Tras el gran éxito obtenido con su primer juego de terror Until Dawn, Supermassive Games se atreve con su colección de antologías para PS4, Xbox One y PC. El pasado 30 de julio la desarrolladora lanzaba la primera entrega de una serie de relatos de terror denominados como The Dark Pictures Anthology. Man of Medan nos traslada a una oscura aventura en alta mar, donde nada es lo que parece.

Antes de comenzar la aventura os recomendamos que instaléis la actualización 1.10. Nuestra primera partida la iniciamos sin dicha actualización y presentaba algunos errores como lags y en algunos momentos tardaba en cargar algunas texturas del juego. Resulta curioso que un juego de tan poca duración requiera de una actualización tan grande para que el juego avance sin problemas.

¿Jugarás solo o acompañado?

Nada más llegar a la pantalla de inicio se nos presentarán varias formas de juego. Man of Medan nos permitirá elegir varias modalidades que realmente son interesantes. Podremos jugar tanto en solitario controlando a todos los personajes, como en cooperativo tanto online como local. Realmente el modo no afectará demasiado a la historia pero se agradece que incorporen tantas modalidades en un juego de este género.

Hemos probado la modalidad para un solo jugador en la primera partida y también el modo cooperativo para comprobar cuál de ellos resulta más interesante. Aunque se puede disfrutar jugando al juego en solitario, jugarlo acompañado resulta mucho más divertido. La opción de jugar cooperativo en este tipo de juegos le aporta una dinámica diferente e interesante que pocos juegos de este estilo tienen. Es cierto que por ejemplo, Beyond Two Souls de Quantic Dream, ya incorporó una jugabilidad parecida pero en el caso de Man of Medan, está mejor integrada porque las decisiones de tus compañeros pueden afectar mucho al rumbo que tome la historia.

Un barco abandonado, un grupo de jóvenes y una noche muy muy larga

La trama nos presenta a un grupo de jóvenes dispuestos a pasar unos días en un precioso barco, practicando submarinismo, tomando cervezas como si no hubiera un mañana y disfrutando de unas pequeñas vacaciones. Como en cualquier historia de terror pronto descubriremos que estos planes no van a llegar muy lejos.

Nos pondremos en la piel de seis personajes, aunque si volvemos a jugar podremos controlar hasta a siete protagonistas. Dependiendo de cómo juguemos este número puede verse reducido. Encontramos que sí cumple con la premisa de que tus decisiones tienen importancia en la trama. Aunque lamentablemente y al igual que en Until Dawn vamos a encontrar protagonistas muy estereotipados.La poca duración de la aventura realmente no ayuda, porque nos quitan la posibilidad de ahondar un poco más en sus personalidades y en sus relaciones.

En cuanto a jugabilidad encontraremos mecánicas ya conocidas en este tipo de juegos.Contaremos con los ya conocidos, Quick Time Event, que si bien no aportan nada nuevo encajan y dan fluidez a las acciones de nuestros protagonistas. Tampoco faltarán la toma de decisiones, las cuales afectarán directamente al rumbo de nuestra historia y las relaciones con los otros personajes del juego. Además contaremos con la opción de desbloquear presagios, estos funcionarán como los tótems en Until Dawn. Estarán recogidos en los cuadros marítimos y nos presentarán una pequeña visión de un suceso futuro. Evitar estos malos presagios estará en tu mano…sobrevivir no será una tarea tan sencilla.

Aunque es un juego corto es muy rejugable, para obtener todos los trofeos, secretos y desbloquear los caminos vamos a requerir de varias partidas. Aunque los rumbos y los cambios en la historia no llegan al nivel de otros juegos como Detroit Become Human de Quantic Dream, merece la pena comenzar varias partidas y ver las diferencias entre los distintos rumbos disponibles.

Adentrarse en el Man of Medan puede ser terriblemente incómodo

En cuanto a sus gráficos encontramos un buen trabajo en los detalles. Aunque es cierto que hemos encontrado algunos planos de los rostros con unas expresiones muy forzadas y poco naturales. Sin embargo estas se dan en contadas ocasiones y no afectan al juego, aunque sí que llaman un poco la atención. Por otro lado, hay un gran trabajo en el tratamiento de la luz y las sombras. Parte del juego lo pasaremos en entornos oscuros y sin apenas iluminación y se agradece los contrastes y la luz natural en los entornos cerrados.El contraste entre las escenas de día y las de noche ayuda mucho a crear esa atmósfera de misterio y suspense.

En cuanto a los planos son muy cinematográficos. La mayoría de las veces nos encontraremos con una cámara fija que puede resultar un poco incómoda pero que sabe transmitir esa sensación de vulnerabilidad e inseguridad. Además está instalada de tal forma que resulta muy intuitiva saber por dónde tenemos que avanzar en cada momento.

En cuanto a si cumple como un juego de terror dependerá un poco de la sensibilidad de cada uno. En Man of Medan se abusa muchísimo de los jumpscare, un recurso que en pocas dosis puede crear impacto, pero en este juego es repetitivo y encima predecible. Muchos de estos sustos se ven venir de lejos. Aunque ayuda a ponernos un poco en tensión y no relajarnos, realmente el susto fácil no aporta mucho a este tipo de títulos.

Este título es mejor cuando intenta asustarnos de forma indirecta. Cuando introducen el suspense o el terror de forma más sutil. Sucede en pocos momentos porque constantemente están ocurriendo cosas que ya te dejan en estado de alerta. Sin embargo sí que existen algunas escenas en las que logran inquietarnos de verdad.

En definitiva, Man of Medan es un juego disfrutable, perfecto para jugar con amigos y bastante rejugable. Man of Medan es un buen inicio para esta colección de The Dark Pictures Anthology. Aunque no es perfecto esperamos que que su próxima entrega, Little Hope mejore algunos aspectos negativos de esta primer título.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.