Los juegos por turnos tácticos tienen un encanto especial para mí, y es que si consiguen engancharte sin caer en la monotonía y la repetición hasta la saciedad, son una de las mejores experiencias que se puedan disfrutar y en los últimos años hemos tenido varios ejemplos muy notables, pero también algunos fiascos notorios. Achtung! Cthulhu Tactics prometía mucho desde su primera aparición, pero una mecánica simple y pocas variaciones hacen que se quede en un «quiero y no puedo» táctico que aburre conforme vayamos avanzando en las fases, llegando a agriar una experiencia que habría sido fácil de explotar a la que, me supongo, no se le saca todo el jugo, ya sea por ganas o por recursos, pero que indudablemente deja con un mal sabor de boca.

De la mano de la desarrolladora Auroch Digital y producido por Ripstone Games, Achtung! Cthulhu Tactics nos mete de lleno en un universo dónde, durante la Segunda Guerra Mundial, nos topamos con seres maléficos y aterradores de la perversa mente de Lovecraft, siendo estos invocados por los esotéricos nazis para pretender así ganar la batalla con creces ante una inminente derrota que se cierne sobre ellos. Ahondando en la historia un poco, tenemos dos frentes nazis (Sol Negro y Natchwolfe) que acorralan en un bosque a un grupo de aliados con sus monstruos y magia malévola. A esta localización se envían dos especialistas que solo encuentran dos supervivientes, y ese equipo de cuatro jugadores serán los encargados de luchar durante las 20 misiones disponibles (pocas, pobres y algo sencillas una vez cogemos la dinámica).

Entrando un poco a los detalles del juego, he de mencionar que a pesar de estar traducido al castellano, la traducción es un poco pobre, ya que algunas explicaciones en las habilidades muestran una síntesis sin sentido y más que ayudar nos entorpecen para entender su finalidad. En algunas ocasiones hay mensajes de error o líneas vacías que se quedaron sin traducir, llegando a ser algo bastante tedioso y recomendando (si no lo arreglan con alguna actualización temprana) jugarlo, si se dispone de un buen nivel, directamente en inglés para evitarnos problemas. A la hora de jugar es un poco como XCOM, pero en vez de aliens tenemos monstruos lovecraftianos, y eso debería bastar para hacer un juego sólido y disfrutar de su trayectoria, pero hay detalles que empañan lo que podría haber sido un juego muy divertido y táctico.

Tenemos puntos de movimiento y puntos de acción, y en esos puntos de acción tenemos para acciones individuales y en grupo con nuestro escuadrón que se compartirán, llegando a marcar la diferencia en algunos turnos. Es importante recalcar que los puntos de acción de grupo se rellenan cada turno igual que los individuales, pero podemos usarlos a nuestro favor y ganar puntos extra haciendo por ejemplo golpes críticos, así que desde aquí insto a que siempre utilicéis habilidades con Tiro Múltiple, ya que podréis recuperar los puntos de acción invertidos, e incluso a veces ganar alguno extra. Si jugamos bien nuestras opciones podemos alargar un turno bastante tiempo, si contamos con la suerte de los críticos.

En cuanto a la salud de nuestros personajes, tenemos vida y niebla de guerra. La vida es realmente suerte, teniendo una especie de armadura que se regenera en cada turno y hace que no nos puedan hacer daño si tenemos esa armadura, pero si consiguen quitárnosla por completo antes de que se acabe el turno y de tiempo a que se regenere tendremos de uno a tres toques para que acaben con nuestro personaje. La niebla de guerra es un factor a tener en cuenta, pues no podremos ver a los enemigos que estén a muchos cuadros de distancia aunque ellos sí, aparte de atacarnos desde las sombras sin saber exactamente a qué nos enfrentamos hasta tenerlo cerca; incluso si no miramos en esa dirección, a pesar de estar cerca no podremos ver esa amenaza. Este problema podemos solventarlo con habilidades que mejoran nuestra visión, utilizable en varias misiones como imprescindibles.

Si hasta aquí te parecía una experiencia interesante, prepárate porque vienen los problemas. El juego es bastante soso en cuanto a entornos, ya que solo contamos con tres entornos diferentes (un bosque, un interior de una base militar nazi y una cueva con piedras que solo pisamos un par de veces en toda la historia) así que se hace tedioso y repetitivo estar una y otra vez en el mismo bosque con los mismos árboles o en la misma base con las mismas estanterías. Quizás sea falta de tiempo o de capital, pero esa falta de variedad hace bastante mella en el jugador llegando a jugar por jugar (encima con el poco número de misiones que hay, podían haber cambiado un poco más los escenarios, aunque siguieran siendo en el bosque y en la base). Siguiendo con la monotonía, la variedad de enemigos es bastante escasa, ya que una vez se nos presentan ocho o nueve unidades de cada división nazi, se acabó; se echa en falta variaciones más potentes o con algo diferente conforme vamos avanzando, pero siempre son los mismos enemigos que en las primeras pantallas, solo que con más vida según vamos avanzando en los niveles. Una vez nos presenten a todo el plantel en unas tres horas, ya no nos sorprenderá nada nuevo hasta finalizarlo.

Otra cosa que choca bastante en un juego de temática lovecraftiana es que no tenemos que lidiar con la cordura de los personajes, siendo solamente un estado alterado más en combate, pero nada reseñable ni que nos impida (como en la mayoría de juegos) continuar de una manera normal nuestro avance. Fuera de combate podemos cambiar objetos y subir de nivel a nuestras tropas, pero nada interesante o fuera de lo común, ni siquiera personalizable. Aun así, he de decir que la ambientación sonora tanto de música como de efectos es bastante buena, se consigue una atmósfera tensa y lóbrega que no consigue crear una repetición excesiva de escenarios, algo es algo.

En el juego contamos con 10 misiones principales y 10 misiones secundarias (las cuales solo dan experiencia extra y mejoras para nuestro equipo) y podremos terminarlo en unas 15 horas que se pueden hacer bastante largas si caemos en la monotonía que nos ofrece, o bastante rápidas si nos dedicamos a ir a tiro hecho (nunca recomendable en este tipo de juegos, pero debido a que nos saca de quicio que sea tan repetitivo, no deja de ser una opción más).

Personalmente disfruto los juegos de estrategia por turnos, pero este se me ha hecho algo pesado y tedioso; esperaba mucho más de los monstruos y horrores que nos encontraríamos en cualquier ambiente inspirado en Lovecraft y no ha sido así, siendo una experiencia repetitiva tanto en escenarios como en enemigos. A pesar de no estar mal del todo, se nota que le falta bastante y es difícil creer que han dado todo lo posible para finalizar este juego. Simplemente variar los entornos y cambiar un poco los enemigos a medida que avanzamos habría marcado la diferencia, ya que el juego tiene buenas ideas, pero algunas cosas carecen de sentido, como la no personalización, la falta de horror y la monotonía.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.