ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Genevieve No Muerta (Warhammer - Las aventuras de Genevieve 2), de Jack Yeovil


David Moñino   03/12/2008
Comenta con tu Facebook
Meneame
     La sed roja de los vampiros debe ser muy difícil de apaciguar, y la fuerza de voluntad de Genevieve es lo que le concede su grandeza al personaje
Portada original de Genevieve No Muerta, de Jack YeovilHan pasado algunos años desde que vencieron al espíritu de Drachenfels, pero éste es capaz de seguirles incluso después de la muerte, a través de un esbirro que creó mágicamente para ello antes de perecer. Genevieve es capaz de enfrentarse a él, pero eso la obliga a replantearse su vida, alejándose de Detlef Sierck para caer en cierta trampa psicológica que la liga al hechizo de un loco. Consigue volver a escapar, para caer en las redes del chantaje por parte de cierto noble descontento.

El autor ha sido capaz de transformar una acción lenta y aburrida en algo rápido y apasionado

Cuando empiezas este libro no piensas que Drachenfels venga a hacer una nueva aparición, pero sí lo hace, a través de un esbirro suyo, creado mágicamente. Como recurso es algo pobre y rebuscado, pero parece funcionar. A mi, sin embargo, me ha parecido una burda manera de romper la situación de la página en blanco.

Me ha parecido muy original cómo el personaje cobra vida en el actor, que es lo que le ocurre a Detlef. Una historia símil del "Doctor Jeckyll y Míster Hyde". Magistral. Es una de las cosas que me gusta leer en las obras basadas en Warhammer, la cantidad de guiños que nos lanzan los autores de las obras escritas en el ambiento de finales del siglo XVIII y casi el XIX completo.

Portada original de Drachenfels, de GenevieveNo entiendo muy bien que Genevieve tenga que parecer un mero actor secundario, cuando la saga lleva su nombre. Es como si el autor necesitase vengarse de ella por algún motivo. Es, como poco, curioso. Es excitante cuando te das cuenta que no es sólo un personaje, sino una especie de catalizador de los hechos, y el hilo conductor que nos va llevando de la mano a los diferentes acontecimientos.

El autor ha sido capaz de transformar una acción lenta y aburrida en algo rápido y apasionado. Con el simple recurso de una persecución, ha cambiado todo el hilo del argumento. Lo cierto es que le hace falta en algunos puntos.

El drama teatral impregna cada una de las páginas de la primera parte, al igual que hizo con el primer volumen al completo. La continuación de un amor, y su consecución hasta la despedida, dolorosa y accidentada, de las obras de un pseudo-Shakespeare de fantasía. Un casi-Fausto, incluso. Era difícil mantener una relación así.

El cambio de personajes y situación le da otro sabor a la historia, aunque haya tenido que leer medio libro para eso. Estoy seguro de que no ha sido algo fraguado desde el principio, sino improvisado sobre la marcha, y eso es algo que le da valor, bajo mi punto de vista.

Jack Yeovil va hilando los acontecimientos muy poco a poco, pero la conexión entre ellos se va haciendo palpable a través de golpes afortunados, con los que termina cada capítulo, asombrando al lector casi por los pelos. Esto sí es algo premeditado. El autor nos enseña con esta novela cómo convertir una obra en tres. No creo que sea muy acertado, pero sí es magistral. Es una forma de innovación que no puede hartar al lector de ninguna manera, pues a través de relatos de poca longitud, lo mantiene atado a sus páginas.

En la segunda parte del libro, el autor coloca los misterios, varios, de forma estratégica, dándole a todos el decorado apropiado, y generando un malsano punto de ansiedad en el lector, que le va volviendo impaciente de forma paulatina. De esta manera es capaz de crear expectación, algo muy importante para ligar al lector con la obra.

Sin embargo, a partir de aquí, la novela empieza a parecer un experimento. Aún no entiendo por qué el autor empieza a utilizar capítulos de apenas una página, cuando no se está produciendo una acción tan trepidante como para eso. No se trata de que yo busque los convencionalismos, pero hay fórmulas cuyo uso pienso que es bastante claro.

En definitiva, es difícil encontrar en la literatura un vampiro que además se héroe. En este caso eso le confiere a Genevieve debilidad, y no fortaleza. La sed roja debe ser muy difícil de apaciguar, y la fuerza de voluntad de Genevieve es lo que le concede su grandeza al personaje. La veo como una mezcla entre el héroe y el antihéroe.

Respecto a la portada, esta vez me cuesta identificarla. Aún así pienso que puede tener cierta interpretación, y esta es que se ha primado la locura y la sed de sangre del vampiro, una sed que apenas hace su aparición, y que cuando lo hace no es de ningún modo compulsiva ni violenta.

Este ha sido el segundo volumen del "Pack Las Aventuras de Genevieve" (Timun Mas)", y a la vista de lo que hay, espero un tercero aún más evolucionado e interesante. Recomiendo su lectura, sobre todo si te gustan otros vampiros fuera de lo común.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Warhammer 40K
Portada de Horus, Señor de la Guerra (La Herejía de Horus 1)
Portada de La Galaxia en Llamas (La Herejía de Horus 3), de Ben Counter
Portada de Falsos Dioses (La Herejía de Horus 2), deGraham McNeill
Portada de La Huída de la Eisenstein (La Herejía de Horus 4), de James Swallow
Portada de Fulgrim (La Herejía de Horus 5), de Graham McNeill
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?