Valkyria Revolution llega como un spin-off de la saga principal Valkyria Chronicles, de la que el pasado año tuvimos ocasión de volver a jugar su primer título en una edición remasterizada para PS4. Sin embargo, y aunque comparten muchos elementos comunes, hay una clara diferencia entre la serie principal y este spin-off y es que si en la primera estamos ante un RPG táctico, en el segundo nos encontramos un RPG de acción con algunos elementos estratégicos que nada tiene que ver con el sistema de combate del anterior. Pero antes de meternos de lleno con la jugabilidad de este título de SEGA, empecemos por su historia, un elemento importante para cualquier RPG.

Una guerra nacida de un deseo de venganza

En Valkyria Revolution volvemos a esa Europa ficticia de la primera mitad del siglo XX propia de la saga, donde el Ragnite es una fuente importante de energía, con países inventados al borde de un conflicto que en esta ocasión se reflejan en el Imperio Ruzhien y el pequeño reino de Jutland. Y como es habitual, la trama se centrará en un grupo de personajes concreto, en este caso el Círculo de los Cinco; un grupo de cinco jóvenes que 100 años después de la Guerra de Liberación que Jutland llevó contra el Imperio, siguen tachados como criminales y culpables de desatar un conflicto que costó muchas vidas. Y es que esta historia es una historia de venganza personal, de cómo estos cincos jóvenes, Amleth Grønkjӕr, Solomon Kahlenberg, Basil Sabancci, Fritte Eriksen y Violette Szand, fueron capaces de manipular a todo un país para ir a la guerra y poder así llevar a cabo su venganza contra el Emperador de Ruzhien y sus cuatro grandes generales, que les arrebataron todo cuanto tenían siendo solo unos niños.

Valkyria Revolution

El jugador tomará el control de Amleth, el principal protagonista y capitán de los Vanargand, una unidad de élite del ejército de Jutland, creada para poder hacer frente al adversario más temible del Imperio, la Segadora, una Vakyria con poderes temibles, que son prácticamente consideradas diosas y que aparecen en momentos puntuales de la historia de la humanidad; esta en particular parece servir al Emperador de Ruzhien personalmente. Los Vanargand son soldados que tienen afinidad con el Ragnite y pueden utilizarlo a través de sus armas a modo de poderes alquímicos que les dotan de habilidades especiales, haciéndolos capaces incluso de hacer frente a la terrible Valkyria. Y aunque seguiremos la historia sobre todo desde la perspectiva de Amleth, tendremos ocasión de conocer más detalles sobre la vida de los 10 soldados que forman la unidad, entre los que se incluye a la princesa de Jutland, Ophelia, así como de nuestros enemigos, ya que el relato nos llevará a través del archivo de la guerra y un diario con historias complementarias de estos personajes y acontecimientos paralelos.

Seremos la punta de lanza

En lo que ha jugabilidad se refiere, estamos, como decíamos más arriba, ante un RPG de acción que se aleja del estilo propio de la saga principal, y aunque mantiene algunos elementos estratégicos, lo cierto es que poco o nada tiene que ver con lo que pudimos ver en el remaster de Valkyria Chronicles. Esto no quiere decir que el juego sea malo en ese aspecto, sino simplemente distinto y quizás más atractivo para aquellos que prefieren un combate más directo que el que ofrece un sistema por turnos táctico. Los elementos estratégicos los encontraremos a la hora elegir qué personajes llevar en el grupo de combate, sus hechizos y armas secundarias.

Valkyria Revolution

Avanzaremos en la historia del juego siguiendo los acontecimientos y batallas principales de la misma, pero también tendremos Misiones Libres y Tácticas de diferentes tipos (aniquilación, conquista, reconocimiento…) con las que seguir ganando experiencia para los personajes, además de mejorar las condiciones para futuros enfrentamientos de la historia principal. Ganar batallas reportará experiencia a todos los personajes con la que subir de nivel, aunque aquellos que participen de forma activa serán los que más puntos se lleven, por lo que conviene alternar entre ellos si no queremos que alguno se quede muy atrás, ya que llevaremos siempre un grupo de cuatro personajes, teniendo que elegir a qué miembros llevamos de entre los Vanargand, y como habrá batallas que nos obligarán a llevar a unos personajes determinados, no es mala idea tenerlos a todos en niveles similares.

Evidentemente, no todos los personajes tienen el mismo rol o habilidades, ya que encontramos cuatro tipos: Shock (unidad de choque), Shield (protectores), Sapper (zapadores) y Scout (exploradores); cada uno con su propio arma y características orientadas a ese rol; por ejemplo, los Scouts hacen menos daño, pero son más rápidos o los Shield aguantan más el daño pero son más lentos. Decidir qué tipo de personajes llevar dependerá de nuestro estilo de juego y del tipo de enemigos que podemos esperar en cada batalla. Aunque también deberemos tener en cuenta otros aspectos de los personajes, como su afinidad con cada elemento asociado al Ragnite (fuego, tierra, agua y aire), que determina el tipo de hechizo y potencia del mismo que pueden usar, así como el Battle Manifest, un menú en el que podremos «programar» gracias a las Prioridades el comportamiento de la IA de los aliados durante el combate y su orientación hacia la ofensa, la defensa o el apoyo. Aquí también encontraremos el Potencial, que son cuatro rasgos de los personajes (algunos habrá que desbloquearlos viendo sus historias), tanto negativos como positivos, que tendrán influencia en su comportamiento en combate, ya que las emociones como el miedo o la rabia les afectarán en la lucha y serán esos rasgos los que las desaten al cumplirse ciertos requisitos. Entre las Prioridades, que podremos ir desbloqueando al avanzar en la trama y en las historias de cada personaje, tenemos atacar a los más fuertes, defender, dar apoyo, atacar a los líderes, permanecer en la retaguardia, etc. Podremos colocar varias de ellas a cada personaje en el orden que queramos.

Valkyria Revolution

Así pues, una vez comencemos una batalla, iremos avanzando por un mapa donde tendremos combates en tiempo real en los que nos enfrentaremos a las unidades enemigas que ataquemos o nos detecten y nos ataquen a nosotros. Podremos ir alternando el control entre los personajes del grupo o darles órdenes para que desempeñen alguna acción en concreto. Y aunque hemos dicho que el combate es en tiempo real, podremos pausar la acción al abrir la ruleta de acciones disponibles durante los mismos, ya que disponemos de tres tipos de ataque: por un lado uno ataque físico cuerpo a cuerpo que ejecutaremos al pulsar X, por otro lado ataques a distancia con nuestras armas secundarias (rifles de asalto o de francotirador, lanzacohetes o granadas de diferentes tipos) y finalmente ataques alquímicos mediante los hechizos que hayamos colocado en nuestra Paleta de Batalla. Y aquí es dónde entran en juego los diferentes tipos de Ragnite que encontraremos en el juego.

Como hemos dicho, hay cuatro tipos Ragnite según su elemento, lo que nos da acceso a diferentes tipos de hechizo, tanto de ataque como de apoyo y defensa, pudiendo elegir cuáles llevamos entre los disponibles, teniendo en cuenta que algunos estarán limitados por el rol del personaje. Además, tienen un nivel de potencia, que determinará no solo su capacidad de daño o efectividad, sino también qué personajes pueden llevarlo. Sirva este ejemplo; si un personaje tiene nivel 8 en Ragnite de fuego, solo podrá llevar hechizos de fuego de nivel 8 colocados en su Paleta de Batalla. Para aumentar el nivel de Ragnite que puede llevar cada personaje, será necesario invertir ese mismo Ragnite en mejorar sus armas en Sabancci & Cía. Todos los personajes pueden llevar Ragnite de diferentes elementos, pero es evidente que algunos son más afines a un elemento que a otros, ya que sus mejoras darán más importancia a alguno de los elementos. Y el nivel de Ragnite no será lo único que podamos mejorar, ya que también podremos aumentar nuestro nivel de ataque, crítico o RP (los puntos de Ragnite que funcionan como los MP de otros juegos) entre otros. Así mismo, en la sección RyD podremos desarrollar mejores armas de las disponibles cuando la historia lo permita. En cualquier caso, cuanto mayor sea el nivel de la mejora, más Ragnite de nivel alto nos costará, lo bueno es que es relativamente sencillo conseguirlo en las batallas.

Valkyria Revolution

La dificultad de las batallas será progresiva y siempre sabremos el nivel mínimo necesario para afrontarlas con ciertas garantías de éxito, ya que ese será el nivel de las unidades enemigas. Por supuesto, podemos esperar batallas contra jefes y de vez en cuando tendremos que hacer frente a la Valkyria, ya sea en batallas programadas de la propia historia o cuando se presente en un combate nocturno. Tanto los jefes como la Valkyria tendrán patrones que deberemos aprender a contrarrestar para poder superar sus combates, que sin duda serán los más complejos del juego. Por su parte, el Medidor de estado de la guerra es un elemento que repite de otros títulos y que nos sirve para saber cómo nos estamos desempeñando en una batalla. Se trata de una barra que se inclinará hacia uno u otro bando dependiendo de nuestra actuación; cuánto más a favor nuestra, más rápido se llenará nuestra barra de acción del personaje para poder realizar ataques o hechizos o usar un objeto de cura, además de hacer más fácil que los enemigos sufran estados alterados como pánico o confusión o incluso que huyan.

Como veis, Valkyria Revolution nos ofrece una jugabilidad más dinámica que la de los juegos de la saga principal, aunque comparten la misma estructura y estilo narrativo, los combates ahora son más directos y rápidos, con un mayor peso para los hechizos, que aunque quizás no sea del agrado de los fans de la saga, lo cierto es que tratándose de un spin-off, vemos acertado y bien implementado, dando lugar a batallas más rápidas al carecer del ritmo pausado del la estrategia por turnos.

Valkyria Revolution

Una acuarela en movimiento

Entramos ahora en el apartado técnico del título, donde vamos a encontrarnos un trabajo con luces y sombras, sobre todo en lo que a gráficos se refiere, como ya es bastante habitual en los juegos japoneses, donde este aspecto tiene mucho menos peso que en Occidente.

Valkyria Revolution sigue los pasos de la saga principal al utilizar un motor gráfico que da al apartado visual un acabado pictórico. En esta ocasión SEGA usa su motor Gouache junto a un diseño cel-shading para los personajes, dando como resultado una combinación que le sienta bien al juego, dándole un aspecto de acuarela en movimiento, si bien es cierto que no dejamos de notar las carencias de un motor que flojea en presentar mayor nivel de detalle, texturas y efectos de partículas en escenarios y combates, así como unas animaciones de personajes poco fluidas y suaves. En cualquier caso, el juego cumple gráficamente con su resolución a 1080p y una tasa de frames estable que no hemos notado caer en ningún momento, aunque no podemos evitar pensar que se queda algo corto si lo comparamos con otros juegos del género o que no aprovecha las capacidades de las consolas actuales.

En cuando al sonido encontramos los efectos justos para acompañar el desarrollo de la historia y los combates y dar cierta atmósfera al juego, mientras que la banda sonora y el doblaje ofrecen una buena calidad. En lo que al doblaje se refiere, podremos escuchar el juego tanto en inglés como en japonés, siempre recomendando este último, ya que los dobladores japoneses realizan un gran trabajo al dotar de vida a sus personajes. Eso sí, los textos y subtítulos solo en inglés, lo que sin duda echará para atrás a más de uno. En cuanto a la banda sonora, podéis esperar temas de corte clásico orquestal, con piezas que acompañarán los diferentes momentos de la historia para darles un poco más de significado y melodías de fondo que variarán según estemos dentro o fuera de la batalla.

Valkyria Revolution

Conclusión

Con Valkyria Revolution estamos ante un RPG de acción que se aleja de lo visto en la saga principal, aunque mantiene elementos comunes, pero que como spin-off que es, se puede permitir este alejamiento y cambio de sistema, que puede acercar la saga a otro tipo de jugadores que prefieren sistemas de combate más rápidos y directos que la estrategia por turnos. Cuenta con una historia madura y un tanto oscura al presentar el tema de la venganza como eje central. Técnicamente cojea, pero es algo habitual en los JRPG y en ningún modo ensombrece la jugabilidad o la propia historia y experiencia de juego, que a veces puede resultar algo lenta en los momentos con más diálogo entre personajes. Las batallas son entretenidas y el sistema de progresión de los personajes está bien implementado. No puede competir con los AAA del género, pero no es una mala opción si se le quiere dar una oportunidad.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.