The Beauty 1: el filo de la bellezaPocas cosas nos obsesionan tanto como la belleza. Sea como fuente de anhelo y poder para los dioses, razón de ser del arte durante siglos o como negocio multimillonario, todo lo que gira en torno a la  consecución de lo bello nos atrae sin remisión.

Y de la belleza trata el trabajo de Jeremy Haun y Jason A. Hurley que llega a España de la mano de Panini Cómics. La premisa de “The Beauty” es brillante: en un mundo contemporáneo al nuestro, una nueva enfermedad de transmisión sexual que transforma a los hombres en Adonis y a las mujeres en Afrodita amenaza con no dejar un alma sin infectar.

Si que una enfermedad te convierta en el Hombre de Vitruvio ya tiene lo suyo, el que la gente se desespere por contagiarse en lugar de evitarlo a toda costa roza lo perverso. Y eso es lo que ha hecho la mitad de la población de un país que parece Estados Unidos aunque poco importa, porque lo que está claro respecto a la Belleza es que "something is rotten in the state of Denmark…"

De seguir el hedor se encargarán los agentes Kara Vaughn y Drew Foster, a los que encontramos en el metro ante el cadáver de una joven con el rostro completamente quemado en extrañas circunstancias. Antes de que los agentes puedan siquiera sacar el bloc de notas el Centro de Control de Enfermedades pone la zona en cuarentena y los aparta del caso.

The Beauty 1: el filo de la belleza

Comienza así una trama policíaca bastante típica, en la que ambos detectives —pertenecientes al Cuerpo Especial de Belleza de la ciudad— tratarán de sortear el marcaje de sus superiores y de otras agencias para descubrir que se oculta tras ese y otros sucesos similares que parecen relacionados con la Belleza, la enfermedad de moda en el país. No es para menos, a alguno le va la vida en ello.

El encuentro con un destacado miembro de un grupo anti-belleza brinda a Vaughn y Drew la posibilidad de tirar del hilo correcto para desentrañar el misterio. A cambio, su insistencia llamará la atención de gente que está muy por encima del sueldo de los agentes, precipitando los acontecimientos y salpicando la historia de algunos de los elementos imprescindibles de todo thriller: políticos corruptos, técnicas de manipulación informativa y grandes corporaciones tratando de hacer su agosto con el sufrimiento de los demás.

The Beauty 1: el filo de la bellezaEl cóctel resultante no es nuevo pero funciona a la perfección, y la trama avanza sin decaer en ningún momento aunque peque de previsible. Solo los momentos de paréntesis, en los que tanto la agente Brandon -del Centro de Control de Enfermedades- como el detective Foster se ven con sus familias, están desaprovechados. No ocupan prácticamente nada pero tampoco aportan, resultando, en ocasiones, bastante inoportunos. Digamos que cuando uno se está jugando el destino de millones de personas lo de desayunar en familia puede que no sea prioritario…

Otro inconveniente es que Jason Haun y Jason A. Hurley se salen muy poco de lo puramente detectivesco. Las implicaciones y el impacto social de tan extraordinaria plaga apenas se esbozan y es una lástima, porque hubiera sido una añadido que hubiera dado otro empaque a su ya de por sí notable trabajo. El logro más notorio en este sentido son las primeras viñetas de algunos números que funcionan a modo de microrrelatos sobre los efectos de la Belleza.

Quizá los autores se lo han ahorrado a sabiendas de que lo más descabellado de “The Beauty” no está en sus páginas sino entre nosotros. En lo que nos dice —o al menos insinúa— sobre nuestra realidad. Al fin y al cabo, los efectos de la Belleza están a un solo y placentero paso, mientras que nosotros nos sometemos a cirugías mayores o a la desnutrición autoimpuesta para alcanzar estándares estéticos absurdos.

The Beauty 1: el filo de la bellezaDe esta manera, según avancemos en la lectura de la obra de Image Cómics más conscientes seremos del poder que los cánones de belleza tienen en nuestra sociedad y de lo probable que sería que en una situación como la planteada en “The Beauty”, no ya la mitad de un país, sino la totalidad de la población mundial se esforzara por contraer la enfermedad sin importar las consecuencias.

En al apartado técnico cabe destacar el trabajo de John Raunch con el color, que además de crear por sí solo diferentes ambientes según el momento de la trama sin perder la coherencia, añade valor al dibujo de Haun, poco detallista pero muy estético, por lo que casa muy bien con la historia.

Por lo demás, la edición de Panini, en tapa dura, reúne los seis primeros números, incluye una introducción a cargo del guionista Scott Snyder y finaliza con las portadas americanas de los distintos números.

“The Beauty” refleja nuestra imagen, como el agua la de Narciso, para que descubramos la cara B de las sonrisas diamantinas y las pieles de anuncio. Un necesario recordatorio de que la realidad siempre supera a la ficción que no deberías perderte.

Compra aquí "The Beauty 1".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here