Despegue del Falcon 9 de SpaceX
Despegue del Falcon 9 de SpaceX con Doug Hurley y Bob Behnken.

SpaceX transportó a dos astronautas a la Estación Espacial Internacional para la NASA este domingo, después de un despegue histórico con un atraque suave, en otro hito para la compañía de Elon Musk. Con los pilotos de prueba Doug Hurley y Bob Behnken listos para hacerse cargo del control manual si fuera necesario, la cápsula de SpaceX Dragon se detuvo en la estación y se acopló automáticamente, sin necesidad de asistencia. El enlace se produjo a 422 kilómetros sobre la frontera entre China y Mongolia.

Felicidades por un logro fenomenal y bienvenidos a la Estación Espacial Internacional“, transmitió por radio el control de misión de SpaceX por radio desde Hawthorne, California. Es la primera vez que una nave espacial de propiedad privada transportó a astronautas al laboratorio en órbita en sus casi 20 años de historia. Según la NASA esta es la espoleta inicial de una revolución empresarial en el ámbito espacial que se extenderá hasta la luna y Marte.

Bravo por un momento magnífico en la historia de los vuelos espaciales“, aseguró el Control de Misión de la NASA desde Houston. El astronauta de la NASA Chris Cassidy saludó a la tripulación entrante tocando la campana de la nave a bordo de la estación espacial. El atraque ocurrió un poco antes, apenas 19 horas después de que un cohete SpaceX Falcon 9 despegara el sábado por la tarde desde el Centro Espacial Kennedy, en el primer lanzamiento de astronautas de EE.UU. en orbitar desde su tierra natal en casi una década.

A pesar de la pandemia de coronavirus, miles de personas se arracimaron en las playas, puentes y pueblos de los alrededores para observar cómo SpaceX se convirtió en la primera compañía privada del mundo en poner a astronautas en órbita, y puso fin a una sequía de lanzamientos de nueve años de la NASA. Se espera que el logro, que ha tardado en materializarse años, reduzca los costos de lanzamiento para que más personas puedan pagar un billete al espacio en los próximos años.

Brillando blanco a la luz del sol, la cápsula Dragon era fácilmente visible desde unos pocos kilómetros de distancia, con el cono del frente abierto y exponiendo su gancho de atraque, así como una luz parpadeante. La cápsula se hizo cada vez más grande en la televisión de la NASA en vivo al cerrar la brecha.

Hurley y Behnken se hicieron cargo de los controles, usando pantallas táctiles de alta tecnología, e hicieron un pequeño pilotaje a menos de un par de cientos de metros como parte del vuelo de prueba, antes de volver a ponerlo en automático para la aproximación final. Hurley comentó que la cápsula se manejó “realmente bien, muy fina“.

Los astronautas dieron las gracias a todos una vez que la cápsula se enganchó de forma segura a la estación espacial. El único inconveniente parecía involucrar a las líneas de comunicación de la cápsula Dragon: los astronautas apenas podían entender las llamadas provenientes del Control de Misión de Houston después del enlace.

Ha sido un verdadero honor ser sólo una pequeña parte de este esfuerzo de nueve años desde la última vez que una nave espacial de los Estados Unidos atracó en la Estación Espacial Internacional“, afirmó exultante Hurley. Fue el piloto de esa última nave espacial, el transbordador Atlantis, en julio de 2011.

La cápsula Dragon de SpaceX, en pleno vuelo hacia la EEI
La cápsula Dragon de SpaceX, en pleno vuelo hacia la EEI

La NASA recurrió a la industria privada para recuperarse después de la jubilación de la flota de transbordadores, contratando a SpaceX y Boeing en 2014 para los servicios de taxi de la estación espacial. El primer vuelo de astronautas de Boeing no se espera hasta el próximo año.

Dado el continuo y alto riesgo que suponía la misión, la gente de SpaceX y de la NASA habían retrasado cualquier celebración hasta después del atraque del domingo por la mañana, y posiblemente hasta que los dos astronautas hubieran regresado a la Tierra en algún momento de este verano. Claramente aliviado, el administrador de la NASA Jim Bridenstine tuiteó un gran “bienvenidos a casa” a los aviadores de la Dragon: “Los dos padres favoritos de Estados Unidos“.

La NASA aún no ha decidido cuánto tiempo pasarán Hurley y Behnken en la estación espacial, que será entre uno y cuatro meses. Mientras estén allí, los pilotos de prueba de la Dragon se unirán a Cassidy de la NASA y a dos residentes de la estación rusa para realizar experimentos y posiblemente caminatas espaciales para instalar baterías nuevas para la estación.

Si bien los astronautas estadounidenses continuarán viajando en cohetes rusos Soyuz, será a través de un sistema de trueque ahora que el programa de tripulación comercial de la NASA finalmente ha despegado. La NASA había estado gastando decenas de millones de dólares por cada asiento en la Soyuz.

Después del despegue, Musk comentó a los periodistas que el regreso de la cápsula será más peligroso en algunos aspectos que su lanzamiento. Aun así, lograr que los dos astronautas orbitaran de manera segura y fueran transportados a la estación espacial hizo que todos respiraran grandes suspiros de alivio.

Como siempre, Musk miraba hacia el futuro en sus proyectos: “Esperemos que este sea el primer paso en un viaje hacia una civilización en Marte“, aventuró el sábado por la noche.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.