La primera traducción al español de un texto clásico sobre la superstición de los «tempestarios», individuos capaces de desencadenar tormentas. Una obra citada a menudo por quienes defienden los contactos del hombre con visitantes de otros mundos.
Cubierta

A principios del siglo IX se hallaba aún presente en el Occidente latino el mito de la existencia de los «tempestarios», individuos capaces de desencadenar tormentas.
Navegando sobre las nubes, arribaban barcos desde la remota región de Magonia. Sus tripulantes recogían los frutos derribados por el granizo y, en pago, entregaban a los tempestarios preciosos regalos.

Olvidado durante toda la Edad Media y redescubierto en 1605, «Sobre el granizo y los truenos» será publicado el próximo treinta de mayo por Ediciones Siruela, dentro de su colección Libros del tiempo, con traducción de Juan Antonio Jiménez Sánchez.

Agobardo de Lyon, obispo de esa ciudad entre los años 816 y 840, fue una de las figuras más insignes del Imperio carolingio y del renacimiento cultural experimentado durante ese periodo. Tan religioso como racional, escribió esta obra para tratar de desmontar la creencia popular de sus feligreses, apoyándose tanto en la autoridad de las Sagradas Escrituras como en el razonamiento lógico.

Esperamos poder escribir muy pronto la reseña de este libro.

Puedes encontrar «Sobre el granizo y los truenos» aquí:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here