Sumo Digital vuelve a sorprendernos con un nuevo videojuego de conducción basado en el conocido icono de SEGA, Sonic. Tras sus incursiones con Sonic & SEGA: All-Stars Racing y su secuela Sonic & SEGA: All-Stars Racing Transformed, se atreven con un giro de tuerca que deja atrás lo que habíamos visto hasta la fecha.

Nunca llueve a gusto de todos y las novedades como la presencia de únicamente personajes de la franquicia Sonic y sus vertientes, así como tener carreras prácticamente destinadas al juego por equipos y colaboración podrían no terminar de encandilar. Pero como lo es en todo os contamos tanto sus pros como sus contras, que forman un notable equilibrio que conforma un entretenido arcade de conducción.

¿Recordáis las discusiones de muchos de nosotros en la década de los noventa y principios de los 2000 sobre qué título de conducción era el mejor? Cierto es que Super Mario con Mario Kart ha sido el referente en la industria durante muchos años, algo que Crash Bandicoot supo discutir con su Crash Team Racing. Desgraciadamente la fórmula impuesta por el marsupial perdió fuelle con sus posteriores ediciones, algo que sí supo insuflar de manera sobresaliente Nintendo con la adición de vehículos acuáticos o voladores. El último que faltaba por saltar a la palestra era el erizo azul de SEGA, Sonic, quién debutó en 2010 con Sonic & SEGA All-Stars Racing.

Como curiosidad, el ya mencionado resultó no solo ser un gran título de conducción, sino que además fue un completo homenaje a las grandes franquicias de la compañía como The House of the Dead, Shinobi, Shenmue o Space Channel 5. Gran cantidad de pistas en las que conducir, carreras a velocidad desenfrenada en circuitos basadas en estas y más licencias, todo tipo de pruebas y power-ups, eran unos argumentos más que claros para disfrutarlo. Años más tarde Sumo Digital quiso imitar un poco lo impuesto por Mario Kart 7, incorporando vehículos transformables que se adaptaban a las condiciones de la pista y que cambiaban radicalmente la experiencia. A esto le sumaron la presencia de Rompe Ralph, aprovechando el tirón de la conocida película de Disney.

Hace pocos días llegaba a las tiendas Team Sonic Racing, un título que ha sido sometido a cambios y cuyo trabajo es más que notable, pero presentando algunas cosas que podrían no terminar de gustar a los que buscan una experiencia igual de sólida como Mario Kart. Aunque esto no implica nada malo pero sí que es bastante diferente pudiendo llegar a decepcionar. En primer lugar hallamos la presencia de únicamente de 15 personajes pertenecientes a la franquicia Sonic, eliminando el crossover y trayendo figuras como sus amigos Tails, Knuckles o Amy. Tampoco debemos de olvidarnos de los Chaos, Vector, Big the Cat, Silver, Blaze o Dr. Eggman entre muchos otros. Todos pertenecientes a una clase de conducción que explicaremos durante los próximos párrafos.

En conceptos jugables no se diferencia demasiado de un título de conducción arcade convencional, aunque en él se han introducido ciertos factores que lo marcan como diferenciador. En primer lugar, es que se deja de lado el correr en solitario y ser el primero en llegar a la meta, sino que deberemos de hacer esto al mismo tiempo que nuestros dos compañeros de equipo también lleguen lo más rápido posible a la meta. En grupos de tres corredores y con límite de hasta 12 corredores a la vez habrá que hacer frente a unas carreras totalmente distintas. Al final de cada una de las pistas se contabilizará la puntuación de cada uno de ellos, la suma de estos puntos definirá cuál es nuestro lugar en el podio. Es probable que se quede en primera posición y los compañeros en otras más bajas, llevándonos al segundo o incluso tercer puesto global.

Para ello habrá que colaborar en todo momento e irse apoyando para conseguir obtener las mejores posiciones. Los objetos y power-ups se encuentran de regreso y es cierto que son muy variados, pero también pecan de repetitivos y no muy diferentes de lo ya visto en otros juegos de conducción. El típico turbo que nos hará recorrer varios metros en pocos segundos o un cohete para derribar a un rival serán algunas de las tónicas más que tópicas que acompañan en cuanto a inventario. El giro de tuerca respecto a esto lo hallamos en la opción de compartir los ítems con el equipo. Esto se avisará a través de los comentarios de los personajes solicitando ayuda, permitiendo ceder a estos alguno que no sirva en estos momentos o que le permitan salir del atolladero. Otro punto interesante reside en el rebufo, una línea que iremos trazando tras nosotros y que le dará la capacidad al compañero de adoptar las habilidades de nuestro vehículo mientras nos siga.

Es decir, si tenemos uno que corre a mayor velocidad le proporcionará en este caso mayor turbo o por otro lado otorgando una mayor resistencia, de esta forma consiguiendo ir totalmente escoltados hasta la línea de meta. Cualquier combinación o rutina tiene cabida en Team Sonic Racing, dotándolo de originalidad y con múltiples posibilidades. Derrapar para cargar un turbo es algo que se puede realizar para tener un pequeño impulso así como una pequeña pirueta al saltar pero… ¿y si os decimos que daremos más velocidad a otro compañero de equipo con tan solo cruzarnos con él? En ello reside la magia del Turbo Dúo. A medida que vayamos encadenando turbos y rebufos se activará una habilidad final denominada como Mega Turbo que permite correr a mayor velocidad a todos los componentes del equipo durante unos segundos y al mismo tiempo ser invencibles.

Sobre el papel todo esto suena muy bien, pero detrás de esto se esconde una carencia: la inteligencia artificial de los pilotos controlados por máquina. No han salido todo lo bien parados que esperábamos y a menudo quedarán en los últimos puestos perjudicando seriamente la puntuación del equipo. Esto es debido a que sus movimientos en el circuito son irregulares, realizando en muchas ocasiones acciones sin sentido o no compartiendo sus habilidades u objetos en momentos críticos. Es algo en lo que se debería de haber puesto un mayor esfuerzo y que hace que ganar, sobretodo en su modo aventura, se vuelva una odisea. Esta modalidad es más que interesante, ya que dentro de ella nos encontraremos con una ingente cantidad de fases que superar. Entre ellas destacan carreras por equipo, torneos, concursos de derrapes o saltos entre muchos otros. Proporciona aproximadamente unas seis horas de juego para superarlas todas. A medida que se gane en una de ellas se conseguirán estrellas que desbloquean las siguientes, haciendo que demos el 100% en todas y cada una de ellas.

Incluye una gran variedad de desbloqueables dentro de la aventura, pudiendo acceder a más circuitos basados en los juegos de Sonic, personajes o partes para modificar los vehículos. Esto se logra a través de una serie de cápsulas que otorgarán aleatoriamente piezas de rendimiento y que completan distintas partes de tu coche. Ruedas con mayor o menor tracción, parachoques o alerones que lo hacen más aerodinámico o motores que permiten distintos tipos de aceleración son las notas básicas de esta experiencia. Como vimos en Mario Kart 8 se posibilita el personalizar al máximo las piezas, pintura y carrocería.

Destacar los tres tipos de corredores que existen: velocidad, potencia y técnica. La velocidad, valga la redundancia, hace correr al máximo rendimiento. Al ser más potente genera una aceleración que no solo nos hará conseguir antes mayor rapidez, sino que al mismo tiempo destrozaremos cualquier objeto a nuestro paso. Por último la técnica, haciendo el manejo por hierba o hielo algo sencillo.

En cuanto al resto de modalidades, no encontramos cosas realmente especiales. Un modo multijugador local en el que disputar carreras a pantalla dividida, un online en el que disfrutar pruebas, ya sea de forma grupal con tres personajes o individual o incluso escalar puestos en la clasificación general. En otro orden, mencionar que incorpora una contrarreloj en la que superar nuestros mejores tiempos.

Técnicamente mencionar que Team Sonic Racing cuenta con un acabado gráfico notable. Se ha realizado un muy buen trabajo en el diseño de los circuitos, siendo todos y cada uno un completo homenaje a múltiples de las zonas y fases más laureadas de la franquicia. Los trazados se han realizado con mucha lógica, escondiendo dentro de ellos todo tipo de trampas y atajos secretos que deberemos ir descubriendo para ser los auténticos reyes de la pista. Estos se encuentran plagados de detalles en los que fijarnos que, junto a la gran sensación de velocidad, ensalzan la experiencia. Su banda sonora se encuentra llena de remixes e instrumentaciones de temas conocidos por gran parte del público al igual que la presencia de Crush 40 en la secuencia introductoria al juego. Cabe resaltar que llega totalmente doblado al castellano.

Team Sonic Racing llega cargado de muchos cambios en cuanto a su jugabilidad, pero forman un título totalmente diferente a lo que nos tenían acostumbrados grandes sagas. Sumo Digital ha sabido potenciar ese componente de trabajo en equipo al mismo tiempo que ofrece una vertiente competitiva. Una mezcla que aparentemente parece no cuadrar, pero que logra resultados sorprendentes. Si eres un fanático de Sonic y buscas una buena experiencia arcade, te lo recomendamos.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.