ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

La Hora del Mar, de Carlos Sisí


 Terror / Suspense
Jorge Lara Gómez   07/10/2012
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Aterradora, Titánica, Intrigante...No es la hora del mar, es la hora de que LEAS La Hora del Mar, y al terminarla: Reflexiona.
Portada La Hora del MarCuando un AUTOR con mayúsculas, te pregunta si quieres ser “lector 0,5” de su nueva novela, solo existe una respuesta posible y rotunda, una única palabra que significa lo mismo en cualquiera de las 6.912 lenguas, que hasta la fecha, se estiman se hablan en el mundo:

Cuando ese autor es Carlos Sisí, y la novela aludida es “La Hora del Mar” (editorial Minotauro, colección Terror, disponible en FantasyTienda) tu cuerpo se ve recorrido por una descarga de corriente continua que se manifiesta con una pequeña inquietud, al ser consciente tu cerebro de la magnitud del “regalo” que tienes entre manos. Si además el Sr. Sisí te dice que lo ideal de la muerte chupi calabaza sería ver publicada la reseña unos días antes de su salida al mercado mañana martes 9 de Octubre, es entonces cuando el cosquilleo se transforma, por arte de la evaporación de agua de un ser vivo, o sea, la transpiración, en sudor frío. Es cuando el regalo comienza a hacer tic-tac y crece exponencialmente hasta alcanzar la cota de “responsabilidad” y te das cuenta de que el escritor te ha liado, te ha hecho la 13-14, ha utilizado el viejo truco del Superagente 86: el mortero escondido en el interior del hoyo número 4.  Porque estás ante la complicada tarea de no meter ningún spoiler, de no desvelar nada. Pero estad tranquilos chic@s, porque tras pasar los filtros pertinentes, no se ha detectado “desvelo” alguno en esta reseña. 

Mucho ya se ha dicho, mucho ya habéis escuchado, leído, posteado, preguntado y elucubrado durante estos últimos meses acerca del nuevo trabajo de ”El Señor de los Caminantes”.  De sobra es conocida la portada, la sinopsis, algunos entresijos, dires y diretes y hasta las fechas de presentación y firma, así que ni voy a extenderme ni voy a repetirme, salvo en un aspecto que aún genera confusión y que procedo a zanjar definitivamente: ¡QUE NO HAY ZOMBIS!.  Así que sirvan las siguientes líneas a modo de entradilla para dibujar el escenario de “La Hora del Mar”:  Málaga, mes de Junio, a pocos días de la noche de San Juan, a las 03:55 aparece el primer pez muerto ante las mismísimas narices de Miguel y Jonás, (“ha pasado algo, macho, ha pasado algo”)… una esfera luminosa circula a velocidad supersónica por el fondo marino (“La naturaleza es una esfera infinita, cuyo centro está en todas partes y la circunferencia en ninguna”). Edenbridge, Inglaterra, a las 21:55 se manifiesta el Zumbido (“es el Zumbido, son ellos") en casa del Sr. Hobson (un cruce entre el viudo Sr. Fredricksen de “UP” y el Sr. Futterman de los "Gremlins”)… La Casa Blanca, EEUU, a las 22:15 se declara el Defcon 2 (DEFense CONdition), a tan solo un paso del uso de armamento de destrucción masiva y el Departamento de Seguridad Nacional activa sus protocolos de seguridad ante ataques terroristas (ni con Jack Bauer salen de esta)… y mientras tanto, los fondos marinos explotan, una cadena de seísmos submarinos asolan los mares con fatales consecuencias en las costas… amigos míos, la Naturaleza se rebela, Gaia ha roto en mil pedazos la balanza que regula el equilibrio de la vida, el Planeta Tierra ha dicho basta, la Humanidad como forma de vida se ha excedido y pagará, con creces, su deuda. El ser humano se ha vuelto prescindible y el mar siempre recupera lo que se le quita. 

Cuando el horror surja de las profundidades marinas, quedará claro que esta vez la Humanidad se enfrenta al adversario más temible: el planeta Tierra.”


Si en su primera novela alejada de la temática zombi, “Edén Interrumpido” (editorial ScylaEbooks) ya os comenté que continuamente estaban saliendo cosas etéreas, sin forma definida, solo reales en nuestra imaginación, porque en ella se jugaba con nuestra psique, en esta ocasión, Carlos ataca con todo lo que tiene, ha confeccionado un impresionante escaparate donde muestra poco a poco, en un desfile militar, lo mejor de las ideas e imágenes que ha ido recopilando y anidando en su cabeza tras sus viajes por Oriente y Occidente (él me entiende). Estamos ante una novela “gremlin” (termino inventado para la ocasión), en la que el escritor, saltándose las tres reglas básicas impuestas por Joe Dante, la ha alimentado después de medianoche a base de palabras, ha saciado su sed con pequeñas gotas de genialidad, y ha vertido agua, a mares, sobre ella, un braisntorming de ideas tan dispares como brillantes, y de la novela, SU criatura, han brotado un sinfín de pequeños bichos redondos, en forma de finos hilos argumentales que poco a poco se van uniendo, entretejiendo, creando una gruesa maroma, de la que nos hace tirar en cada capítulo, hasta levantar el telón por completo y asistir atónitos, al son de una fanfarria acuosa, al cuadro completo que al autor nos ha ido desgranando poco a poco durante ese largo tira y afloja. Así unas veces seremos invitados a un pase privado en el IMAX, del mejor programa realizado jamás de Cuarto Milenio, en riguroso 3D y cuyo saludo inicial del moderador: “bienvenidos amigos a la nave del misterio” resuena atronadoramente en Dolby Surround Prologic System.  De vez en cuando viajaremos al lado del Capitán Nemo a bordo del Nautilus recorriendo, quizás, más 20.000 leguas submarinas. Otras creeremos estar ante un febril desfile del mejor elenco de criaturas sobrenaturales que emergieron de la mente de maestro Harry Harryhausen. Quizás, y si nuestros recuerdos nos lo permiten, volveremos a zambullirnos en las profundidades abisales, de la mano del Profesor Aitken, en pos de la ciudad perdida buscada en “Los Conquistadores de Atlantis” (Kevin Connor, 1978). O "simplemente", tendrás una novela que como a mí, te reste muchas horas de sueño, que como a mí, te mantenga tan tremendamente enganchado que te descubras a ti mismo desayunando, comiendo y cenando con la única compañía de sus hojas de papel. Que como a mí, pierdas la cuenta de las veces que consultes en la Wikipedia o accedas a YouTube para conocer la respuesta a las preguntas: ¿Pero esto existe? ¿Pero esto es posible? ¿Pero esto esta ocurriendo? Peros, peros y más peros… preguntas, preguntas y más preguntas y una sola conclusión: “La Hora del Mar es tan buena como parece. El que una vez se sintió pez pequeño en una pecera muy grande, se ha convertido en un cachalote chapoteando en un barreño. 

“Soy algo conspiranóico por diversión y por eso he incluido bastantes elementos que colisionan entre sí. Hasta el último momento no sabremos si son intrigas humanas, extraterrestres, u otra cosa, ya que hay cosas que rechinan, que los protagonistas no entienden… ¿el desenlace? Con un emotivo y potente mensaje."

¿Está a la altura de las expectativas? NO, ¡las supera con creces!, al menos las mías. Cuando Carlos me pidió mi opinión tras terminarla, fue sencilla la respuesta: "mejor de lo que esperaba", y creedme si os digo que a tenor de lo publicado hasta ahora por este buen señor, un servidor esperaba mucho. Es una novela más global que las antecesoras (en la que Málaga, por supuesto, es uno de los escenarios), alejada del “supervivientes sobreviviendo” y mucho más adulta, más compleja. El escritor Juan Gómez Jurado (“La Leyenda del Ladrón” de Planeta o, “El Emblema del Traidor” de Plaza&Janés) ya ha comentado vía Twitter que es lo mejor que ha escrito, y yo estoy de acuerdo siempre y cuando se puntualice que es lo mejor que ha publicado hasta la fecha, porque se de buena tinta que tiene escritas otras cosas que verán la luz en un futuro cercano. Este escritor no es de dejar el papel en blanco, no quedara durmiendo el sueño de los justos como una momia en un panteón.  Y viendo la tremenda progresión que ha tenido en los últimos años, no sería de extrañar que sus nuevos trabajos mejorasen lo presente, difícil papeleta desde luego, ya que con “La Hora del Mar” se ha puesto el listón muy alto. 

¿Gustará? Bueno, si gustará más que las anteriores no se puede predecir, ya que cada cual tiene un género predilecto, lo que sí es seguro es que gustará a un mayor tipo de público, por mucho que el autor pensase en sus inicios que sus novelas solo llegarían hasta los “JBF” (Jóvenes Bastante Frikis). Se trata de una novela mucho más abierta, más genérica, gustará a los fanáticos “Z”, gustará a los amigos del misterio quienes “reconocerán temas de actualidad inexplicados como el célebre Zumbido (The Hum) que tiene a todo el mundo despistado”. Gustará a los que ven conspiraciones por doquier, gustará a los amantes del stop motion, gustará a los incondicionales de Sisí y a aquellos que lo descubran por primera vez, ¡mil demonios! gustará incluso a aquellos despistados que acudan a la novela esperando zombis, quienes puede que al principio se sientan decepcionados al no encontrarlos, pero en el momento que el primer barco...cri, cri, cri… se quedarán pasmados. 

Dicen que un buen libro, como es el caso, no te regala un descubrimiento, que un buen libro es el que te afirma en tus propias conjeturas. Va dirigido, no a tu sed de información, sino a tus temores. Y sobre temores va esta novela, temerás el agua, temerás la tierra, temerás el aire. Es cierto que tiene mucho de aventura e intriga, de sucesos paranormales, de enigmas sin resolver, de fenómeno ovni, de supervivencia, incluso podría “colar” como thriller medioambiental o conspiranóico… pero en esencia es una novela de terror. Un terror basado en una convicción que desde hace tiempo flota en el ambiente: un día la Naturaleza nos mandará a la porra y lo más terrorífico es que realmente ya esta sucediendo. No hay más que encender la televisión estos días para asistir atónitos a como un gigantesco brazo mecánico sumerge su pinza de metal bajo las turbias aguas y emerge con trozos inanimados de la vida de alguien entre sus dedos… y es que la realidad siempre superará a la ficción. 

Foto Carlos LHDMEl autor afirma que el argumento de la novela surgió de una cadena de fases REM, ya sabéis, esa fase donde soñamos y captamos gran cantidad de información de nuestro entorno debido a la alta actividad cerebral que tenemos. Y a la vista del resultado, el citado autor debe tener una actividad cerebral de lo más productiva y creativa. ¿Qué hay dentro de su cabeza? Tras consultar con fuentes cercanas la respuesta obtenida es que “ni mi madre lo sabe”. Así que, uno solo puede elucubrar sobre su contenido, y puestos a ello, creo que debe haber algo parecido a lo que describía el jovencito de 8 años, Jake Ryan, cuando le preguntaron por los entresijos de un Smartphone concreto. Me imagino que como este Smartphone, Carlos también tiene a su servicio una cuadrilla de robots muy, muy pequeños (T1000s en miniatura) y muy listos, y que cuando se enciende la alarma de “novela en ciernes”, su actividad se vuelve frenética y chocan unos con otros mientras navegan, rebuscan y revuelven en la “biblioteca de las 1000 ideas” que gestiona el robot líder, ese que pone orden y predice el futuro, pasado y presente literario y que le dice a cada cual qué y dónde buscar. Lo apilan todo, siguiendo sus instrucciones y entonces nananananaaaaaaa hasta conseguir ideas compactas que puedan transportar, y se disparan, fiuuuuuuuuuuuuuu, como cohetes y vuelan por el interior de su hemisferio cerebral, hasta llegar a la “cueva creativa” (el hemisferio derecho) donde les espera un robot superfuerte que mezcla, prensa y transforma todas las ideas en palabras, y las envía a la “cueva comprensiva” (el hemisferio izquierdo), a través de una cadena de montaje gobernada por otro robot, muy, muy sabio y paciente que las ordena en frases… porque un escritor necesita palabras, frases, que poder plasmar y regalar, a nosotros, los lectores. 

Las historias se cuentan solas”, afirma Carlos Sisí, quien las inventa sobre la marcha, como quien pasa un día más en la oficina, y para él hubiera sido mucho más sencillo estrujar un poco más el pescuezo de la gallina de los huevos de oro, realizando por ejemplo, el tan demandado spin-off de Juan Aranda, y seguir evolucionando el universo “Caminantes”. Como así lo ha demostrado no ha mucho tiempo, a través de una mini novela, escrita con motivo de una antología de relatos zombi (“Para mí tu carne” de la editorial 23 Escalones) llamada “La Regla Número Siete” (en descarga gratuita en la Web del autor) y que cronológicamente coincide con el momento de la historia en el que Dozer y Moses hablan del Álamo en el tejado de Carranque. La leí tras “La Hora del Mar” y el cuerpo me produjo una sensación de comodidad, de vuelta a casa, como cuando te reencuentras con un viejo amigo al que apreciabas mucho y le perdiste la pista y que tras pasar unos minutos con él es como si nunca te hubiera faltado… Pero el hombre no está hecho para vivir eufórico. Cuando se acomoda, cuando se regodea en su autocomplacencia, su cerebro se atrofia. Y él ha preferido un reto nuevo, arriesgarse con algo a gran escala totalmente alejado de su temática habitual. Quizás lo que más impresiona de este ilustre malagueño, es su tremenda evolución novela tras novela, su capacidad de imaginar tramas totalmente dispares: de zombis, a un chico desquiciado, Posibles Portadas_7LHDMpara llegar a una Diosa Gaia con ganas de pelea, y lo que están confeccionando en estos momentos sus mini-robots, pero con un denominador común: la calidad no merma, la esencia no cambia, las señas de identidad permanecen intactas y vuelven a repetirse en este trabajo, como el manejo sublime de los cliffhanger, mentando a sus ancestros cada vez que llegas al final de un capítulo y te deja en suspense; variopintos personajes que no dejan indiferentes, a los que odias o amas, como el desalmado (¿recordáis a Reza?) para el que el asesinato es como comer patatas de bolsa (una detrás de otra), y su antagónico: una adorable niñita. De nuevo un gran trabajo de documentación, cuidando el mas mínimo detalle y sin dejar nada al azar, tanto, que hasta ha creado unas instrucciones tan didácticas como divertidas para enfrentarnos sin peligro a su novela, y por supuesto, en su final, deja unos mínimos y sutiles hilos argumentales abiertos, por si aca… 

Y llega el turno de hablar de la parte menos acertada de la novela, siempre desde mi humilde opinión: La portada. No voy a entrar en valorar su calidad técnica o artística, sería de necios dudar a estas alturas de las hábiles manos de Colucci. Es del contenido de la misma, de lo que da a entender mirándola, y es que lleva a engaño, a confusión. Es el origen de que muchos lectores hayan llegado a pensar que estaban ante una novela de temática zombi, yo mismo me cuento entre ellos (y así se lo pregunté directamente) cuando vi la portada por primera vez. Por mucho que algunos se empeñen en negar lo evidente, el tipo varado en la orilla, parece un zombi, y es que además lo que puede verse en ella, con esos cangrejos por ahí, no tiene NADA que ver con lo que se oculta entre sus páginas, un desacierto absoluto. “Yo quería una portada con una barca en mitad de un mar lleno de peces, con un cielo tormentoso, pero…”, me comentaba el autor, quizás teniendo en mente la bella ilustración de la novela de “The Lifeboat” de Charlotte Rogan. En cualquier caso, desde que salió a la luz, varias otras ilustraciones se han podido ver que hubieran encajado más adecuadamente, y que iban muuuuuuuucho más en sintonía con la novela, como la inquietante estampa promocional realizada por el ilustrador Daniel Expósito Zafra que muestra a Jonás en la playa rodeado de rocas negras (caaaalma, ya le encontrareis sentido). ¡O incluso el cartel de Sitges de este año!, el cual se adapta a la perfección a la trama que aquí se nos presenta… en cualquier caso no deja de ser una anécdota, algo que quizás no sería malo dedicarle una pensada en forma de reflexión por parte de la editorial, dado el revuelo en torno a ella que se ha generado. 

Posibles Portadas_1 LHDM

¿Y que será tras “La Hora del Mar”? Bueno, algunas cosas nos han autorizado a contaros como que actualmente está trabajando en un libro de cuentos cortos que incluirá entre otros, "Edén Interrumpido". Que tiene en mente, a largo plazo, una edición ómnibus sobre la trilogía “Los Caminantes” que será editada en tapa dura, y que incluirá ilustraciones, mapas y un sinfín de material adicional…y algunas sorpresas más que me fue desvelando según le fui aplicando un intenso “tercer grado”, y de las que solo puedo deciros que son realmente ambiciosas y que “serán los proyectos que definitivamente le encumbre como uno de los autores más importantes de España” en boca de su agente, Álvaro Fuentes … ¿eso que escucho de fondo son multitud de manos frotándose? Seguro que sí, nos vemos en los mares. 

Portada anuncio LHDM

El Consejo de Jorge:  Bienvenidos al mayor y más terrible parque acuático del mundo. Entra, acomódate y disfruta del espectáculo, merece la pena pagar la entrada. 


Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
«El demonio de las sombras», de Jon Skovron, se publicará en junio
«Vienen cuando hace frío», nueva obra de Carlos Sisí, en Stella Maris
«Los jugadores de Titán», de Philip K. Dick, el 11 de abril en Minotauro
Chamán, la última novela de Kim Stanley Robinson, en Minotauro
Minotauro publicará en octubre Los últimos días de la magia, de José Antonio Fideu (Premio Minotauro 2016)
Articulos Relacionados
Dishonored, el hombre corroído, de Adam Christopher: novela divertida y frenética
Los jugadores de Titán, de Philip K. Dick: deliciosa ciencia ficción que lo cuestiona todo
La rueda celeste, de Ursula K. Le Guin: una historia imprescindible
El Imperio de las Tormentas, de Jon Skovron: el comienzo de una nueva trilogía de fantasía
Los últimos años de la magia, de J.A. Fideu (Premio Minotauro 2016): la magia y sus peligros
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Señores del Olimpo - Javier Negrete
La Cámara Oscura, de Peter Straub
Máscaras de Matar
Los Dones, de Ursula K. Le Guin
Mapa de la Atlántida según La Ciudad de las Puertas de Oro
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?