Spyro the Dragon fue sin duda alguna uno de los personajes más aclamados de la generación de la primera PlayStation. Este simpático dragón de color morado se ganó el corazón de toda una generación de jugadores en la década de los noventa junto con el marsupial Crash Bandicoot. Sus desarrolladores originales, Insomniac Games, son hoy en día uno de los estudios más aclamados del sector de los videojuegos, y sin lugar a dudas, se reafirma esa creencia en ellos tras ver su último trabajo exclusivo para Playstation 4: Marvel’s Spider-Man, un éxito en todo el mundo a nivel de crítica y ventas, que ha conseguido ser uno de los juegos más rápidos vendidos en el catálogo exclusivo de Sony.

Ahora, Activision, quien tiene los derechos de la propiedad intelectual de nuestro recordado dragón, quiere volver a repetir el éxito del anterior viaje hacia la nostalgia que ya tuvimos con el impresionante remake de la trilogía de Crash Bandicoot en N. Sane Trilogy, que recopilaba las tres primeras entregas desarrolladas originalmente por Naughty Dog, rehechas de una manera sobresaliente por Vicarius Visions.

Así que aquí tenemos, después de ser durante mucho tiempo un secreto a voces, y tras un pequeño retraso que vino acompañado de varias noticias que no sentaron muy bien respecto a la distribución del título en formato físico, por fin una copia exprimida ya al máximo de Spyro The Dragon: Reignited Trilogy.

En este viaje nuevamente a la nostalgia tenemos exactamente aquellos tres primeros maravillosos títulos que tanto gustaron de nuestro simpático amigo a muchos de nosotros cuando éramos «algo más jóvenes». Haciendo uso de la misma fórmula que vimos ya con anterioridad con Crash Bandicoot N. Sane trilogy, Toys for Bob, los encargados del desarrollo, nos traen los tres primeros juegos totalmente hechos desde cero, donde casi la totalidad del trabajo realizado ha sido en la actualización completa del apartado técnico, artístico y sonoro de los tres juegos. Por lo demás es exactamente igual a los clásicos de PSX.

El desarrollo y sus mecánicas de juego siguen siendo las mismas para los tres juegos, pero que aquí al llegarnos en forma de recopilatorio podremos ver la evolución e inclusión de elementos jugables nuevos o expandidos en un breve espacio de tiempo. Algo que nos hará apreciar cómo evolucionó en su momento esta trilogía y que Toys for Bob han sabido mantener eficazmente con todos los elementos de cada uno de los títulos de manera independiente y sin mancillar en ningún momento alguno de los juegos con la inclusión de algún elemento del otro con tal de actualizarlos. Algo que en principio puede ser un arma de doble filo, pero aquí un nostálgico seguidor como muchos otros de nuestro dragoncito, agradece enormemente a la desarrolladora.

Por lo que tenemos un plataformas de corte clásico, que se desarrolla en un pequeño mundo abierto, que lleva a través de varios portales —cinco por cada mundo— a una serie de niveles en los cuales tendremos que ir recopilando un elemento principal, junto con la recolecta de gemas a lo largo de los tres títulos. Por citar ejemplos claros, en el primer juego tendremos que rescatar a todos los dragones que están repartidos por los diversos mundos y niveles. Y en el caso de Spyro The Dragon: Riptos Rage tendremos como elemento principal la recopilación de talismanes especiales.

En el caso de su tercera entrega, Spyro The Dragon: El año del dragón tendremos la oportunidad de controlar a personajes secundarios a parte de Spyro, ofreciéndonos en varias ocasiones algunos movimientos o situaciones que aportan algo más de variedad al juego, pero con las mismas mecánicas y desarrollo que en los dos títulos anteriores.
La duración normal para todo aquel que quiera disfrutar en profundidad de los tres juegos es de aproximadamente 20 horas, si es que queremos obtener el trofeo de platino para cada uno de los juegos, ya que estamos ante unos juegos que a fecha de hoy son bastante asequibles para todos los públicos, aunque sí es verdad que hay ciertos niveles y objetivos que pueden llegar a convertirse en un reto.

Respecto al sistema de control tenemos ciertos ajustes aprovechando las capacidades técnicas actuales, obteniendo un mejor control y enfoque de la cámara, la cual podemos manejar a nuestro antojo con R3. Por otro lado se ha incluido acertadamente la opción de rodar en los tres juegos, pulsando R1 y L1 respectivamente. Para el resto de movimientos tenemos L3 para controlar a Spyro, círculo o R2 para lanzar llamaradas y con cuadrado embestiremos a cabezazo limpio a nuestros enemigos. El botón X como es tradición habitual, se queda para saltar y también planear en esta ocasión. Con el triángulo o la pulsación de R3 tendremos la posibilidad de una vista subjetiva.
El único problema que hemos apreciado respecto al control, es que en determinadas situaciones —especialmente a máxima velocidad— los giros de nuestro personaje no son muy precisos y nos dejan totalmente vendidos en un giro o curva, terminando probablemente en una caída y muerte instantánea. No pasa muy a menudo, pero en ciertos niveles, donde vamos con tiempo justo o requiere de llegar a determinados lugares específicos con la habilidad de impulso de nuestro dragón, hace que en ocasiones lleguemos a la frustración. Un buen lugar donde pudimos apreciar todo esto fue en el nivel La copa de los Árboles del primer juego.

Por lo demás, respecto a su sistema de control, jugabilidad y posibilidades que ofrecen los tres títulos y teniendo en cuenta que estos remakes están basados en juegos de la década de los noventa, tan solo podemos aseguraros que mantienen perfectamente el paso de los años dignamente, ofreciendo a todos los jugadores una buena cantidad de horas de entretenimiento.

Respecto al apartado técnico y artístico de esta trilogía, es apreciable a simple vista el buen trabajo realizado por la desarrolladora Toys For Bob, que destila cariño a la hora de elaborar esta trilogía desde cero. Y es que en todo momento y a lo largo de los tres juegos se pueden apreciar un acabado artístico sobresaliente en general, ofreciendo unos personajes detallados y con una coherente actualización a los tiempos que corren, otorgándoles de unas sobresalientes animaciones tanto para Spyro como los enemigos o personajes secundarios. Por otro lado, el trabajo realizado en los escenarios es igualmente para enmarcar, respetando al máximo a los originales, pero al mismo tiempo se toman ciertas licencias creativas con tal de darle una mayor variedad a los mismos, y lo mejor de todo es que encajan a la perfección. En definitiva, un trabajo estupendo a lo largo de las tres aventuras, que nos ofrecen un bonito y colorido acabado.

Eso sí, aunque son en contadas ocasiones, en determinados escenarios el apartado técnico cae un poco. Algo que no se pueda solventar con un parche, pero que hay que destacar, pues podremos llegar a apreciar alguna que otra caída de frames en esos momentos determinados. Por lo demás, el juego se mantiene a 1080 y a 30 fps estables en general a excepción de estos momentos que hemos mencionado. Pero eso no es excusa para un pequeño tirón de orejas a la desarrolladora, pues es incomprensible que este tipo de títulos tengan esos problemas aunque sean puntuales y menos a 30 frames por segundo.
Para terminar destacamos su notable apartado sonoro, que nos llega estupendamente doblado y traducido al castellano, con un buen nivel de voces y una amplia variedad. Por otro lado, tenemos que destacar la banda sonora, que se ha actualizado y es estupenda. O directamente podemos jugar con la original de los años noventa. Algo estupendo en ambos casos.

En definitiva, solo nos queda deciros que ya nos morimos de ganas porque se anuncie un nuevo recopilatorio con las siguientes aventuras de Spyro. Pues este Spyro The Dragon: Reignited Trilogy es un notable regreso a la nostalgia y la vuelta de uno de los personajes más queridos de los videojuegos.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.