Adelantándose a su clásica cita anual de finales de agosto, Codemasters ha lanzado ya F1 2019, la nueva entrega de la saga de conducción oficial de Fórmula 1. Desde hace varios días, todos los fans de la conducción tenemos a nuestra disposición un título de carreras que bebe mucho de lo visto estos dos últimos años pero que refina y mejora la fórmula para ofrecer un producto más depurado.

Esta edición ha mantenido intactos la mayor parte de sus modos de juego y, entre ellos, no podía faltar el Campeonato; este modo nos permite correr un campeonato normal de Fórmula 1, pudiendo escoger entre un formato corto, uno completo o uno personalizado por nosotros. Las diferencias entre el formato corto y el largo están en la duración de las sesiones de entrenamiento y clasificación, así como en el número de vueltas a dar en el circuito durante la carrera (algo que es igual en el resto de modos del juego), de tal manera que podremos elegir si queremos entrenamientos completos, fase de clasificación entera y hacer el cien por cien de vueltas a los circuitos.

También tenemos la Carrera Rápida, donde podremos correr solo una carrera o configurar nuestra propia temporada personalizada eligiendo varios o todos los circuitos en los que queramos correr.

El modo multijugador ha añadido varias novedades de interés. Se mantienen los clásicos modos de Carrera Rápida y otros cómo el incombustible Liga en el que podemos competir con otros 20 jugadores del mundo, bien creando nuestra propia temporada, uniéndonos a otra o participando en diferentes pruebas predefinidas. Entre las novedades encontramos una serie de retos semanales que iremos completando los días de diarios para establecer nuestra posición en la parrilla de salida de las carreras del fin de semana. Con esto, el juego se asegura de que nos mantenemos conectados el mayor tiempo posible para arañar unas decimas de segundo a nuestro contador durante las carreras.

Esta edición también incluye un interesante modo multijugador en LAN, pero seguimos echando muy en falta un modo multijugador local en pantalla dividida para ofrecer una experiencia completa.

Una carrera más completa

El Modo Carrera sigue siendo el punto fuerte del título un año más. Tras los reajustes que sufrió hace dos o tres ediciones para ofrecer una experiencia más completa y real a la de un piloto profesional, esta vez va un paso más allá. Para empezar, cuando empecemos a jugar lo haremos en la competición de la F2, poniéndonos en la piel de un piloto joven que tendrá que superar los retos de esta categoría antes de soñar con alcanzar el podio en la F1. Sin embargo, las pruebas de la F2 se limitan a tres pequeños retos que superaremos en muy pocos minutos.

Por lo demás, el modo Carrera mantiene los patrones clásicos como el hecho de tener que correr a lo largo de varias temporadas para convertirnos en una leyenda del motor. Como siempre, tendremos que escoger el nivel de dificultad de la I.A. rival y activar o desactivar todo tipo de ayudas que nos permiten modificar hasta el más mínimo detalle para disfrutar de una experiencia realista o más arcade. Además de modificar la IA de los pilotos rivales, podremos escoger si queremos tener flashbacks o no durante las carreras, si se aplica la regla de Parc Fermé, el tipo de daños y sus consecuencias, la presencia o no del Safety Car (esta vez tiene más presencia que antes, aunque sigue siendo escasa), si queremos hacer la vuelta de formación, que repite tras su estreno en la entrega anterior, o iniciar la carrera en arranque manual o no. A esto se suman las ayudas a la conducción habituales del juego, trazada ideal, control de tracción, ABS, frenada predictiva, etc. El grado de dificultad lo elegimos nosotros, haciendo nuevamente de F1 un juego adaptado a todos los jugadores.

Una vez comenzada la temporada, el home hospitality se convertirá en nuestra «base de operaciones»; desde esta zona se nos avisará de posibles contratos, ascensos y objetivos de clasificación y carrera, así como de posibles Duelos con otros pilotos (que podremos ir ganando a lo largo de varios premios), y nuestro ingeniero de I+D, que nos informará de las piezas que iremos adquiriendo para el monoplaza gracias a los Puntos de Recurso; estos puntos serán esenciales para mejorar el rendimiento del coche adquiriendo nuevas piezas (aerodinámica, motor, mezcla de combustible, etc.) y los ganaremos sobre todo al completar los programas de entrenamiento con éxito y al hacer buenas actuaciones en clasificatorias y carreras. Toda esta gestión la haremos a través del portátil, donde tendremos disponible toda la información de nuestro progreso en el juego, así como el de nuestros rivales.

Para hacer todo el contenido más interesante, las rondas clasificatorias y las carreras tendrán también sus propios objetivos. Aquí tendremos que luchar, por ejemplo, por conseguir cierto puesto, quedar delante de un rival o mantener una posición del mundial de pilotos. Antes de comenzar la carrera de turno podremos escoger la estrategia de parada en boxes entre las dos que nos proponga el equipo, aunque más tarde, dentro ya de la propia carrera podremos alterarla si se presenta la ocasión. Por supuesto, si jugamos con la regla del Parc Fermé no podremos tocar los reglajes del coche una vez entremos en la ronda clasificatoria.

Conoce el trabajo de un profesional

En pista podremos comunicarnos con nuestro mecánico y conocer el estado de nuestro monoplaza gracias al panel multifunción en la esquina inferior derecha. Este panel nos permite preguntarle cosas sobre el devenir de la carrera y el propio coche al mecánico (también le podemos pedir que se calle) y también podremos cambiar varios ajustes del coche mientras corremos, como la mezcla de combustible o el reparto de frenada. La información que aparece aquí nos será útil para saber en todo momento el estado del coche y el desgaste de los neumáticos, lo que nos ayudará a tomar decisiones estratégicas si es necesario.

Finalmente, tras finalizar un Gran Premio recibiremos Puntos de Carrera Profesional, que marcan nuestra progresión en el juego y en las tablas clasificatorias en la Red. Estos puntos se ganan según nuestra actuación a lo largo de todo el Gran Premio y pueden tener multiplicadores dependiendo de las ayudas que no tengamos activadas en el juego.

A nivel argumenta, este Modo Carrera también ha mejorado mucho respecto a años anteriores. Esta vez la trayectoria de nuestro piloto es mucho más interesante y momentos como las ruedas de prensa juegan un papel fundamental para conocer su futuro profesional.

Como novedad, esta edición incluye ocho retos que nos permitirán participar en pruebas poniéndonos en la piel de Ayrton Senna y Alain.

La Inteligencia Artificial ha alcanzado un nuevo límite en esta edición. Los pilotos parecen jugadores reales luchando hasta el final por alcanzar la mejor posición posible en la carrera. Sus reacciones son reales y creibles, y en ningún momento tendremos la sensación de estar compitiendo contra una maquina que siempre sabe cómo reaccionar.

F1 2019: más cerca del realismo

A nivel técnico el juego ha dado varios pasos hacia adelante respecto a F1 2018. Los diseños de todos los monoplazas y los circuitos están recreados hasta el más mínimo detalle. Es realmente impresionante comprobar cómo se han incluyendo las zonas sucias de los trazados, que veremos sembradas de goma quemada o lo bien que podremos apreciar el desgaste de nuestros neumáticos tras dar varias vueltas al circuito y volver a boxes.

Como viene ocurriendo desde hace varios años, se ha vuelto a optar por un sistema de meteorología dinámica. De esta forma podremos ver como llueve durante parte de una carrera, ver como la lluvia para y el suelo se va secando poco a poco con el paso del tiempo.

El motor de físicas ha sufrido varios reajustes más para hacernos sentir de verdad el peso de los monoplazas al conducirlos. De hecho, ahora podremos notar sin problemas diferencias de agarre cuando los neumáticos están muy desgastados y alteramos significativamente los reglajes del coche.

Como decíamos, las recreaciones faciales de los pilotos son mucho más realistas que el año pasado y, salvo algún caso aislado, reconoceremos a todos los pilotos sin ningún problema. Sin embargo, los mecánicos, ingenieros y otros personajes siguen teniendo animaciones demasiado toscas y poco fluidas que podrían haberse pulido a lo largo de este año.

En lo que respecta al apartado sonoro, nos encontramos con un trabajo sobresaliente en lo que a efectos sonoros se refiere, siendo variados y muy realistas. El juego cuenta con un completo doblaje al castellano que sienta realmente bien cuando escuchamos a comentaristas, que nos introducirán en cada sesión de un Gran Premio, o los mecánicos que nos hablarán durante las carreras.

Conclusión sobre F1 2019

La edición de este año de F1 es un paso adelante en la dirección correcta. Las mejoras en el modo carrera y el añadido de los retos semanales convierten a F1 2019 en un título de conducción a tener en cuenta. Su sistema de dificultad dinámica sigue siendo uno de los mejores añadidos en los últimos años, haciendo que cualquier jugador pueda disfrutar de su propuesta sin problemas.

Lo único que echamos en falta es que Codemasters arriesgue mucho más con su propuesta de incluir la F2. También necesitamos un modo multijugador a pantalla dividida. Esperemos que el año que viene podamos ver estas incorporaciones.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.