Si sois amantes de los juegos de carreras más arcades seguro que alguna vez habéis probado Trackmania, la saga de Nadeo que nos invita a correr en un sinfín de circuitos imposibles y que a pesar de alejarse bastante de un simulador, hay que saber controlar muy bien el volante para conseguir los mejores tiempos. Ya llevábamos bastante sin recibir una nueva entrega, siendo Turbo la última lanzada en 2016. Hasta que hace unos meses Ubisoft nos sorprendió anunciando que muy pronto recibiriamos una especie de remake de la entrega Nations, y que esta vez sería, al menos en parte, free to play.

Por ello hoy hablamos de esta nueva edición, apodada simplemente Trackmania, que cuenta con el ya tan usado formato a modo de servicio en el que tendremos acceso a diferentes contenidos dependiendo de si pagamos o no, una decisión que siempre trae polémica pero que personalmente me parece un movimiento bastante inteligente. Dividido en tres categorías, Trackmania nos brinda tres posibles packs de contenidos en forma de “Accesos” dependiendo de cuánto queramos gastarnos.

Si decidimos jugar sin pagar un solo euro, tendremos el Acceso Inicial, lo que viene siendo el paquete básico del juego. Con él podemos disfrutar de la temporada trimestral (por ejemplo ahora tenemos la de verano) que viene siendo una serie de 25 circuitos creados por los desarrolladores, y que cambian con cada estación. Por otro lado tenemos los circuitos del día, que son circuitos de la comunidad (es decir, creados por los jugadores) que se van añadiendo cada día, con un total de 31 circuitos que podremos disfrutar hasta final de mes, ya que al mes siguiente volvemos a empezar desde cero con nuevos circuitos.

Para hacernos con el manejo del vehículo tenemos también el Entrenamiento, una serie de pistas donde nos enseñarán a manejarnos con los diferentes tipos de asfaltos, curvas y paneles especiales que tiene el juego. Turbos o modo cámara lenta, modo frágil… Y no podía faltar en este pack los editores de circuitos, coches y repeticiones, pero en su forma básic, lo cual limita por ejemplo a la hora de hacer circuitos, los tipos de curvas y pistas que nos permite usar.

Velocidad a Tope

Como viene siendo habitual en Trackmania, las carreras siempre las jugaremos a contrarreloj, con el objetivo de sacar el mejor tiempo. Si somos lo suficientemente rápidos nos haremos con las medallas de bronce, plata, oro, o la más difícil, la medalla de autor, que solo obtendremos superando el tiempo del creador de circuito, que no es moco de pavo. 

Tenemos varias formas de disfrutar de estas carreras contrarreloj: Si lo que nos gusta es jugar totalmente solos podemos disfrutar del Modo Solitario, en el que no habrá nada que nos moleste, solos el coche y el circuito. Pero si queremos darle algo de vidilla, podemos activar coches fantasma de otros jugadores, que suelen ser muy útiles para tener una referencia de cómo lo estamos haciendo. 

En cambio, si decidimos correr con compañía, tenemos el Modo Live en el que jugamos con jugadores “en directo” solo que sus coches serán en lo práctico como un coche fantasma, es decir, no podremos chocar en ningún momento con ellos. Algo razonable ya que de otra manera el juego sería un caos injugable. Nadeo no ha olvidado un Modo Coach para jugar con hasta tres amigos a pantalla partida, o incluso por turnos, para que podamos disfrutar de carreras usando cualquiera de los circuitos disponibles dentro de nuestro Acceso.

Editor de circuitos avanzado, Clubes… Por un módico precio.

Hasta aquí todo el contenido del juego sin pagar, que sinceramente no me parece poco, y puede ser suficiente para la mayoría de jugadores. Si decidimos pagar 9,99€ al año conseguimos el Acceso Estándar, con el que obtendremos la posibilidad de unirnos a Clubs, que vienen siendo grupos de jugadores que comparten diseños, tanto de circuitos como coches y organizan eventos entre ellos. Con el Acceso Estandar también desbloqueamos el creador de circuitos y repeticiones avanzado, que desbloquea todo el potencial de estos y nos permite realizar auténticas virguerías. Además, también nos dará acceso a los circuitos de todos los trimestres pasados. Por último, tendremos que hacernos con el Acceso Club si queremos poder crear clubes y tener acceso al modo avanzado del editor de coches, eso sí dejándonos un total de  29,99€ al año, con la posibilidad de hacernos con un pack de tres años por 59,99€.

Como decía antes, el Acceso Inicial es más que suficiente para jugadores ocasionales que solo quieran echar unas carreras de vez en cuando, mientras que los demás Accesos parecen enfocados a los jugadores habituales, que disfrutan dejándose muchas horas en el asfalto y sobre todo, compartiendo experiencias con otros jugadores en los clubs.

Carreras divertidas y desafiantes, marca de la casa.

Dejando todo el asunto de los Accesos a un lado, lo cierto es que este Trackmania es tan divertido como siempre. Los circuitos suelen ser una auténtica locura, llenos de turbos, loopings y saltos por todos lados, haciendo que sea un auténtico desafío conseguir los mejores tiempos. Además, sigue siendo tan adictivo como siempre, y es que tener un botón para reiniciar la prueba de forma instantánea cada vez que tenemos algún fallo, como pasarnos de frenada o que el coche se nos vaya en una zona de hielo, ayuda mucho.

Hablando de tipos de terreno, en esta ocasión tendremos que hacer frente a un total de cuatro tipos de terrenos: Asfalto, el estándar y más cómodo de controlar; Hierba, donde el coche patina con facilidad; Tierra, donde hay un menor agarre y los derrapes están asegurados, y por último el peor, Hielo, que se convertirá en nuestra peor pesadilla en curvas cerradas. Por su puesto, los circuitos podrán cambiar de tipo de terreno en cualquier momento, por lo que tenemos que estar muy atentos y anticiparnos si no queremos salirnos del circuito o simplemente perder unas preciadas décimas.

Además de los tipos de terreno, otro elemento a tener muy en cuenta en los circuitos son los paneles especiales, que darán diferentes efectos a nuestro coche al pasar por encima. Tenemos el clásico turbo y super turbo, pero también tenemos otros más curiosos como uno que nos impide usar el volante durante cierto tiempo, otro que pone toda la acción en cámara lenta, o incluso uno que vuelve el coche “frágil”, de modo que cualquier golpe fuerte hará que el coche se vuelva incontrolable. En los circuitos creados por la comunidad, estos paneles suelen estar bien planteados, de manera que aunque suelen estar puestos por alguna razón, no supongan un reto demasiado grande. Es en el caso de los circuitos de la comunidad donde estos paneles son una verdadera locura. Me ha llegado a recordar a los locos niveles de la comunidad Super Mario Maker, donde no sabes que te puedes encontrar. En Trackmania pasa algo parecido, ya que me he encontrado desde pistas super divertidas e ingeniosas a verdaderos circuitos absurdos que no sabes por donde seguir la trazada. De hecho, en el modo Arcade del juego hay una serie de pistas basadas en circuitos de Mario Kart, dejando claro que las capacidades del editor no son pocas.

Estética Sintética

En lo visual parece que este Trackmania ha dado un volantazo (chiste fácil) en su apartado gráfico. Si en Trackmania Turbo teníamos un estilo enfocado hacia el realismo, en Trackmania, a pesar de que seguimos contando con cierto realismo, la estética se vuelve más estilizada, sintética. Más que una carrera en un entorno real, parece que estamos corriendo en una maqueta, para que os hagáis una idea. Sea como fuere, el juego se ve bastante bien, y no necesita mucho más sabiendo que se mueve en todo momento de forma fluida, que es lo verdaderamente importante en un juego de velocidad. Por la parte de sonido tenemos pistas que acompañan correctamente a las carreras, pero que no son nada del otro mundo y además se antojan algo escasas, mientras que los demás sonidos, como el del motor, hacen bien su función. 

Conclusiones

El modelo de negocio de esta nueva entrega es algo que da mucho de qué hablar, no solo por la forma fraccionada de acceder a los contenidos en base a lo que paguemos, si no que estos pagos en esencia suscripciones anuales con fecha de caducidad. Siempre se puede empezar jugando a Trackmania en su modelo gratuito, y si nos quedamos con ganas de más, pagar por uno de los dos tipos de Accesos de pago.

Trackmania vuelve a ser un buen ejemplo de la frase “fácil de aprender, difícil de dominar” debido a que su control es como siempre muy accesible, pero al mismo tiempo da mucho juego gracias a un motor de físicas muy pulido y el uso de los diferentes tipos de paneles y terrenos. Esto lo hace ser divertido tanto para jugadores poco habituados a las carreras como ha auténticos amantes de la simulación que busquen un juego de carreras algo más loco de lo que están acostumbrados. 

Si a esta buena base le añadimos la promesa de Nadeo de incorporar contenido de forma regular, la cosa pinta bastante prometedora. Y es que tal y como está ahora, al juego no le vendría nada mal. Sin ir más lejos, solo contamos con un modelo de coche, siendo el mismo para todo el mundo a pesar de que podamos cambiarle el diseño en el editor. El éxito del juego dependerá en gran manera de las actualizaciones gratuitas, y también ayudaría bastante si se lanzara en más plataformas. Veremos como avanza la cosa.

 

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.