Un libro que cumple su ambicioso propósito: narrar con rigor y amenidad las principales operaciones navales de toda la Segunda Guerra Mundial en un solo volumen. Y lo logra, además, de tal manera que se lee con facilidad y emoción.

 

Hay veces en las que las olas no dejan ver el mar —permítaseme esta variante del conocido dicho sobre los árboles y el bosque, adaptada al tema de la guerra naval que nos ocupa— y eso ocurre a veces con la historia militar
La acumulación de lecturas dispersas focalizadas en batallas o campañas concretas, tratadas en profundidad y con detalle, puede ocasionar una pérdida de perspectiva. Y hacer difuso el panorama general de una contienda.

Cuanto mayor sea la dimensión de un conflicto y más se extienda en el tiempo, más fácil es que ocurra eso. Y ninguno iguala en escala a la conflagración total que llamamos Segunda Guerra Mundial.

Por eso son tan necesarias obras de miras amplias como La Segunda Guerra Mundial en el mar: Una historia global, de Craig L. Symonds, que acaba de llegar a las librerías, publicada por La Esfera de los Libros. En ella, el autor reúne en un único volumen toda la historia naval de la Segunda Guerra Mundial.

Si la pérdida de la perspectiva global es un riesgo de las obras centradas en episodios bélicos concretos, la frialdad burocrática lo es de las que abarcan un amplio escenario de guerra. Symonds sabe esquivar ese riesgo y mantener la atención del lector, aunando los aspectos politicos, estratégicos y tecnológicos con la emoción de la acción y el factor humano de sus protagonistas.

 

«La batalla de Midway fue uno de los enfrentamientos navales más trascendentales de la historia mundial, a la altura de las batallas de Salamina, Trafalgar y Tsushima por sus repercusiones tácticas y estratégicas. Después del 4 de junio de 1942, la Armada Imperial japonesa siguió siendo un enemigo peligroso, pero su fuerza de ataque móvil, el Kidō Buttai, que había dominado el Pacífico durante seis meses, había quedado reducida a tan solo dos portaaviones»

 

Las acciones navales recogidas en el libro arrancan en 1939, en el Mar del Norte, con el hundimiento del acorazado británico Royal Oak: torpedeado en Scapa Flow por el submarino alemán U47, comandado por el audaz capitán Günther Prien.
Y concluyen seis años después, a muchos miles de millas de allí, en 1945, en el Océano Pacífico, con la rendición japonesa en la Bahía de Tokio: a bordo del acorazado norteamericano Missouri, con el inefable general Douglas MacArthur en cubierta.

Entremedias, más de setecientas páginas que recogen los encuentros principales entre las distintas armadas contendientes en los diferentes océanos, contextualizándolos y analizando su incidencia en la marcha global de la contienda.

Estructurada en cinco partes —La guerra europea · La guerra se extiende · Un año decisivo · Contraataque aliado · La hora de la verdad— la obra sigue un orden cronológico, aún a costa de saltar de un teatro de operaciones a otro, que facilita el seguimiento de la marcha de la guerra.

El lector va así asistiendo a todos los episodios relevantes del conflicto en el mar: los submarinos alemanes U-Boat en el Atlántico, las batallas en los fiordos Noruega, el hundimiento del Bismarck, las batallas en el Mediterráneo, el hundimiento intencionado de la flota francesa en Tolón, el ataque a Pearl Harbor, la batalla de Midway, la guerra en el Norte de África, la toma de Guadalcanal, las campañas en el Pacífico central, el asalto a Okinawa…

También conoce a los hombres que lideraron esas batallas: Nimitz, Halsey, Spruance, King, Yamamoto, Nagumo, Raeder, Donitz… Y a tantos oficiales y marineros, de todos los países, que las libraron.

Y contempla los avances técnicos, las circunstancias políticas, el trasfondo económico, los factores logísticos… Aspectos todos ellos decisivos para el desenlace de la contienda mundial.

 

«A los soldados que iban a bordo de las zarandeadas lanchas Higgins la espera dando vueltas se les hizo interminable, y algunos tuvieron que soportarla durante tres horas o más. Los hombres vomitaban por la borda o, si no eran capaces de subirse a las bancadas, muy altas, lo hacían sobre sus botas. Muy pronto la mayoría de las lanchas apestaba a una perniciosa mezcla de vapores de gasoil, cordita del fuego de artillería naval y ‘mal de mer’»

 

La suma de todo eso hace que este libro cumpla su ambicioso propósito: narrar con rigor las principales operaciones navales de toda la Segunda Guerra Mundial en un solo volumen. Y lo logra, además, de tal manera que se lee con facilidad, fluidez y emoción. Algo a lo que sin duda contribuye la traducción del inglés de Alejandro Pradera.

Encuadernado en cartoné con sobrecubierta, es un volumen bien editado y que resulta lo suficientemente cómodo de leer. La fotografía que ilustra su cubierta es una conocida instantánea: la del portaaviones USS Franklin escorado, en llamas y con la tripulación en la pista de despegue, visto desde el crucero Santa Fe en 1945.

Sus más de ochocientas cincuenta páginas —contando las de unos extensos apartados de notas y bibliografía— incluyen abundantes mapas y tablas. Además, hay setenta y ocho páginas centrales de papel especial satinado en las que se reproducen fotografías históricas, en blanco y negro, de la guerra en el mar y sus protagonistas.

 

Craig L. Symonds es catedrático distinguido Ernest J. King de Historia Marítima en la Academia de Guerra Naval de Estados Unidos, donde impartió clase durante treinta años y fue director del departamento. Es autor de Lincoln and his Admirals (galardonado con el Premio Lincoln), The Battle of Midway (mejor libro del año según la revista Military History Quarterly) y Operation Neptune (ganador del Premio Samuel Eliot Morison de Literatura Naval). Hoy en día se ha consolidado como uno de los mejores historiadores navales en activo.

Puedes comenzar a leer este libro aquí.

Puedes encontrar este libro aquí.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.