Solar Ash

Hearth Machine regresa tras debutar en la industria con Hyper Light Drifter, con un nuevo indie bastante llamativo. Desde su primera presentación, Solar Ash destacó por un apartado gráfico bastante particular en el que una vez te sumerges, ya no podrás olvidar resulta. Esta aventura de exploración y puzles nos invita a recorrer su onírico universo patinando y derrotando con muchísima maestría a enormes y peligrosos colosos.

El ultravacío, tan peligroso como hermoso 

En Solar Ash nos pondremos en la piel de Rei, una joven que tiene como misión recorrer una anomalía espaciotemporal que pone en peligro su planeta natal. Deberemos ayudar a esta heroína a evitar este desastre y derrotar a los grandes enemigos que amenazan con destruirlo todo. Nos encontramos ante una historia que si bien no es demasiado novedosa, consigue atraparnos en su universo gracias a una estética que realmente embelesa.

Solar Ash

Desde el primer momento, todo resulta bastante extraño. Un mundo muy vistoso, extraño en su forma pero realmente muy hermoso. Es como estar sumergido en un extraño sueño donde los elementos parecen no tener una apariencia natural, pero que nos invitan a seguir explorando. Varias de las escenas donde nos van contando la historia son realmente impactantes, con un uso de los colores, diseño y contraste que se te quedan grabados como a fuego en la memoria.

La velocidad será nuestra principal aliada 

Otro de los apartados que destacaron en aquellos primeros avances fue la jugabilidad. La forma que tiene Rei de moverse es bastante gratificante, ya que se desliza como si patinara por el lugar con bastante elegancia. Esta manera de movernos por el entorno es uno de los puntos fuertes del juego, el mundo se ve inmenso pero recorrerlo no se hace pesado porque el personaje tiene un control muy natural del que es fácil acostumbrarse. Además, es un juego que nos obliga a controlar bien todas sus mecánicas, tanto de ataque como de deslizamiento pues serán muy importantes para poder avanzar de una forma continuada.

Solar Ash

Resulta interesante ver a Rei moverse por el entorno y deslizarse no solo por el suelo, sino también por paredes y raíles. Además, también encontramos mecánicas para ralentizar el tiempo, que son imprescindibles para realizar saltos y llegar a plataformas o acercarnos rápido al enemigo. Eso sí, cuidado con la velocidad sin control, fallar en alguno de estos grandes saltos implica volver a repetir todo el camino de nuevo. Debemos estar bien atentos a todos los elementos del camino, algo que no es complicado porque están todos muy bien señalizados, pero implica estar bien atentos al entorno.

Solar Ash

Los escenarios pueden parecer quizá demasiado sencillos al inicio de la aventura, pero es algo que cambia tras derrotar al primer jefe. Después, el mundo se expande y nos presenta entornos más variados con diseños tan vistosos como extraños. Sin embargo, todo eso no hace más que potenciar la curiosidad por explorar cada rincón para no dejarnos nada interesante por el camino. Aunque en un principio algunas zonas pueden parecer un poco caóticas, todo está bien relacionado y cohesionado pero eso sí, requiere de una profunda exploración del lugar.

Enemigos gigantes y demasiado inquietos

La parte menos interesante está relacionada con los ataques de Rei contra los enemigos. Nuestra protagonista tiene solo un botón de ataque, bastante sencillo, ya que realmente el enfoque está puesto en la exploración y un enfrentamiento contra jefes más centrado en el movimiento que en el ataque. Los jefes son auténticos colosos inquietos a los que deberemos seguir el ritmo. Deberemos patinar y escalar sobre sus cuerpos para dañar zonas vulnerables y finalmente derrotarlos.

La estructura del juego es bastante repetitiva y eso la hace fácil de comprender pero algo pesada. Siempre comenzaremos explorando una nueva zona del ultravacío, para después localizar al enemigo, atacar su punto débil y finalmente escalar al coloso para acabar con él de forma definitiva. Sin embargo, aunque la mecánica es la misma una y otra vez, el diseño estético de los jefes es lo bastante diferenciado como para que la experiencia sea de alguna manera, única.

Solar Ash

En cuanto a misiones secundarias, en Solar Ash no hay demasiado que hacer. La narrativa se va a ir moviendo de forma bastante indirecta, siendo nosotros los que vayamos desentrañando información de sus habitantes y entorno. Encontraremos archivos de otros exploradores y algún que otro residente mientras exploramos el entorno que nos amplía la trama del juego, ofreciendo un trasfondo interesante y lo suficientemente detallado para construir bien su universo.

Un juego diferente, llamativo y divertido

Solar Ash es un juego corto, de hecho, completarlo no nos llevará más de seis horas. Una duración aceptable para el tipo de experiencia que nos ofrece y de la que no se siente, en ningún momento, corta. La segunda propuesta de Hearth Machine nos ofrece una experiencia que si bien no innova en la historia ni en la jugabilidad, sí destaca por su precioso apartado artístico.

Solar Ash

Se trata de una buena alternativa si buscas algo diferente en el género de los juegos de exploración y puzles. Solar Ash tiene una personalidad arrolladora que sin duda lo hace destacar por encima de otros muchos juegos indies del mismo estilo. Sin duda, el estudio ha conseguido superarse y marcar la diferencia con su primer trabajo.

*El siguiente análisis ha sido realizado gracias a una copia que nos ha proporcionado Heart Machine para PS4.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Amante de los videojuegos y de las novelas de fantasía desde que tengo uso de razón. Siento predilección por la saga de Final Fantasy, así como por juegos de acción y las aventuras gráficas. Aquí comienza mi épica aventura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.