El mes pasado llegaba a librerías especializadas “Yona, princesa del amanecer” 14, el famoso shojo de Mizuho Kusanagi que Norma Editorial publica desde hace más de un año. Y con este tomo se inicia un nuevo arco que llevará a la princesa y su grupo hasta el Clan del Agua, cuya paz también se ha visto enturbiada.

Si no sigues o no estás al día con este manga, te recomiendo que visites nuestras reseñas anteriores, puesto que este artículo puede contener spoilers hasta el volumen 13. Dicho esto, arrancamos:

El viaje de Yona la conduce a ella y a sus amigos hasta las tierras del Clan del Agua, en donde una droga llamada nagai está causando desastres entre la población. Mientras investigan el asunto, nuestros protagonistas se encontrarán con Lili, una joven de alta cuna que también está interesada en lo que ocurre en el territorio. ¿Quién es esta chica y cuáles son sus intenciones?

Yona, princesa del amanecer” arranca así una nueva aventura cargada de acción, drama y diversión, donde aparecen nuevos personajes, tanto aliados como enemigos, y donde la princesa deberá poner a prueba su determinación.

En este tomo también adquiere cierto protagonismo Jae-Ha, quien, debido a sentimientos confusos, es el primero en verse involucrado con el nadai. Así, estos capítulos exploran un poco más su vínculo con Yona, ahondando también en el significado de la sangre del dragón.

La protagonista no tardará en meterse en problemas en esta nueva misión, convirtiéndose de nuevo en bailarina y dando lugar a una de las mejores escenas del manga, con patada voladora incluida.

La historia continúa manteniendo un equilibrio casi perfecto entre la aventura, el drama, el humor y el romance, y enganchando al lector en consecuencia. Si bien la trama contiene algunos de los elementos clásicos del género, también se guarda los suficientes giros para sorprender y mantener el interés constante.

Pero lo que mejor funciona en “Yona, princesa del amanecer” son, como siempre, sus personajes. No solo por una protagonista con una determinación hipnótica y con una de las mejores evoluciones que he tenido el placer de leer. Si no también por unos secundarios muy carismáticos y que a nivel grupal funcionan como un reloj de precisión. Con personalidades y motivos diferentes para seguir a Yona, pero con la misma lealtad hacia esta magnética líder.

El elenco que entra en escena en este nuevo arco tampoco defrauda. Las historias, motivaciones y lazos que la mangaka ha empezado a presentarnos resultan interesantes.

Mizuho Kusanagi tiene un estilo gráfico que me encanta. Sus dibujos no solo homenajean a los clásicos del shojo sino que toman prestadas técnicas y detalles de otros géneros (como la acción del shonen), en un conjunto muy completo y equilibrado. Sus escenas amplias son una delicia visual, y de nuevo hemos podido ver a Yona convertida en bailarina en varias de las viñetas más preciosas de todo el manga, así como la faceta más sensual de Hak.

Es por todo esto que “Yona, princesa del amanecer” se ha convertido en uno de mis mangas favoritos, uno al que los amantes de las grandes historias no deben perderle la pista.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.