ENTRETENIMIENTO Y CULTURA: Cine y Televisi�n, Literatura, Ciencia, Videojuegos, C�mics | Fantasymundo
RSS de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Las Naciones Élficas para coleccionistas (Dragonlance, varios autores)


 Literatura juvenil
David Moñino   26/05/2008
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Un libro que no debe perderse ningún lector que alguna vez haya disfrutado leyendo historias de la Dragonlance, y que tapa un hueco importante de la historia de Krynn.
Portada de las naciones élficas para coleccionistas (Dragonlance)En el mundo de la Dragonlance aún quedan muchas cosas por matizar o explicar. Hay muchos huecos históricos que conviene desvelar para hacer Krynn más creíble, más rico en detalles, y que el universo pueda crecer y evolucionar. Uno de estos huecos era sin duda el nacimiento de Qualinost, que es lo que se cuenta en la trilogía, o mejor dicho cómo se llega a eso; sus circunstancias, en los dos primeros volúmenes, y su resolución en el tercero. De esta manera queda desvelado, en un más o menos épico, el misterio de las guerras de Kinslayer y el por qué de su duración.

Tengo que decir que he llorado las cuarenta primeras páginas de la historia. Constituyentes de una carga emotiva importante, hacen que el lector lea una página tras otra, de forma casi masoquista, sin que la tristeza los abandone hasta llegar a los puntos más álgidos.

Esta historia ha cambiado de forma importante el concepto que yo mismo tenía de los elfos, en cuanto a su sociabilidad y secretismo. Me he dado cuenta de que son mucho más humanos de lo que ellos mismos jamás admitirían.

En las ediciones de coleccionista de Timun Mas, en todas -independientemente de la saga que sean-, echo de menos una portada espectacular, algo a lo que estamos acostumbrados los lectores fieles a la editorial. Las portadas son importantes por varias razones, pero cumplen dos misiones fundamentales: una es incitar a la compra, puramente comercial; la otra es poder coger el libro, al cabo de un tiempo, y evocar la historia vivida, los buenos momentos, sin necesidad de abrirlo. En muchas ocasiones incita incluso a la relectura del volumen.

Durante el transcurso del primer tercio del libro, “El primogénito”, correspondiente al primer volumen de la trilogía original, las referencias a Krynn, como mundo al que pertenece la saga Dragonlance, son vanas y difusas. Quizás se deba a que trata de un par de milenios antes del Cataclismo, o quizás a que no se ha prestado demasiada atención a este detalle. Lo considero de vital importancia, además es un detalle que sí se ha cuidado en otras novelas cuya historia transcurre incluso antes que la de “Las Naciones Élficas”, como pueda ser por ejemplo “Las Naciones Enanas”.

Otro aspecto que estoy viendo descuidado en las obras que distribuye Timun Mas es el que corresponde a las traducciones. En una edición de coleccionista me esperaba más de este aspecto. He encontrado fragmentos traducidos de forma literal, o que al menos eso parece, lo que causa un mal efecto en la lectura, y por tanto se desvía la atención en esos puntos.

La trilogía entera se deja leer, y pretende tapar ese hueco importante de la historia de Krynn, consiguiéndolo, aún a costa de ciertas imperfecciones

No sé si es cosa del escritor o del traductor, pero se han incorporado a la escritura palabras que hacen referencia a nuestro propio mundo, y no a Ansalon, como puede ser “galeno” , refiriéndose a sanador. El uso de estas palabras no lo considero acertado, bajo mi punto de vista, y también contribuyen a despistar innecesariamente la atención del lector.

Los elfos siempre han sido una raza mágica, extraña, misteriosa... Sin embargo, en esta historia se les ha librado de todo eso. Esta actitud por parte de los escritores le resta mucho encanto a la novela. Sin duda, esperaba mucho más de todo a lo que estoy acostumbrado cuando leo historias sobre elfos. Sobre todo en el épico mundo de la Dragonlance, donde estos son tan importantes.

Los cómputos de tiempo me han parecido incorrectos y muy difusos. En mi opinión, no deberían haberse utilizado para titular los capítulos. De hecho pienso que hubiera bastado con indicarlo al principio y quizás al final. Los autores se dan cuenta de esto, ya que no los utilizan en el último volumen.

Por otra parte, el dramatismo conseguido en el meridiano de la novela es espléndido. Hace que el lector se sumerja en la historia, olvidándose de todo lo que le rodea por completo, haciendo que el ambiente externo se desvanezca, salvo la ilusión y la avidez por seguir leyendo. Estos fragmentos del libro le dan gran valor literario y de entretenimiento a la obra.

A pesar de acontecer grandes viajes y aventuras, a veces da la sensación de que todo ocurre en zonas muy delimitadas y pequeñas, aún a sabiendas de que las distancias recorridas por los héroes son enormes. Deja una sensación extraña, que no mala, en la comprensión geográfica de la novela. Tengo que decir que no me ocurrió cuando leí “Las Naciones Enanas”, y aún no he decidido si esto es bueno o malo.

Ilustración de la Dragonlance Es curioso lo siguiente: el tercer volumen, la tercera parte de la edición de coleccionista, da un salto temporal importante para el conteo humano, aunque no lo sea en realidad para el conteo élfico. Pero nosotros, los lectores, somos humanos, y es difícil no pensar en este salto como uno significativo, aunque para los protagonistas no se lo sea tanto. Es una de esas cosas que me ha sorprendido, como nunca se hubiera pensado en escribir este último volumen, y la editorial -me refiere a la americana-, hubiese querido que “Las Naciones Élficas” fuera una trilogía, a costa de lo que fuese.

A pesar de estar íntimamente relacionado con los anteriores, el tercer volumen cuenta una historia absolutamente diferente. Empieza de forma algo aburrida, pero va cogiendo firmeza y emoción a medida que van transcurriendo sus páginas. Aún así, lamentablemente esta última parte no tiene la emoción de las anteriores. Esto se hace muy patente en seguida, y es algo que deja un mal sabor de boca.

En general, puedo decir que el volumen, la trilogía entera, se deja leer. Que pretende tapar ese hueco importante de la historia de Krynn y que lo consigue, aún a costa de ciertas imperfecciones que, no obstante, le confieren de alguna forma más veracidad a la propia saga.

De todas formas es un libro que no debe perderse ningún lector que alguna vez haya disfrutado leyendo historias de la Dragonlance. No es un mal libro, y lo recomiendo.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Wonder Woman nombrada embajadora honorífica de las Naciones Unidas
El orgullo de las naciones en juego con Ashes Cricket 2013
Crónicas de la Dragonlance, en bolsillo, a la venta en FantasyTienda
Recibido: La Guerra de los Espíritus en bolsillo, de Margaret Weis y Tracy Hickman
El Nombre del Único (La Guerra de los Espíritus 3), en bolsillo, para reserva en FantasyTienda
Articulos Relacionados
Crónicas de la Dragonlance, de Margaret Weis y Tracy Hickman
La Torre de Wayreth (Dragonlance - Las Crónicas Perdidas 3), de Weis y Hickman
Naciones de rebeldes (las revoluciones de independencia latinoamericanas), de Manuel Lucena
El orbe de los dragones (Las Crónicas Perdidas 2 - Dragonlance), de Margaret Weis y Tracy Hickman
Winterheim (El Muro de Hielo 3 - Dragonlance), de Douglas Niles
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Dragonlance
Portada del Estuche El muro de Hielo, de Douglas Niles (Dragonlance)
Héroes Lanza
Artwork de la Dragonlance
Ilustración de Todd Lockwood para la Dragonlance
Ilustración de la Dragonlance
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?