ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

El mensajero (El muro de Hielo 1 - Dragonlance), de Douglas Niles


 Literatura juvenil
David Moñino   30/08/2008
Comenta con tu Facebook
Meneame
     El libro está bien, tiene una portada sencilla y la edición de bolsillo del pack está cuidada en los detalles. También nos da otro punto de vista sobre la Dragonlance, muy interesante por cierto.
Portada del Estuche El muro de Hielo, de Douglas Niles (Dragonlance)Moreen de los arktos se ve en la obligación de coger el mando de su tribu al morir su padre, el jefe, a manos de los ogros. Al mismo tiempo, Kerrick Fallabrine, un elfo de Silvanesti, es expulsado del reino por enamorar a la elfa equivocada. Los caminos de estos dos personajes acaban confluyendo en una aventura de proporciones épicas.

He leído muchas novelas de la Dragonlance, y quizá sea esta la que contiene un principio lo suficientemente dramático y sangriento como para asemejarse a lo que suele ser habitual en el género. Creo que Wizards of the Coast ha perseguido esto desde hace tiempo, no en vano sacó la serie de Dragonlance especial para niños, y es porque tienen muy claro a quién está dirigida la serie original.

El desenlace es algo que el lector sabe cómo va a ocurrir de antemano, lo que hace que el relato pierda quizás algo de garra. Aún así te sigue enganchando; quizá debido a que es fácil identificarse con los personajes en los momentos clave

Me ha defraudado el tipo de letra utilizado en el nombramiento de los capítulos de esta nueva edición de El mensajero (El muro de hielo 1), perteneciente a un pack de la trilogía, ya que no es el habitual de la saga. No sé si forma parte de la estrategia comercial de la editorial original o de Timun Mas, pero la cuestión es que resulta algo desconcertante un detalle así. Y no es que no me gusten los cambios, que generalmente suelen ser para mejor porque evidencian la propia evolución de una saga como esta, pero hay cosas que deben permanecer como sello o firma que dan cierta personalidad e independencia a una saga.

Siempre hemos tenido una visión idealizada de los elfos de la luz. Esta novela no enseña que en cualquier sociedad que se tilde de civilizada pueden surgir elementos malvados y crueles. Sobre todo si se llama a sí misma “mundo civilizado”. Quiero decir con esto que los elfos también son susceptibles de cometer errores humanos, pues cada vez se les humaniza más. Parece estarse convirtiendo en una costumbre en la Dragonlance, como ya hice notar en la crítica a Las Naciones Élficas.

Cuesta pensar, al menos al principio de la novela, que se trata de un libro sobre la Dragonlance. Eso hace que en algunos momentos de la obra me encuentre algo desubicado. Supongo que es porque trata de un lugar en Krynn sobre el que se ha hablado poco o nada. De todas formas es algo que también vengo notando en las últimas novelas de la saga. Lo he reflejado así mismo en otras críticas, pero tengo que hacerlo constar también en esta.

Douglas Niles no sólo es un escritor experto en el género, sino también en la misma Dragonlance. Así lo demuestra capítulo a capítulo atreviéndose a escribir sobre un lugar del que no se ha escrito prácticamente nada con anterioridad y saliendo muy airoso del intento. Es capaz de acabar ubicando al lector en el entorno que él quiere, a pesar de todo.

La aparición del kénder se produce en el momento más apropiado, justo cuando uno se está empezando a preguntar si lo que está leyendo realmente pertenece a la saga o se trata de una dimensión parecida. Este kénder es el perfecto personaje comodín, que aparece cuando es más necesario, y además le da un grado de desconcierto a la novela, que no había visto hasta el momento. En cierto modo me recuerda mucho a R2D2 de La Guerra de las Galaxias. Nunca he creído en este tipo de personajes, tan asistidos cuando el propio escritor no sabe cómo salvar al protagonista, precisamente por eso, porque pienso que es ahí donde se pone a prueba la inteligencia y el saber hacer del escritor. Sin embargo Niles ha utilizado este recurso con maestría, y aunque se nota, estoy seguro de que nos lo reserva como sorpresa para lo que sigue de la trilogía.

Portada de El mensajero (El muro de Hielo 1), de Douglas NilesMe ha agradado mucho ver que, por una vez, se le concede a alguien el honor del liderazgo por sus acciones como líder, y no por una demostración de fuerza, como estamos habituados los lectores. Esto implica gran sensibilidad y sentido común por parte del escritor. Tanis el Semielfo, para los que hayan leído Las Crónicas de la Dragonlance, trilogía padre de la saga, también era un líder natural, pero jamás se ha llegado a explicar su indeseado ascenso a ese liderazgo, si no ha sido a través de leves pinceladas. Aquí Niles lo resuelve de un plumazo.

Todo esto, y el uso de Moreen como personaje, que ha realizado Douglas Niles en esta obra, me lleva a pensar que si hay alguien que entiende el orgullo femenino, siendo hombre, y su responsabilidad es él, sin duda alguna. Bajo mi punto de vista, ha sabido imprimir a Moreen, una de las protagonistas, el carácter que le da la fortaleza y su personalidad al personaje. Es interesante la forma en que el escritor describe, en esta obra, el peso de tal responsabilidad. Sin embargo ha concedido al resto de mujeres humanas un papel algo masculinizado, y eso es algo que no ha terminado de convencerme.

Por otra parte, los hechos son muy previsibles. El desenlace es algo que el lector sabe cómo va a ocurrir de antemano, lo que hace que el relato pierda quizás algo de garra. Aún así te sigue enganchando; pienso que debido a que es fácil identificarse con los personajes en los momentos clave.

Algo que no termina de cuadrarme tampoco es la inusual inteligencia que el autor ha concedido a los ogros. Casi parecen humanos. Sospecho alguna sorpresa por parte del antagonista y su descendencia, quizás en los próximos dos volúmenes de la serie.

Douglas Niles nos da una lección de lo rápidos que pueden resultar los cambios en las alianzas, que no en las lealtades, sobre todo cuando estos son tan necesarios. Aunque incluso en esto, la novela sigue resultando tremendamente previsible.

El libro está bien. Tiene una portada sencilla y la edición de bolsillo está cuidada en los detalles. También nos da otro punto de vista sobre la Dragonlance, muy interesante por cierto. Me ha enganchado, y lo demuestra el hecho de que ya tengo ganas de acabar estas líneas para empezar a leer el próximo volumen: La Esfera Dorada.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Descubierta un hacha igual que la que portaba Ötzi, el hombre del hielo de los Alpes
Nuevo estudio analiza la habitabilidad de los mundos de hielo
El Hombre de Hielo tendrá serie regular como parte de Resurrexion
Montena reedita El dragón de hielo, libro ilustrado de George R.R. Martin
Nanocintas de grafeno contra la formación de hielo en las alas de los aviones
Articulos Relacionados
Sonic Boom: Fuego y Hielo
El dragón de hielo, de George R.R. Martin: una historia de amistad y sacrificio
Tiempos de hielo, de Fred Vargas: el retorno de la gran dama de la novela policiaca francesa
Lo que el hielo atrapa, de Bruno Nievas: Epopeya histórica genialmente construida
Los cambios climáticos (La Pequeña Edad del Hielo en España), de Armando Alberola: lecciones históricas
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Dragonlance
Portada del Estuche El muro de Hielo, de Douglas Niles (Dragonlance)
Héroes Lanza
Artwork de la Dragonlance
Ilustración de Todd Lockwood para la Dragonlance
Ilustración de la Dragonlance
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?