El mundo de los videojuegos ha evolucionado mucho a lo largo de los años, tratando de ofrecer cada día experiencias más inmersivas y narrativas para los usuarios, sin embargo, existen juegos que desde su sencillez buscan un objetivo mucho más directo: divertir al jugador, estamos hablando de los juegos party. Scribblenauts, la franquicia originaria de Nintendo DS que sorprendió a propios y extraños con su novedosa fórmula basada en la creación de objetos a partir de palabras, abraza el género de los juegos sociales de cara a su primer desembarco en las consolas de Microsoft y Sony, ofreciendo a los jugadores uno de esos juegos pensados para disfrutar en compañía gracias a un tipo de entretenimiento directo y sin complicaciones.

Scribblenauts Showdown no oculta sus influencias a la hora de presentar su propuesta, sus autores han tomado como referencias a los títulos de Nintendo por excelencia en cuanto a juegos sociales, Mario Party y Wario Ware, y no podrían ser mejores influencias. El título desarrollado por Shiver y Warner Bros Games posee una perfecta combinación entre los minijuegos largos del título del fontanero con los más rápidos y sencillos del título de su antítesis de gorra amarilla, todo ello sin dejar de lado la mecánica que hizo destacar a esta franquicia en el pasado: la invocación de objetos con el simple hecho de escribir su nombre.

La fórmula funciona a la perfección. Antes de los minijuegos más largos, aquí denominados como juegos de palabras, el título propondrá una categoría para que los jugadores seleccionen un objeto que se utilizará a lo largo de la partida. La elección de dicho objeto influirá en el desarrollo y la puntuación, ofreciendo cierto componente táctico a la hora de seleccionar las palabras y un claro componente social. Las elecciones de los jugadores ofrecerán situaciones de lo más disparatadas, como una partida de Flappy Bird a lomos de un bote de mermelada o un zombi bailando en una pista de baile.

El sistema de escritura es muy cómodo y ha sido adaptado de manera muy solvente a videoconsolas. Como en otras entregas de la franquicia, podemos escribir el nombre de un objeto de entre una lista de 35,000 palabras disponibles y aparecerá ante nosotros. Para rematar esta faena, el videojuego nos permitirá incluir varios adjetivos que alteren los atributos de los objetos y personajes, otorgándoles cualidades que afectan directamente a la jugabilidad, como hacerlos voladores o inmortales. Scribblenauts Showdown quiere que seamos creativos para resolver las situaciones que propone, y lo consigue sobradamente, el único límite es tu imaginación.

El juego ofrece tres modalidades de juego diferentes, siendo uno contra uno y duelo las grandes protagonistas del título. La primera de ellas, ofrecerá partidas para dos jugadores con una sucesión de minijuegos seleccionados en base a su categoría, permitiendo también como opción la selección de minijuegos concretos. Por otro lado, duelo es una modalidad para hasta cuatro jugadores basada directamente en el modo fiesta del título social del fontanero, los jugadores tendrán que recorrer un tablero jugando minijuegos y lanzando cartas para tratar de entorpecer a tus rivales alcanzando la meta en primer lugar.

Es en este modo donde encontramos el mayor problema de Scribblenauts Showdown, los minijuegos son todos para dos jugadores, así que en partidas con una cantidad superior de participantes siempre habrá gente mirando en lugar de jugando, problema que se podría haber solucionado fácilmente añadiendo actividades para la totalidad de jugadores. Como punto positivo, el título incluye más de 25 minijuegos suficientemente diferentes para darle variedad a nuestras partidas, sin embargo, pueden antojarse escasos dada la excesiva duración que pueden llegar a ofrecer las partidas en el modo duelo.

Todas las modalidades pueden ser jugadas por un solo jugador, perdiendo eso sí, gran parte del factor diversión que ofrece este juego en compañía. El modo libre es la gran apuesta de este título para el juego en solitario, pudiendo ser disfrutado en compañía de un amigo, y es a su vez la parte del juego más cercana a la jugabilidad original de la franquicia. Tendremos diversos escenarios donde podremos movernos libremente mientras cumplimos una serie de peticiones de lo más variopintas. La combinación de resolución de puzzles y la libertad del sistema de juego es muy satisfactoria, por lo que es una lástima que esta modalidad ofrezca apenas 8 escenarios diferentes. El límite en Scribblenauts Showdown lo pone tu propia imaginación, y en esta modalidad vamos a poder explotar toda nuestra creatividad para resolver los problemas que nos plantean los personajes que circulan por estos escenarios.

Para terminar de redondear los diferentes apartados que componen este juego social, el juego pone a nuestra disposición un completo editor de personajes para crear a nuestros propios Scribblenauts que ayuden a Maxwell en su aventura. Podremos seleccionar tanto su aspecto físico como su nombre y tendremos a nuestra disposición centenares de vestimentas y adornos que podremos desbloquear jugando o mediante el uso de las starites que obtengamos cumpliendo actividades. El equipo de Shiver se ha asegurado de que tengamos un montón de personajes y de objetos por desbloquear para tenernos engachados a la pantalla y que nunca perdamos la sensación de progresión.

En cuanto al apartado técnico, Scribblenauts Showdown ofrece un aspecto sencillo que sigue la línea de las entregas previas de la franquicia. El título se deja ver y resulta agradable para que sea disfrutado tanto por los mayores como para los más pequeños de la casa, sin embargo, las animaciones están poco trabajadas y afean un poco el conjunto en algunos de los minijuegos. El juego funciona a buen rendimiento y las pantallas de carga son lo suficientemente cortas como para no resultar una interrupción molesta entre minijuego y minijuego. El título está disponible en Xbox One, PlayStation 4 y Switch.

En cuanto al aspecto sonoro, el juego continúa con la línea exhibida en el apartado visual del título, ofreciendo melodías sencillas pero que ambientan bien los minijuegos que se muestran en pantalla. El juego posee efectos de sonido suficientes para no desentonar con ninguno de los miles de objetos disponibles para nuestro uso, una tarea que no es para nada fácil.

 

Conclusión

Scribblenauts Showdown es una de esas rara avis que no abundan en excesivo en el catálogo de PlayStation 4 y Xbox One. Es un juego social que hará las delicias de las reuniones de amigos en las que se busque un tipo de entretenimiento directo, sencillo y sin complicaciones. La franquicia abraza el género de los juegos party con cierto encanto, pero con un gran camino de mejora de cara a futuras entregas ya que se antoja un tanto escaso en contenidos. Incorporando minijuegos que estén preparados para que participen todos los jugadores y aumentando la cantidad de escenarios que ofrece el modo libre se podría haber obtenido un producto mucho más redondo y completo.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.