Supernormal (Movistar+)

Seis capítulos de veinticinco minutos cada uno, publicada del tirón y perfecta para ‘maratonear’ en una tarde tonta de verano o de fin de semana. Además, se trata de una comedia de enredos con escenas fluidas que, a un ritmo entre rápido y aceleradísimo, intentan presentar la vida cotidiana de Patricia Picón (interpretada por Miren Ibarguren), una mujer emprendedora, empresaria de éxito, dedicada a los negocios, que compatibiliza esta vida profesional con una familia algo excéntrica y caótica. En ella encontramos a un marido encantador pero algo despistado, Alfonso (Diego Martín) o a una entregada aunque algo ‘jeta’ secretaria (Gracia Olayo); además de otros muchos secundarios reconocibles para el público (Joaquín Reyes, María Esteve, Usun Yoon, Marta Fernández-Muro…)

Un cuadro cotidiano pero al que el tono de comedia busca elevar a esa altura de lo extraordinario que, en verdad, supone el compaginar todas estas facetas en su día a día para muchas mujeres españolas. De ahí su título, ‘Supernormal’, toda una declaración de intenciones, creada y escrita por Marta Sánchez y Olatz Arroyo, y dirigida por el veterano Emilio Martínez-Lázaro.

Confiamos en el futuro de ‘Supernormal’: El motor narrativo es sólido, el guion está bien equilibrado, y las tramas y subtramas pueden ofrecer aún mucho juego

Como también forma parte de esta declaración el haber elegido, precisamente, el ‘mockumentary’ o ‘docucomedia’ como la fórmula narrativa del proyecto. Igual que con ‘The Office’, en esta serie se rompe muy frecuentemente la cuarta pared y, de esta alternancia de puntos de vista, surge muchas veces el gag, el chiste o la hipérbole de la cual surgirá la sonrisa o la carcajada. Y, aunque el primer capítulo sí resulta demasiado encorsetado y artificioso, según avanza y se libera de estos corsés, esta técnica gana en confianza y en soltura y, con ello también, la serie crece en gracia, en autenticidad y en frescura.

Otro aspecto positivo para destacar es el equilibrio que siempre se busca entre lo personal y lo profesional. Poco de ‘Supernormal’ tendría Patricia si no se compaginasen claramente ambas facetas y la serie, efectivamente, se esfueza en que esto quede perfectamente representado. Algo que consigue con soltura y solidez. Cada capítulo recorre alguna de las facetas de estas dos vidas: el Día de la Madre con el conseguir cerrar un acuerdo; las tareas escolares, con los reconocimientos profesionales; la menopausia con la lucha encarnizada con los rivales dentro de la empresa…

Supernormal (Movistar)Una vida cotidiana donde juegan un papel importante, además, los hombres, claro. Ellos forman parte del equipo que Patricia dirige y con los que trabaja; también están en los equipos contra los que compite dentro de la banca; o poseen el dinero que ella luchará por conseguir, debiendo demostrar una competitividad seria y por encima de sus limitaciones sociológicas y a veces, incluso, físicas (el tercer capítulo es uno de mis favoritos justamente por esto). La serie busca entonces darle realismo y verosimilitud al retrato de la mujer y del hombre, sin caer en el cliché (salvo el primer capítulo, insisto…), desarrollando sus debilidades y huyendo, haciendo así, de los retratos artificiales y artificiosos. Otro mérito que sumar a la lista.

Pero ‘Supernormal” también tiene sus problemas. El principal lo forman los corsés, de los que ya hablamos antes y que lastran el comienzo de una estupenda serie que podría llegar a echar atrás a algunas personas espectadoras (no lo hagáis, merece mucho la pena). Otro problema es su excesiva ambición en cuanto a los temas que trata: queriendo ampliar tantísimo su foco a veces se pierde, con llamativos problemas -algunos, incluso, de racord- y de tono narrativo que despistan y confunden al espectador. El equilibrio de lo cómico con lo dramático o el equilibrio de los momentos dónde la cuarta pared se rompe respecto al más clásico “gran hermano” precisarían de un repensado de cara al futuro.

Y decimos esto porque, problemas aparte, confiamos en el futuro de ‘Supernormal’ (Movistar Series). El motor narrativo es sólido, el guion está bien equilibrado, las tramas y subtramas pueden ofrecer aún mucho juego y los personajes secundarios pueden tener todavía una vida mucho más rica que el simple esbozo que estos seis capítulos nos han permitido ver. Además, la serie cuenta con un elenco protagonista que hace un estupendo trabajo. Por todo ello, no podemos más que recomendarla para este verano. Los seis capítulos son poco más de dos horas que se pasan bastante bien.

Ojalá tengamos segunda temporada y en ella podamos hablar de un humor a la altura de las altas miras a las que ‘Supernormal’ parece querer dirigirse. En esta primera temporada, experimental y de probatura, nos han dejado ver destellos de lo que podría llegar a ser. Pensemos en positivo y confiemos en que serán capaces de llevarnos hasta allí.

Nota: 6/10

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Filólogo, politólogo y proyecto de psicólogo. Crítico literario. Lector empedernido. Mourinhista de la vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.