Vacas
Vacas. Crédito: Unsplash/CC0 Dominio público.

Las medidas para proteger el planeta contra el impacto del cambio climático provocado por el calentamiento global no serán suficientes a menos que reduzcamos las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que provoca el sistema alimentario mundial, que ahora representa un tercio de las emisiones de este tipo provocadas por el ser humano, según revela un nuevo estudio.

El mayor aumento de emisiones dentro de las cadenas de suministro de alimentos se debe al consumo de carne de res y lácteos en países en rápido desarrollo, como China e India, mientras que las emisiones per cápita en los países desarrollados con un alto porcentaje de alimentos de origen animal disminuyeron. Las Naciones Unidas proyectan que se necesitará un 70% adicional de la demanda actual de alimentos para alimentar a la población mundial estimada de 9.100 millones para 2050.

«Mitigar las emisiones en cada etapa de las cadenas de suministro de alimentos, desde la producción hasta el consumo, es fundamental si queremos limitar el calentamiento global«

Al publicar sus hallazgos en Nature Food, un grupo internacional de científicos dirigido por las Universidades de Groningen y Birmingham, asegura que es probable que el crecimiento de la población mundial y la creciente demanda de alimentos intensivos en emisiones aumenten aún más las concentraciones de GEI, algo mortal con el calentamiento global ya mostrando efectos claros en el clima planetario.

«Un cambio global en las dietas, incluida la reducción del consumo excesivo de carne roja y la mejora de la proporción de proteínas de origen vegetal, no solo reducirá las emisiones, sino que también evitará riesgos para la salud como la obesidad y las enfermedades cardiovasculares«, afirma el autor correspondiente, el profesor Klaus Hubacek de la Universidad de Groningen.

Otro autor correspondiente, el Dr. Yuli Shan, de la Universidad de Birmingham, comenta que, «el sistema agroalimentario impulsa el uso global de la tierra y las actividades agrícolas, lo que contribuye a alrededor de un tercio de los gases de efecto invernadero antropogénicos globales. El crecimiento de la población, la expansión de la producción de alimentos y es probable que un aumento en las dietas basadas en animales, aumente aún más las emisiones y reduzca el presupuesto global de carbono«.

Un modelo de supercomputadora de la NASA muestra cómo los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono (CO2), un factor clave del calentamiento global, fluctúan en la atmósfera de la Tierra durante todo el año, y afectan al balance energético de la Tierra
Un modelo de supercomputadora de la NASA muestra cómo los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono (CO2), un factor clave del calentamiento global, fluctúan en la atmósfera de la Tierra durante todo el año, y afectan al balance energético de la Tierra. Las concentraciones más altas se muestran en rojo. Crédito: Estudio de visualización científica de la NASA / Oficina de asimilación y modelado global de la NASA.

Incentivos al consumo responsable

La primera autora, la doctora en ingeniería Yanxian Li, estudiante de la Universidad de Groningen, agrega que, «mitigar las emisiones en cada etapa de las cadenas de suministro de alimentos, desde la producción hasta el consumo, es fundamental si queremos limitar el calentamiento global. Sin embargo, los cambios en la dieta generalizados y duraderos son muy difíciles de lograr rápidamente, por lo que los incentivos que fomentan consumidores a reducir la carne roja o comprar productos con mayores dividendos ambientales podría ayudar a reducir las emisiones de alimentos«.

Los investigadores analizaron los datos que relacionan las emisiones con los consumidores entre 2000 y 2019 y revelaron que, en 2019, el consumo de alimentos en los cinco países con mayores emisiones, China (2,0 Gt CO2-eq), India (1,3 Gt), Indonesia (1,1 Gt), Brasil (1,0 Gt) y EE.UU. (1,0 Gt), fue responsable de más del 40% de las emisiones de la cadena de suministro de alimentos a nivel mundial.

Las emisiones globales anuales de GEI asociadas con los alimentos aumentaron un 14% (2 Gt CO2-eq) durante el período de 20 años. El aumento sustancial en el consumo de productos de origen animal contribuyó a alrededor del 95% del aumento de las emisiones globales, lo que representa casi la mitad de las emisiones totales de alimentos. La carne de res y los productos lácteos contribuyeron con el 32% y el 46% del aumento de las emisiones mundiales de origen animal.

Datos entre 2000 y 2019

El consumo de cereales y cultivos oleaginosos es responsable del 43% (3,4 Gt CO2-eq en 2019) y el 23% (1,9 Gt CO2-eq) de las emisiones mundiales de origen vegetal, respectivamente, mientras que el arroz contribuye a más de la mitad de las emisiones mundiales relacionadas con los cereales. (1,7 Gt CO2-eq), siendo Indonesia (20%), China (18%) e India (10%) los tres principales contribuyentes.

La soja (0,6 Gt CO2-eq) y el aceite de palma (0,9 Gt CO2-eq) tienen las mayores proporciones en las emisiones globales de cultivos oleaginosos con 30% y 46%, respectivamente. Indonesia, el principal consumidor mundial de aceite de palma, tiene las mayores emisiones de aceite de palma (35% del total mundial en 2019), seguido del sudeste asiático (13%), Europa occidental (10%) y China (9%).

Tendencias en los patrones de emisión por países

El estudio revela diferencias considerables en cuanto a los patrones de emisión y las razones detrás de estas tendencias, clasificables de la siguiente manera:

-Países con altos niveles de emisión de alimentos per cápita y emisiones predominantes de ganado (principalmente de carne roja) (América del Norte, Australia, América Latina y el Caribe);

-Países desarrollados que dependen en gran medida de las importaciones y subcontratan cantidades sustanciales de emisiones relacionadas con los alimentos (Japón y Europa);

-Países en rápido desarrollo con un aumento sustancial de las emisiones impulsado por el rápido crecimiento de la población o la mejora del nivel de vida (China, el sur de Asia, el Cercano Oriente y el norte de África); y…

-Países con producción intensiva en emisiones, principalmente con amplias actividades de cambio de uso de la tierra (Brasil, Indonesia y regiones de África Meridional y Central).

Torticeras políticas comerciales

Los investigadores también señalan que una serie de políticas comerciales están acelerando las emisiones a través del aumento de las importaciones de alimentos de países/regiones con producción intensiva en emisiones; por ejemplo, el Green Deal de la Unión Europea fomenta una agricultura menos intensiva en Europa y el aumento de las importaciones de productos agrícolas de países como Brasil, Estados Unidos, Indonesia y Malasia. De esta forma será imposible frenar el calentamiento global.

Fuente: Nature Food.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros y Ciencia. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.