Abeja en busca de polen

Después de más de 70 años, se ha resuelto una gran controversia de la zoología: las abejas melíferas en realidad usan diferentes dialectos de baile en su conocida danza. Los dialectos, que se han desarrollado y perfeccionado en los últimos millones de años de evolución, están relacionados con el radio de acción en el que recolectan los alimentos alrededor de la colmena.

El estudio que asegura ésto ha sido llevado a cabo por equipos de investigación del Biocentro Julius-Maximilians de la Universidad Würzburg (JMU) de Baviera (Alemania), y el Centro Nacional de Ciencias Biológicas (NCBS) de Bangalore (India), y ha sido publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B.

Que las abejas melíferas pudieran tener dialectos de baile fue propuesto por primera vez en la década de 1940 por el premio Nobel Karl von Frisch y su alumno Martin Lindauer. Experimentos posteriores, sin embargo, plantearon dudas sobre la existencia de estos dialectos. Los nuevos resultados ahora prueban que Frisch y Lindauer tenían razón. Los dos pioneros de la investigación conductual también tenían razón al explicar las razones que llevaron a las abejas a desarrollar estos dialectos.

El lenguaje de baile de las abejas es una forma única de comunicación simbólica en el reino animal. Por ejemplo, cuando una abeja ha descubierto un cerezo en flor, regresa a la colmena. Allí informa a las otras con un baile sobre la dirección en la que se encuentra la fuente de alimento y lo alejada que está.

Parte del baile es la llamada carrera de movimiento, en la que las abejas sacuden enérgicamente su abdomen. La dirección de la carrera de movimiento en el panal comunica la dirección del destino en relación con la posición del sol, mientras que la duración del movimiento indica la distancia.

A medida que aumenta la distancia de la fuente de alimento desde el nido, la duración del movimiento aumenta de forma lineal“, afirma el estudiante postdoctoral de JMU Patrick Kohl, primer autor de la publicación. Sin embargo, este aumento es diferente para las diferentes especies de abejas. Esto se ha demostrado en experimentos llevados a cabo por el equipo de investigación en el sur de la India.

Danza de la abeja, propuesta por Karl von Frisch
Danza de la abeja, propuesta por Karl von Frisch

Allí, se estudiaron tres especies de abejas con diferentes radios de acción. Las abejas del este (Apis cerana) vuelan hasta aproximadamente un kilómetro de distancia del nido. Las abejas enanas (Apis florea) vuelan hasta 2,5 kilómetros, las abejas gigantes (Apis dorsata) lo hacen a unos tres kilómetros.

Las relaciones opuestas se aplican para el aumento en la duración del movimiento. Por ejemplo, si una fuente de alimento está a 800m de distancia, una abeja del este tendrá un movimiento mucho más largo que una abeja enana, y esta última tendrá un movimiento más largo que la abeja gigante. Para comunicar una distancia idéntica a la comida, cada especie usa su propio dialecto de baile.

También vimos esto cuando comparamos nuestros resultados con los datos publicados de otros grupos de investigación“, comenta Kohl. La correlación entre el rango de alimentación y el dialecto de baile se corroboró cuando se observaron especies de abejas nativas de Inglaterra, Botswana y Japón.

¿Por qué los investigadores de JMU fueron al sur de la India a estudiar abejas? “La India tiene la ventaja de que tres especies de abejas viven en la misma zona, por lo que sus dialectos de baile se pueden comparar fácilmente“, explica Kohl. “También tenemos muy buenos contactos con investigadores de NCBS, una de las principales direcciones de investigación en el sur de Asia“.

Los resultados también confirman lo que von Frisch y Lindauer sospechaban sobre el significado de los dialectos de baile. Son adaptaciones evolutivas a las distancias típicas de alimentación de las especies de abejas melíferas. Las abejas melíferas, por ejemplo, que vuelan regularmente largas distancias, no pueden permitirse el lujo de comunicar estas distancias en la colmena con carreras muy largas: en la “pista de baile”, atestada de abejas de la colmena, otras congéneres tendrían dificultades para seguir tales “maratones”.

La conclusión de los científicos es clara: los dialectos de baile de las abejas son un excelente ejemplo de cómo los comportamientos complejos se pueden ajustar como una adaptación evolutiva al medio ambiente.

Fuente: Proceedings of the Royal Society B.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.