Perro cantor de Nueva Guinea
Perro cantor de Nueva Guinea.

En un estudio publicado en PNAS, los investigadores utilizaron la biología de la conservación y la genómica para descubrir que el perro cantor de Nueva Guinea, que se creyó extinto en la naturaleza durante 50 años, todavía prospera. Los científicos descubrieron que la población de perros ancestrales todavía deambula sigilosamente por las tierras altas de Nueva Guinea. Este hallazgo abre nuevas puertas para proteger a una criatura notable que puede enseñar a los biólogos sobre el aprendizaje vocal humano. El perro cantor de Nueva Guinea también se puede utilizar como un modelo animal valioso y único para estudiar cómo surgen los trastornos vocales humanos y encontrar posibles oportunidades de tratamiento. El estudio fue realizado por investigadores del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano (NHGRI), parte de los Institutos Nacionales de Salud, la Universidad Cenderawasih en Indonesia y otros centros académicos.

El perro cantor de Nueva Guinea se estudió por primera vez en 1897 y se hizo conocido por su vocalización única y característica, capaz de producir sonidos agradables y armónicos con calidad tonal. Sólo existen 200-300 perros cantores de Nueva Guinea cautivos en los centros de conservación, y no se había visto ninguno en la naturaleza desde la década de 1970.

El perro cantor de Nueva Guinea que conocemos hoy en día es una raza que fue creada básicamente por personas“, comenta la Doctora en Medicina Elaine Ostrander, Investigadora Distinguida de los NIH y autora principal del artículo. “Ocho fueron traídos a los Estados Unidos desde las tierras altas de Nueva Guinea y fueron criados entre sí para crear este grupo“.

Según la doctora Ostrander, la enorme endogamia de los perros cantores cautivos de Nueva Guinea cambió su composición genómica al reducir la variación en el ADN del grupo. Tal endogamia es la razón por la que los perros cantores cautivos de Nueva Guinea probablemente hayan perdido una gran cantidad de variantes genómicas que existían en sus contrapartes salvajes. Esta falta de variación genómica amenaza la supervivencia de los perros cantores de Nueva Guinea cautivos. Sus orígenes, hasta hace poco, habían sido un misterio.

Otra raza de perro de Nueva Guinea que se encuentra en la naturaleza, llamada Perro salvaje de las Tierras Altas (Highland Wild Dog), tiene una apariencia física sorprendentemente similar a la de los perros cantores de Nueva Guinea. Considerado el animal parecido a un perro más raro y antiguo que existe, los Highland Wild Dogs son incluso más antiguos que los perros cantores de Nueva Guinea.

Los investigadores plantearon previamente la hipótesis de que el Highland Wild Dog podría ser el predecesor de los perros cantores de Nueva Guinea cautivos, pero la naturaleza solitaria del Highland Wild Dog y la falta de información genómica dificultaron probar la teoría. En 2016, en colaboración con la Universidad de Papúa, la New Guinea Highland Wild Dog Foundation dirigió una expedición a Puncak Jaya, una cumbre montañosa en Papúa, Indonesia. Informaron de 15 Highland Wild Dogs cerca de la mina Grasberg, la mina de oro más grande del mundo.

Un estudio de campo de seguimiento en 2018 permitió a los investigadores recolectar muestras de sangre de tres perros salvajes de las tierras altas en su entorno natural, así como datos demográficos, fisiológicos y de comportamiento. La científica del personal de NHGRI, la doctora en medicina Heidi Parker, dirigió los análisis genómicos, comparando el ADN de perros cantores de Nueva Guinea cautivos y perros salvajes de las tierras altas.

Descubrimos que los perros cantores de Nueva Guinea y los perros salvajes de las tierras altas tienen secuencias genómicas muy similares, mucho más cercanas entre sí que a cualquier otro cánido conocido. En el árbol de la vida, esto los hace mucho más relacionados entre sí que las razas modernas como como pastor alemán o bassett hound“, afirma la doctora Parker.

Según los investigadores, los perros cantores de Nueva Guinea y los perros salvajes de las tierras altas no tienen genomas idénticos debido a su separación física durante varias décadas y debido a la endogamia entre los perros cantores de Nueva Guinea cautivos, no porque sean razas diferentes.

De hecho, los investigadores sugieren que las vastas similitudes genómicas entre los perros cantores de Nueva Guinea y los perros salvajes de las tierras altas indican que los perros salvajes de las tierras altas son la población de perros cantores salvajes y originales de Nueva Guinea. Por lo tanto, a pesar de los diferentes nombres, son, en esencia, la misma raza, lo que demuestra que la población original de perros cantores de Nueva Guinea no está extinta en la naturaleza.

Los investigadores creen que debido a que los Highland Wild Dogs contienen secuencias del genoma que se perdieron en los perros cantores de Nueva Guinea cautivos, la cría de algunos de los Highland Wild Dogs con los perros cantores de Nueva Guinea en los centros de conservación ayudará a generar una verdadera población de perros cantores de Nueva Guinea. Al hacerlo, los biólogos conservacionistas pueden ayudar a preservar la raza original al aumentar el número de perros cantores de Nueva Guinea.

Este tipo de trabajo solo es posible gracias al compromiso del NHGRI de promover la genómica comparativa, que permite a los investigadores comparar las secuencias del genoma del perro salvaje de las tierras altas con las de una docena de otras especies de cánidos“, asegura la doctora Ostrander.

Los investigadores esperan estudiar al perro cantor de Nueva Guinea para obtener una idea más precisa de cómo se producen la vocalización y sus déficits en humanos

Aunque los perros cantores de Nueva Guinea y los perros salvajes de las tierras altas son parte de la especie canina Canis lupus familiaris, los investigadores encontraron que cada uno contiene variantes en sus genomas que no existen en otros perros que conocemos hoy.

Al conocer más a estos antiguos protoperros, aprenderemos nuevos hechos sobre las razas de perros modernas y la historia de la domesticación de perros“, espera la doctora Ostrander. “Después de todo, gran parte de lo que aprendemos sobre los perros se refleja en los humanos“.

Los investigadores también tienen como objetivo estudiar los perros cantores de Nueva Guinea con mayor detalle para aprender más sobre la vocalización subyacente genómica (un campo que, hasta la fecha, se basa en gran medida en los datos del canto de los pájaros). Dado que los humanos están biológicamente más cerca de los perros que de las aves, los investigadores esperan estudiar a los perros cantores de Nueva Guinea para obtener una idea más precisa de cómo se producen la vocalización y sus déficits, y los fundamentos genómicos que podrían conducir a futuros tratamientos para pacientes humanos.

Fuente: PNAS.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.