Reacciones químicas
Crédito: CC0 Dominio Público.

Hace cuatro mil millones de años, la Tierra era muy diferente a como se ve hoy, desprovista de vida y cubierta por un vasto océano. En el transcurso de millones de años, en esa sopa primordial, surgió la vida. Los investigadores han teorizado durante mucho tiempo cómo las moléculas se unieron para provocar esta transición, sobre los orígenes de la vida. Ahora, los científicos de Scripps Research han descubierto un nuevo conjunto de reacciones químicas que utilizan cianuro, amoníaco y dióxido de carbono, que se cree que eran comunes en la Tierra primitiva, para generar aminoácidos y ácidos nucleicos, los componentes básicos de las proteínas y el ADN.

«Hemos ideado un nuevo paradigma para explicar este cambio de la química prebiótica a la biótica«, comenta el doctor Ramanarayanan Krishnamurthy, profesor asociado de química en Scripps Research y autor principal del nuevo artículo, publicado en la revista Nature Chemistry. «Creemos que el tipo de reacciones que hemos descrito son probablemente las que podrían haber ocurrido en la Tierra primitiva«.

La nueva reacción descubierta que podría explicar los orígenes de la vida es relativamente similar a lo que ocurre hoy dentro de las células

Además de dar a los investigadores una idea de la química de la Tierra primitiva, las reacciones químicas recién descubiertas también son útiles en ciertos procesos de fabricación, como la generación de biomoléculas etiquetadas a medida a partir de materiales de partida económicos.

A principios de este año, el grupo de Krishnamurthy mostró cómo el cianuro puede permitir las reacciones químicas que convierten las moléculas prebióticas y el agua en compuestos orgánicos básicos necesarios para la vida. A diferencia de las reacciones propuestas anteriormente, esta funcionó a temperatura ambiente y en un amplio rango de pH. Los investigadores se preguntaron si, en las mismas condiciones, había una forma de generar aminoácidos, moléculas más complejas que componen las proteínas en todas las células vivas conocidas.

La importancia de las enzimas

Hoy en día, en las células, los aminoácidos se generan a partir de precursores llamados α-cetoácidos utilizando tanto nitrógeno como proteínas especializadas llamadas enzimas. Los investigadores han encontrado evidencia de que los α-cetoácidos probablemente existieron temprano en la historia de la Tierra. Sin embargo, muchos han planteado la hipótesis de que antes del advenimiento de la vida celular, los aminoácidos deben haberse generado a partir de precursores completamente diferentes, los aldehídos, en lugar de los α-cetoácidos, ya que aún no existían las enzimas para llevar a cabo la conversión. Pero esa idea ha llevado a un debate sobre cómo y cuándo se produjo el cambio de los aldehídos a los α-cetoácidos como ingrediente clave para producir aminoácidos.

Después de su éxito al usar cianuro para impulsar otras reacciones químicas, Krishnamurthy y sus compañeros de investigación sospecharon que el cianuro, incluso sin enzimas, también podría ayudar a convertir los α-cetoácidos en aminoácidos. Como sabían que se requeriría nitrógeno de alguna forma, agregaron amoníaco, una forma de nitrógeno que habría estado presente en la Tierra primitiva. Luego, a través de prueba y error, descubrieron un tercer ingrediente clave: el dióxido de carbono. Con esta mezcla, rápidamente comenzaron a ver cómo se formaban los aminoácidos.

Un rompecabezas más sencillo de lo esperado

«Esperábamos que fuera bastante difícil resolver esto, y resultó ser aún más simple de lo que habíamos imaginado«, recuerda Krishnamurthy. «Si mezclas solo el cetoácido, el cianuro y el amoníaco, simplemente se queda allí. Tan pronto como agregas dióxido de carbono, incluso en cantidades mínimas, la reacción se acelera«.

Debido a que la nueva reacción es relativamente similar a lo que ocurre hoy dentro de las células, excepto que es impulsada por cianuro en lugar de una proteína, parece más probable que sea la fuente de la vida temprana, en lugar de reacciones drásticamente diferentes, según los investigadores. La investigación sobre los orígenes de la vida también ayuda a unir dos lados de un debate de larga data sobre la importancia del dióxido de carbono para la vida temprana, concluyendo que el dióxido de carbono era clave, pero solo en combinación con otras moléculas.

¿Pueden los aminoácidos comenzar a formar pequeñas proteínas?

En el proceso de estudiar su sopa química para explicar los orígenes de la vida, el grupo de Krishnamurthy descubrió que un subproducto de la misma reacción es el orotato, un precursor de los nucleótidos que forman el ADN y el ARN. Esto sugiere que la misma sopa primordial, en las condiciones adecuadas, podría haber dado lugar a una gran cantidad de moléculas que se requieren para los elementos clave de la vida.

«Lo que queremos hacer a continuación es seguir investigando qué tipo de química puede surgir de esta mezcla«, indica Krishnamurthy. «¿Pueden los aminoácidos comenzar a formar pequeñas proteínas? ¿Podría una de esas proteínas volver y comenzar a actuar como una enzima para producir más de estos aminoácidos?»

Además de Krishnamurthy, los autores del estudio «Síntesis prebiótica de α-aminoácidos y orotato de α-cetoácidos potencian la transición a vías metabólicas existentes«, son Sunil Pulletikurti, Mahipal Yadav y Greg Springsteen.

Fuente: Nature Chemistry.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros y Ciencia. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.