Cuervos

A los cuatro meses de edad, el rendimiento cognitivo de los cuervos en tareas experimentales que prueban su comprensión del mundo físico y cómo interactúan con otros cuervos, puede ser similar al de los grandes simios adultos, según un estudio publicado en Scientific Reports.

La doctora Simone Pika y sus compañeros de investigación probaron las habilidades cognitivas de ocho cuervos criados por humanos a los 4, 8, 12 y 16 meses de edad mediante una serie de pruebas. Las habilidades que investigaron los autores de este estudio incluyeron la memoria espacial, la permanencia del objeto (comprender que un objeto todavía existe cuando está fuera de la vista), comprender los números relativos y la suma, y la capacidad de comunicarse y aprender de un experimentador humano.

Los autores descubrieron que el rendimiento cognitivo de los cuervos era similar entre los 4 y los 16 meses de edad, lo que sugiere que la velocidad a la que se desarrollan las habilidades cognitivas de los cuervos es relativamente rápida y casi completa a los cuatro meses de edad. A esta edad, estos pájaros se vuelven cada vez más independientes de sus padres y comienzan a descubrir sus entornos ecológicos y sociales. Aunque el desempeño de las tareas varió entre los individuos, los cuervos generalmente se desempeñaron mejor en tareas de prueba de adición y comprensión de números relativos y peor en tareas de prueba de memoria espacial.

Un entorno en constante cambio podría haber estimulado la cooperación entre los cuervos

Al comparar el rendimiento cognitivo de los cuervos con el de 106 chimpancés y 32 orangutanes que completaron tareas similares en un estudio anterior, los autores hallaron que, con la excepción de la memoria espacial, el rendimiento cognitivo de los cuervos era muy similar al de los orangutanes y chimpancés.

Los hallazgos proporcionan evidencia adicional de que los cuervos, al igual que los grandes simios, pueden haber desarrollado habilidades cognitivas sofisticadas y generales. Los autores proponen que los cuervos desarrollaron estas habilidades en respuesta a vivir en un entorno en constante cambio donde la supervivencia y la reproducción dependen de la cooperación y las alianzas entre los cuervos. Sin embargo, los autores advierten que el rendimiento de estos pájaros estudiados puede no ser representativo de la especie en general.

Simone Pika es actualmente la directora del Comparative BioCognition (CBC) Group, del Instituto de Ciencias Cognitivas de la Universidad de Osnabrück, Alemania. La investigación de Simone se centra en la evolución y el desarrollo del lenguaje mediante la combinación de métodos de Etología, Psicología Comparada y Ciencias Cognitivas. Pika estudia diferentes sistemas de modelos de estudio, incluidos niños humanos prelingüísticos que viven en diferentes culturas, primates no humanos y córvidos. En 2010, Simone recibió un premio Sofja-Kovalevskaja de la Fundación Alexander von Humboldt por abordar la “complejidad gestual y el desarrollo entre especies y taxones”. En 2017, recibió una beca ERC-Consolidator de la UE.

Fuente: Nature.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.