicial del periplo, la búsqueda de un nuevo hogar para la humanidad, se diluya un poco bastante y tengamos que acabar con un enemigo que amenaza con destruir el universo tal y como lo conocemos.

Si bien la historia en un primer punto puede atraer algo nuestra atención, la verdad es que esta travesía acaba cayendo en muchos clichés anime y está, sobretodo, mal escrita. En el segundo planeta que visitamos, ya vemos que la trama ni es lógica ni es consistente y esto se mantiene sin cambiar hasta que llegamos a un absurdo final. A los fieles fans del anime japonés quizás le guste, porque está repleta de los típicos tópicos del shonen, pero si la valoramos por lo que es, no está a la altura de la que nos ofrecen otros JRPGS actuales como Tales of Berseria o Persona 5 (por decir algunos).

Si la historia está mal escrita, hay veces que los personajes la pueden salvar y podemos decir eso de que lo importante no es el final del viaje, sino el viaje en sí, el camino… Pues ni eso, tanto Edge Maverick como los compañeros que se le unen en su odisea por el espacio tienen una personalidad plana, sin ningún ápice de evolución o de desarrollo significativo, y la mayoría de las veces sus interacciones son redundantes o sin sentido.

Cabe destacar el personaje de Lymle, una niña con aspecto de lolita que es tan kawai que termina todas sus frases con «kay» y habla de una forma muy lenta, creando una especie de atmósfera en la que tendrás que luchar por no quitar el juego durante las escenas en las que participa.

Tiene algún punto interesante cómo la existencia de otros planos de realidad o la idea de que los humanos tienen que buscar un nuevo hogar en las estrellas, pero en general está todo tan mal desarrollado que provoca que nos saltemos todas las escenas y diálogos buscando sus virtudes en otros aspectos.

El clásico Sakuraba

Afortunadamente, nuestro paso por las estrellas viene acompañado de una magistral música de fondo. Motoi Sakuraba, creador de excelentes bandas sonoras para JRPGS, fue el compositor principal del título (como es costumbre en la saga) y nos dejó muy buenas piezas.

El tema principal nos imbuye con las ganas de explorar el espacio que deben de sentir los tripulantes de la Calnus (nuestra nave) y, los que suenan durante los combates, de golpear y hacer combos a todo lo que se nos ponga por delante.

Desafortunadamente, aunque la banda sonora no tenga rival, cómo podéis escuchar es bastante rockera y cañera, cosa que hace que muchos de sus temas estén muy lejos de lograr la ambientación de ópera espacial que se puede pensar que tiene la premisa del juego, aunque sí que logra darnos la sensación de estar en un anime (que es el verdadero género, si le podemos llamar así, de la aventura que vive Edge).

En cuanto al aspecto sonoro, el juego original de Xbox 360 nos llegó doblado al inglés con textos en español, doblaje que se ha mantenido, pero también se ha añadido el audio japonés mediante un selector que ya traía el port para Playstation 3. Si sabéis japonés os recomiendo este último idioma, ya que el doblaje al inglés no es muy bueno y sufre de poca emoción y ganas por parte de sus actores de doblaje.

La tradicional y soberbia jugabilidad

El mejor aspecto de Star Ocean 4: The Last Hope es, sin duda alguna, su jugabilidad. Es magnifica. Combina exploración en tercera persona por lo escenarios mientras buscamos cofres, personas, objetos y elementos que nos hacen progresar en nuestra aventura con unos combates que son frenéticos, espectaculares y, sobretodo, muy divertidos.

Y esto es de esperar, Star Ocean nació del mismo equipo que creó la saga Tales of con Tales of Phantasia para SNES, tuvieron problemas tras terminarlo y se dividieron. Una parte del equipo siguió en Namco diseñando los Tales of y la otra parte se marchó a Enix y creó el estudio Tri-Ace y la saga de las estrellas.

Así que el combate es muy similar a lo visto en la saga Tales of. Es un escenario cerrado que nos permite movernos en 3D para atacar a nuestros enemigos desde diferentes ángulos y en el que los combos y el saber explotar las debilidades elementales de los enemigos son clave para derrotarlos.

Hay nueve personajes diferentes con su jugabilidad propia que podemos intercambiar en los combates que están formados por cuatro de ellos. Cada uno tiene su estilo y todos ellos, a excepción quizás de los magos, son realmente una maravilla a la hora de controlarlos.

En esta entrega, Tri-Ace introdujo una especie de movimiento finta que hace que esquivemos al enemigo (en una escena muy espectacular que se desarrolla a  cámara lenta) y que si la ejecutamos con éxito potencia nuestros ataques. Este sistema revolucionó los combates de la saga y les añadió más frenesí y espectacularidad de la que nos tenía acostumbrados.

En los combates ganamos experiencia y dinero para subir de nivel, aprender nuevas habilidades y mejorar nuestro equipo. Vamos, lo típico en el género. Mención especial tiene la interfaz, muy amigable y que incluso nos da la posibilidad de elegir entre dos estilos para los retratos de nuestros protagonistas: uno anime y otro 3D.

Las mazmorras no están especialmente bien diseñadas pero tampoco son malas, cumplen lo suficiente como para que no se hagan tediosas y no rompen, para nada, el ritmo de los combates ni del juego (de hecho a veces son un alivio, porque sabes que en ellas no encontrarás muchas escenas).

Como todo JRPG, el juego está plagado de subquests y minijuegos en los que gastar nuestro tiempo y conseguirlo todo nos puede llevar a superar el centenar de horas.

Lo nuevo

Este Remaster no ha añadido contenido, tenemos lo que se introdujo con el juego base y los extras de la versión PS3, así que la historia sigue estando igual de mal escrita y los personajes igual de mal pensados. Todas las mejoras que trae son técnicas y adaptan sus gráficos a los nuevos tiempos.

El juego luce muy muy bien, ya lo hacía en la pasada generación de consolas pese a correr a una definición bastante baja que no llegaba ni a los 720p, y a 60 fps, convirtiendo los combates en una verdadera maravilla visual. Las principales novedades en este aspecto son las opciones de resoluciones HD y 4K (que le dan un lavado de cara al título bastante importante) y la mejora global en la iluminación y el blur. Todo ello manteniendo unos 60 fps de manera más estable que nunca en PS4 y PC.

Los planetas, pese a ser poco interesantes argumentalmente, sí que lo son desde una perspectiva visual. Los escenarios parecen muchas veces sacados de un sueño y son muy placenteros para los ojos. Están llenos de imaginación y su diseño da un incentivo a la hora de explorarlos.

Esto, el selector de idioma de las voces y el precio reducido al que ha salido a la venta lo convierten en un título a tener en cuenta por parte de los amantes de los JRPGs.

Conclusión

Star Ocean 4: The Last Hope – 4K & Full HD Remaster es una buena conversión a los tiempos modernos de este clásico JRPG de la pasada generación. La historia y los personajes son los que son, no se pueden hacer milagros en este aspecto, pero su fabulosa jugabilidad y sus nuevos gráficos en HD, ahora sí, lo alzan entre los JRPGs que hay que tener en cuenta. Y más si eres fan de la saga, no es el mejor de ellos (siempre lo será la segunda parte), pero se ha demostrado recientemente que tampoco es el peor. Esperemos que Tri-Ace pueda seguir con la franquicia y en un futuro darnos la posibilidad de sumergirnos, una vez más, en el mar de estrellas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.