Últimamente estamos acostumbrados a recibir juegos y más juegos de disparos, acción o rol, pero hace bastante tiempo que no podíamos disfrutar de un buen juego a la altura de los Vandal Hearts o las aventuras de The Banner Saga. Desde Fableware Narrative Design han conseguido crear un ambiente medieval con una buena historia y un modo de juego bastante sólido, que hará las delicias de los jugadores que ansiaban volver a engancharse a un tactics tanto como un servidor.

La historia de Sword Legacy Omen es bastante clara, poniéndonos antes de los acontecimientos del Rey Arturo y su más que conocida espada Excalibur, aún sin dueño pero siendo buscada por todos los habitantes de sus alrededores. Nos situamos en un mapa muy similar al de Gran Bretaña, hecho a su medida con sus propias características llamado Broken Britannia, y es en la región de Mercia dónde comienza nuestra aventura al conocer la muerte del regente del lugar y nuestro personaje, Uther, comprueba el desolador estado del poblado devastado y cómo su familia ha sido asesinada sin ningún reparo. El comandante de los caballeros de Mercia se une a Merlín, mago que nos acompañará en nuestro viaje para conseguir Excalibur y averiguar quién masacró al pueblo de Uther en venganza.

Una vez entrados un poco en la historia principal, me gustaría hablar del combate por turnos, que, cómo ya hemos comentado anteriormente, es algo que no se ve demasiado a menudo. Cada personaje tiene encima unos números que le indicarán cuántas acciones puede realizar dependiendo de la fuerza del golpe que queramos emplear, así como realizar combinaciones tales como empujar a un enemigo para moverlo de su lugar, cosa que también podremos hacer con nuestros aliados para, por ejemplo, conseguir ejecutar un golpe extra. Además de ello debemos tener en cuenta que el entorno es algo que tiene un papel muy importante a la hora de decidir cómo afrontar un combate; un ejemplo claro es que podemos destruir algunos objetos que de vez en cuando soltarán petróleo, que impregnando parte del suelo podremos utilizar a nuestro favor si lanzamos un hechizo de fuego que incrementará el daño y nos dará un bonus de daño de área. Por supuesto, nuestro posicionamiento nos dará grandes ventajas si encontramos cobertura o nos colocamos en un terreno más alto que nuestros enemigos, algo evidente en este tipo de juegos, pero que no me gustaría olvidar de mencionar para quienes no estén tan familiarizados con el género.

El tema de los personajes es muy interesante también, ya que conforme avancemos en la historia se nos irán sumando aliados que debemos elegir cómo utilizarlos según su naturaleza dependiendo de la batalla a la que nos enfrentemos. Cada uno de los personajes tiene cuatro ranuras para equipamiento, además de un árbol de habilidades que se rellenará haciendo las misiones opcionales dentro de cada nivel (por ejemplo en Acto I III, si teletransportas con Merlín varias veces consigues una habilidad). En el momento de atacar, si tenemos la suerte de lanzar un crítico, la cámara se acercará y ralentizará el tiempo creando así un ambiente mucho más furioso y agresivo; me gustaría recalcar el tema de la muerte de nuestros compañeros, ya que algunos al perder toda su vida tienen disponible un modo furia, llegando a obstaculizar nuestro progreso a lo largo del mapa.

Además de las evidentes batallas, este juego también posee un modo exploración, en el cual podremos investigar qué sucedió en ese lugar, además de buscar tesoros mientras recorremos el lugar, siendo recompensados al final dependiendo de lo que hayamos descubierto o conseguido. Entre misión y misión los personajes entablan conversación sobre cómo están las cosas en el momento de la charla, así como darnos la oportunidad de preparar nuestro equipo y recuperar los puntos de movimiento (así es, no se regeneran solos) y todo esto cuesta dinero, así que debemos maximizar nuestras opciones según nuestra forma de jugar. La clave para progresar es ahorrar mucho y no despilfarrar lo que tanto nos ha costado ir amasando.

En el apartado visual, Sword Legacy Omen destaca por su pesimismo visible y sin tapujos, estamos en lugares desolados con gente muy necesitada que no dudaría lo más mínimo en quitarnos todas nuestras pertenencias si tuvieran la oportunidad de hacerlo. Visualmente es una delicia al más puro estilo visual novel, pero en un ambiente muchísimo más desolador, con un tratamiento de personajes de lo más interesante. La banda sonora es un punto a su favor también, pues nos acompaña a la perfección en momentos de acción y batalla así como en las zonas de exploración y de más tranquilidad.

Algunas personas manifiestan que es un poco soso que los personajes no tengan voz y puede llegar a ser un poco insulso, pero a mí personalmente eso no me molesta y supongo que será por la costumbre de que la mayoría de juegos antiguos de este tipo fueran así. Veo una pega mucho mayor que venga traducido a inglés, francés, alemán, portugués (evidentemente por su localización) y ruso, pero sin incluir textos en castellano, algo que hoy en día es bastante inusual, sobre todo si has decidido traducirlo a varios idiomas dejando fuera a uno de los idiomas más hablados en todo el mundo. No encuentro un motivo para hacerlo de esta manera y espero que en cierto tiempo podamos disfrutar de una actualización para poder elegir el español como idioma, quizás si se animan a sacarlo en otras plataformas o en formato físico, pero todo eso depende de los números que consiga hacer.

Personalmente me ha gustado mucho, bastante más de lo que me esperaba, a la altura de Vandal Hearts: Fames of Judgmento Jeanne D’arc, si bien es cierto que su dificultad es un poco elevada, sobre todo por el alto coste de las habilidades al principio, pero según vas avanzando se equilibra bastante. Es un juego de cabeza, de posicionamiento y de no arriesgar más de lo necesario, de buscar alternativas eligiendo otros personajes, ya que deberemos subir de nivel a todos por igual para evitar utilizar un personaje con 10 niveles de inferioridad en una batalla en el que su papel es crucial. Con una duración bastante decente (depende de cómo lo enfoques, pero aproximadamente unas 15 horas) y una historia emotiva e inmersiva. Sword Legacy Omen está siendo vigilado para actualizar y corregir pequeños fallos que los jugadores reportan tras algo más de un mes de su salida, algo remarcable en estos tiempos. Si reconsiderasen la inclusión del español entre sus idiomas ganaría mucho más; si no, los fans siempre están ahí para realizar esas tareas tan poco reconocidas y que ayudan a tantos y tantos jugadores que no poseen el nivel suficiente para disfrutar de un juego tan bueno como este, y eso siempre es una pena.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.