Cortar por la línea de puntos (Netflix)

A ver, acabo de ver la serie y estoy, literalmente, temblando de la emoción. No sé si es porque el tema que trata me toca o me interesa o me duele. O porque, simplemente, me indigna que una serie que trata este tema tan bien, comience tan mal y, por eso, pueda echar atrás a mucha gente cuyo visionado -quizás- podría darle alguna que otra perspectiva, necesaria, para su situación. Pero comencemos por el principio.

‘Cortar por la línea de puntos’ (Netflix) es una serie italiana de animación para la plataforma de la “N” que se ha estrenado hace unos días y que, de todo su catálogo reciente, se encuentra entre lo mejor. Sin embargo, pasa desapercibida porque su comienzo es, realmente, “difícil” para cualquier espectador. La narrativa es farragosa, se toma demasiado a coña a sí misma, abusa sobremanera de las palabras malsonantes para intentar acentuar su intento de retrato generacional y… de repente, se transforma en otra cosa totalmente inesperada y nos arrasa el corazón.

‘Cortar por la línea de puntos’ es canela en rama y entra, directa, a lo mejor de 2021

El problema es que, hasta llegar a ese punto, pasado el segundo capítulo, nos toca soportar a una voz masculina relativamente infantilizada e inmadura, machacona, verborrágica e insaciable que nos taladra la cabeza; hablando casi sin parar. Si juzgásemos la serie hasta este punto, de hecho, sería un aprobadillo raspado o un suspenso justito, pues hiperboliza en demasía una generación y unas experiencias colectivas dentro de un relato demasiado denso como para seguirse con coherencia y cohesión.

Pero, a partir del tercer capítulo, se produce “la gran transformación”. Nuestro narrador comienza a dejar espacio a otros personajes que, hasta ese momento, habían sido solo sombras de un tiempo y de un lugar (la Roma de los ’90). Sus amistades: Sara, Seco y Alice, comienzan a tomar cuerpo, sus vidas comienzan a contribuir a que nuestro personaje deje de ser una brizna en el tiempo y se construya, como individuo, con una vida y una personalidad propias.

Y la metáfora de la costura “por la línea de puntos”, el hecho de que nuestra relación con los demás se basa en ideas preconcebidas nuestras que, las más de las veces, solamente es una parte de lo que en realidad hay dentro de ellas, toma cuerpo y adquiere sentido. La forma en que lo hace, progresiva y lentamente, es maravillosa. Cómo esos personajes van entrando poco a poco en el relato y, al final, todo adquiere sentido.

Retrato social e individual de la “Generación X”

Acaba la serie y uno, relativamente indignado, piensa: ¿por qué has tardado tanto?, ¿cuál es el motivo de haberme obligado a digerir dos episodios incomprensibles para llegar hasta aquí?, ¿en serio el contexto no tenía otra forma de definirse, tenía que ser todo cosa del guion y los diálogos?

Con esta única pega, la serie es un retrato social e individual de la “Generación X” en los tiempos contemporáneos, que me ha encantado. Además, posee una carga de profundidad existencial y moral que arrasa el corazón y vuela la cabeza a quién, al final, consigue llegar hasta el punto en que todo comienza a tener sentido. El formato de seis capítulos de veinte minutos cada uno es muy acertado y, aunque no aconsejo que se maratonee (lo recuerdo: la verborrea inicial lo embarra todo y hace más difícil la entrada en la serie), si se tiene la paciencia suficiente, la serie merece muchísimo la pena.

Animación de muchos quilates, desde Italia, para Netflix. Vedla. Dadle una oportunidad. Y cuando la acabéis, volvéis aquí, y me comentáis qué tal. Para mí, esta serie es canela en rama y entra, directa, a lo mejor de 2021.

Nota: 8/10

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Filólogo, politólogo y proyecto de psicólogo. Crítico literario. Lector empedernido. Mourinhista de la vida.

3 COMENTARIOS

  1. La empecé a ver y lo que dices un raspadito para pasar el rato, cuando te quieres dar cuenta pasa a ser (en mi opinión)de las mejores series de Netflix

  2. la serie es excelente. y disculpa, esos dos primeros capítulos no son malisimos. te muestran rapidamente la bola de confusion que es el personaje, y lo irritante que es, para luego desarmar el escudo. si la serie empezara con el tono del tercer capitulo seria muy tibia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.