Recuerdo cuando un amigo me mostró por primera vez VA-11 Hall-A, allá por junio de 2016, cuando se publicó originalmente en Steam. Me lo describió algo así  como una novela visual ambientada dentro de un mundo cyberpunk en el que controlas a una barman y sirves a waifus. Como comprendereis mi reacción fue de “¿Pero que leches?” y pensé que sería un título de los que tiran de fanservice para vender, nada del otro mundo. Y vaya sorpresa me llevé, ya que la experiencia que nos sirven los venezolanos de Sukeban Games me atrapó desde los primeros minutos de una forma que ni me imaginaba.

La magia de la personalidad de servir copas en VA-11 Hall-A es, probablemente causa de dos elementos: Primeramente su genial narrativa conversacional, una historia que podríamos catalogar de slice of life o historias cotidianas en el que no suele pasar nada extraordinario, pero al mismo tiempo es lo suficientemente interesante para que te dejes atrapar por su mundo, narrativa y personajes. La segunda causa es esta última, la de los personajes, ya que el título cuenta con una genial plantilla, carismáticos y llenos de personalidad.

Por si no ha quedado claro, estamos ante una novela visual, por lo que nos esperan ingentes cantidades de texto, y en inglés. No es un nivel excesivamente alto, pero he de reconocer que he tenido que echar mano de traductor para alguna palabra o expresión. A parte de ello, como barman tendremos que servir cócteles y copas a nuestros clientes utilizando un sencillo minijuego de combinar ingredientes, por lo que VA-11 Hall-A no supone un reto excesivamente complejo: Como bien indica el juego al iniciarlo por vez primera, lo mejor para disfrutarlo es coger algo de comer o de beber y disfrutar de la experiencia.

La protagonista de esta historia es Jill Stingray, una chica de veintitantos que por cosas de la vida acaba trabajando de barman en VA-11 Hall-A, o como todos lo llaman, Vallhalla, un bar de las profundidades de Glitch City. El título se ambienta en un futuro distópico cyberpunk, donde, entre otras cosas, las mega-empresas controlan las ciudades, androides con I.A.llamados lilim conviven con los humanos, y a su vez los humanos cuentan con alguna modificación en su cuerpo, como brazos robóticos u órganos mejorados, y son monitorizados internamente por nanomáquinas. La inflación ha conseguido que una bebida cuesta unos 100 dólares y la “cerveza” que se sirve en los bares es una mezcla de componentes que la recrean de forma similar a la bebida que se bebía hace muchos años.

En Valhalla no estaremos solos. A parte de Jill, en él trabaja también Gillian, un chaval con un trasfondo misterioso pero que resulta bastante majo, y con la carismática jefa Dana Zane, antigua exluchadora profesional por la que Jill tiene una especie de amor platónico en secreto. Nuestra rutina diaria será, nada más llegar al bar, elegir qué música va a sonar creando una playlist entre todos los temas disponibles, para acto seguido recibir a los clientes que lleguen a Valhalla. Estos nos darán conversación, nos contarán sus problemas, sus inseguridades, e incluso haremos algún amigo por el camino. En mitad de las conversaciones será cuando nos pidan bebidas, y nosotros utilizando una interfaz bastante clara en la que tendremos que combinar diferentes tipos de ingredientes para crear el cóctel y posteriormente servir la copa.

Por ejemplo, digamos que Alma, la hacker pechugona -como la llama Jill-, nos pide un Brandtini (no confundamos con Martini). Para ello, tendríamos que buscar dicha bebida en el índice, (podemos buscar por nombre o categorías como amargo, dulce, clásico…) averiguar qué ingredientes lleva y combinarlos. Dependiendo de la bebida deberemos añadir o no hielo, según indique la receta, y por último mezclarlo o combinarlo antes de servirlo. Nada excesivamente complejo… Al menos en principio. Pasando unos días en el juego algunos clientes comenzarán a ser menos precisos con sus pedidos, pidiendo un “ponme lo de siempre” y tendremos que recordar que bebida era la que suelen pedir, o incluso algunos clientes listillos nos desafiarán con acertijos para que averigüemos qué es lo que quieren.

Como decía al principio de este texto, los personajes son muy carismáticos, unos más que otros por supuesto, pero en general están todos muy bien escritos y nos hacen pasar buenos momentos. Acabarás queriendo que cierto personaje vuelva por el bar, o que otro nos cuente más sobre su vida. Por poner algunos ejemplos, tenemos a Sei, miembro de Las Valkirias, algo así como el cuerpo de policía de rescate de Glitch City. Una chica muy amable que se verá envuelta en una serie de problemas debido a la corrupción que hay en su unidad. Por otro lado tenemos a la genial Dorothy, una lilim prostituta con apariencia de niña que no para de hacer chistes sexuales. El excéntrico Donovan D. Dawson hará acto de presencia en más de una ocasión, que no es ni más ni menos que el director de uno de los grandes periódicos (digitales por su puesto) de Glitch City, y que casualmente recuerda enormemente a J.J. Jameson de Spiderman. Podría seguir pero no quiero chafar ninguna sorpresa, pero os aseguro que con ellos no nos aburriremos ni un momento.

Los temas de conversación serán diversos y resultan bastante naturales. Temas de la actualidad de Glitch City, como la corrupción de la policía, o más personales, como la familia, la amistad o la existencialidad. Sin olvidarnos de una buena dosis de humor dada por personajes como Dorothy o Streaming-chan, muchas veces con la ayuda del uso de referencias a la cultura pop, cine, videojuegos… ¿Recordais a Yoko Ono pidiendo una ciruela flotando en perfume servida en un sombrero de caballero en Los Simpsons? Pues lo podemos servir a nuestros clientes.

Por su puesto, también conoceremos el trasfondo de Jill, que aunque en principio parece un personaje secundario, poco a poco iremos desvelando que su pasado es quizás el más interesante de todos los personajes. Temas como su infancia, relaciones amorosas, o el porqué acabó trabajando en Valhalla las descubriremos tras ciertos eventos y con la ayuda de sus compañeros de trabajo y amigos.

A decir verdad, VA-11 Hall-A es una aventura gráfica con poca interactividad. Normalmente en este tipo de juegos, llegando a cierto punto argumental podemos tomar decisiones que alteran más o menos el hilo argumental, consiguiendo con ello finales a veces muy distintos. En el caso de este título no tomaremos decisiones en ningún momento, si no que la forma en la que podemos alterar las conversaciones de los clientes es, precisamente, con las bebidas que les servimos. La forma más sencilla suele ser añadir mucho alcohol, o más concretamente el ingrediente que lo incorpora, karmotrine. a las bebidas que lo indiquen como opcional. Esta opción no asegura la ebriedad del cliente, pero funcionará con ciertos personajes desbloqueando con ello conversaciones distintas, como hablar sobre un tema divertido o ver una faceta oculta del personaje en cuestión. Por otro lado, servir una bebida errónea a ciertos clientes también puede desbloquear conversaciones secundarias. Para saber cuales son tendremos que estar muy atentos a lo que nos cuenten incluso en días anteriores. Esta serie de cambios nos pueden llevar a conseguir diferentes finales.

Al acabar su jornada laboral, Jill volverá a su pequeño apartamento con su gato Fore. En él tendremos una serie de opciones. Podremos personalizar su hogar adquiriendo diferentes objetos, o cambiar el color de las paredes y la mesa. Esto obviamente nos costará el dinero que conseguimos trabajando duro, el cual cobramos al finalizar cada día. Conviene no derrochar dinero comprando cosas al túntún, ya que Jill tiene que pagar facturas, y si no tenemos dinero suficiente cuando lleguen podríamos acabar en la calle y toparnos con un final malo.

Por otro lado, en el apartamento podremos también leer las últimas noticias de Glitch City, consultar los foros de Dangero/u/s Opinions, el equivalente de la vida real a 4chan, o el blog de *Kira* Miki, una lilim idol musical. No es algo obligatorio pero enriquece el mundo en el que se sitúa el juego e incluso nos da cierta información sobre algunos personajes que frecuentan el bar.

Como muchos videojuegos indies, VA-11 Hall-A, o al menos su primera concepto, fue creado durante una gamejam. De ahí posteriormente surgió el juego que tenemos ante nosotros, pero no solo eso, ya que además se creó un prólogo y una demo del mismo. Ambas actúan como subcapítulos que es conveniente jugar si queremos conocer todo sobre la historia de Valhalla y Jill. Para ello solo tenemos que acceder desde el menú de inicio pulsando en un pequeño botón en la esquina superior izquierda. La verdad es que lo podrían haber puesto un poco más claro porque cuesta verlo.

Entrando en el tema técnico, hay que recordar que VA-11 Hall-A es un título creado prácticamente por dos personas (más un compositor). En lo visual, utiliza una estética pixel que imita las novelas visuales de antaño. Aunque no cuenta con una gran cantidad de escenarios, están bien recreados, y nos dan información de cómo es el mundo que rodea a Jill y compañía. Quizás el mejor trabajo sea el de los personajes, cuyos diseños son bastante llamativos y cuentan con pequeñas animaciones. Por otro lado, la banda sonora, que corre a cargo de Michael “Garoad” Kelly, es de esas que en un principio te parecen normalitas pero poco a poco te van gustando, hasta que descubres que cuenta con auténticos temazos muy pegadizos que encajan estupendamente con la estética del juego.

Por último comentar que VA-11 Hall-A desde su lanzamiento original para PC en 2016 ha tenido una gran acogida por todo tipo de jugadores. Esto ha derivado a que muchos de sus fans hagan todo tipo de contenido relacionado con el juego, desde fanarts impresionantes a covers musicales de temas del juego que quitan el hipo. Si os interesa os recomiendo echar un vistazo a la cuenta de twitter de SukebanGames, ya que desde allí suelen promover este tipo de contenidos.

No me queda nada más que aplaudir por esta novela visual, una que a título personal se ha convertido de mis favoritas. Su historia realmente me ha cautivado, y darle fin me ha supuesto un pequeño vació de esos que ocurren cuando se acaba algo muy bueno. Por suerte tenemos en el horizonte N1RV-ANN-A, la secuela de este título que se espera para el año que viene.

Además de en PC via Steam, VA-11 Hall-A  está disponible para Playstation 4 y Nintendo Switch.

¡Gracias a los chicos de Ysbryd Games por facilitarnos el código del juego!

 

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.