En esta ocasión reseñaremos Classic Konami Games. Para la mayoría de las personas, jugar en PC implica jugar a últimas novedades en una calidad impresionante. Por lo general las plataformas elegidas suelen ser las típicas: Steam, Origin, Uplay, Epic… Pero si algo caracteriza a los jugadores de PC es la nostalgia. Quizás pase desapercibido el nombre de GOG (Good Old Games), pero si hablamos de CD Projekt la cosa cambia. Esta empresa se ganó su fama gracias a editar juegos como Baldur’s Gate, Icewind Dale o Planescape: Torment, saltando en 2002 al desarrollo de juegos como CD Projekt RED STUDIO. Su debut fue el inicio de la saga The Witcher, y su próxima gran jugada fue la creación de GOG en 2008.

Más que juegos antiguos

La intención de GOG era volver a disfrutar de juegos antiguos de una manera compatible con los sistemas que tenemos actualmente. Algunos juegos son parcheados para conseguir que funcionen, y otros son emulados en sistemas de código abierto. Lo que diferencia a esta tienda de las demás es la no inclusión de DRM (gestión digital de derechos). Esto significa que no tenemos que instalar un cliente para ejecutar los juegos que compremos, así como descargar nuestros archivos para instalarlos sin necesitar internet como requisito fundamental. Con el paso de los años se ha habilitado un cliente para facilitar las actualizaciones y ordenar un poco nuestra biblioteca, GOG Galaxy, pero el método tradicional sigue estando vigente.

Otro punto que diferencia a esta plataforma de las demás es el hecho de incluir material extra, tales como la banda sonora de los videojuegos, avatares, fondos e incluso manuales. Obviamente nos encontramos con promociones y descuentos, pero además ofrecen una gran lista de juegos gratuitos para disfrutar de primera hora al hacernos una cuenta. Regularmente ofrecen juegos de manera promocional por tiempo limitado, así que nuestra biblioteca puede ir incrementando de manera considerable sin invertir mucho dinero en ella.

Algunos juegos de Konami hacen su aparición

Si bien es cierto que hace poco tiempo se ha dado a conocer el lanzamiento de Silent Hill 4: The Room, nosotros vamos un poco más atrás en el tiempo con estos Classic Konami Games. Concretamente vamos a analizar Metal Gear (MSX), Metal Gear Solid (PSX), Metal Gear Solid 2: Substance (PS2 / XBOX), y el pack Konami Collector’s Series: Castlevania & Contra. Este super pack incluye Castlevania, Castlevania 2: Simon’s Quest, Castlevania 3: Dracula’s Curse, Contra y Super C, todos de NES.

Metal Gear tiene un precio de 5.99€, ambas entregas de Metal Gear Solid se venden por 9.99€ cada una, y el pack Collector’s Series vuelve a costar 5.99€. Podéis echar un vistazo a los juegos Classic Konami Games en GOG desde aquí. Comenzamos a analizar individualmente cada entrega, pero no entraremos en mucho detalle de cada una de ellas.

Metal Gear (MSX, 1987)

Me alegra mucho que la versión que nos ofrecen sea la de MSX, pues la de NES a pesar de ser más conocida se aleja bastante del original. La gran novedad de esta versión es la compatibilidad con mando (aunque no del todo), además de una fluidez bastante buena. Si bien es cierto que no cuesta mucho emular un juego de hace más de 30 años es todo un detalle la buena jugabilidad del título. Tenemos un nuevo modo de dificultad disponible, además de un modo en pantalla completa que respeta los 4:3 para no sufrir alteraciones visuales.

A su favor tiene la compatibilidad con mando, pero es una pena que no acepte la cruceta como opción de movimiento. Es cierto que se puede jugar bien con el stick, pero no es lo más correcto ni eficaz para juegos retro. Podemos guardar en cualquier momento desde el menú, para facilitar un poco el progreso. No me extrañaría que pronto podamos comprar también su secuela, Metal Gear 2: Solid Snake.

Metal Gear Solid (PSX, 2000)

Posiblemente el juego que más nostalgia genere entre los lectores. A pesar de ser el plato fuerte de Classic Konami Games, debo daros un mazazo brutal. El juego viene con textos y voces en inglés, por lo que nos es imposible escuchar a Alfonso Vallés de Snake o Javier Amilibia como Ocelot, y es una pena porque el doblaje fue bastante aclamado por los fans. La versión de PC en su día tampoco lo tuvo, ya que los doblajes corrieron a cargo de Sony en exclusiva para PSX así que poco hay que hacer, a menos que los fans se pongan en marcha.

El juego apenas mejora gráficamente, faltan líneas de texto así como escenas específicas de PSX (por ejemplo durante la lucha contra Psycho Mantis o los efectos de vibración). Lo más reseñable es la compatibilidad con mando y la opción de guardado rápido, junto con la opción de jugar en primera persona (algo muy interesante, sinceramente). También se incluyen las 300 misiones VR que en su día fueron un juego aparte que necesitaba del original para ser jugado. Entre las malas experiencias hay varios glitches y fallos que esperamos sean parcheados, ya que pueden llegar a corromper nuestro progreso. Al fin y al cabo, que se cierre nuestro juego y perdamos parte del progreso no importa tanto como que nuestra partida quede inservible. Ojalá alguien se lance a la piscina y reediten The Twin Snakes, aunque sería difícil verlo en GOG.

Metal Gear Solid 2: Substance (PS2 / XBOX, 2003)

El otro gran aliciente para adquirir Classic Konami Games. El salto generacional supuso un nuevo universo para los jugadores, destacando la posibilidad de apuntar en primera persona y destruir objetos de una manera impensable hasta el momento. Además la historia es bastante más polémica que la entrega anterior, y gracias a la versión Substance tenemos disponibles 350 misiones VR extras y 150 misiones alternativas, además de las 5 Snake Tales, nuevos personajes y modos disponibles (ese skate es inolvidable, pero también el modo cinemática o el Boss Survival). Lamentablemente nos encontramos con una versión inicial, pero gracias a los fans y su trabajo podemos instalar parches que mejorarán nuestra experiencia. Personalmente recomiendo el trabajo de este fan, que entre muchas cosas nos permite cambiar la resolución, experimentar con los gráficos y personalizar fácilmente los controles para mandos.

En esta ocasión tenemos disponible la traducción a español, algo vital ya que en esta entrega contamos con mucho diálogo y cinemática por lo que la comprensión debe ser total. Este port no es tan interesante como la versión HD que tanto nos entusiasmó en XBOX 360 y PS3, a pesar de contar con los añadidos de Substance. Espero que más pronto que tarde decidan darnos una alegría extra trayendo Metal Gear Solid 3: Subsistence.

Konami Collector’s Series: Castlevania & Contra (2002)

Lo primero que nos choca de esta recopilación es la variedad de estilos, ya que Castlevania y Contra distan mucho entre sí, a pesar de ser ambos grandes clásicos. Al iniciar el juego nos choca un menú tan tosco y soso, y es que se trata de un lanzamiento que llegó en 2002 simplemente adaptándolo a los nuevos sistemas. No solo no incluyen ninguna novedad, sino que encima nos faltan variantes ya que por ejemplo Castlevania 3 y Contra son las versiones norteamericanas, impidiendo jugar a las japonesas.

Lo peor de la compilación no es el menú (y mira que cuesta creerlo), sino que a pesar de contar con opción de jugar con mando, si el mando que utilizamos tiene stick nos será imposible utilizar la cruceta direccional. Algo tan básico en juegos retro y que no tenga soporte me parece un insulto al jugador. Ahondando un poco después de tocar todos los botones, en ningún momento se nos dice que para desplegar un menú digno de las proporciones de la recopilación hay que pulsar F1. Yo llegué a la conclusión de una manera también retro: haciendo un barrido por todo el teclado. Lo más interesante de las opciones es el guardado rápido, sinceramente. A destacar que ambas entregas de Contra soportan multijugador de manera local.

Por qué no otras versiones

A pesar de que los juegos son alucinantes y el precio es reducido, me parece una tomadura de pelo que Konami decida agruparlos en esta recopilación tan escasa en lugar de agrupar los mismos títulos de otras reediciones. Es comprensible que por este precio no nos puedan ofrecer lo mismo que sus versiones Anniversary Collection (no disponibles en GOG), que se despachan a 19.99€ cada una, contando la de Castlevania con 8 entregas y la de Contra con 10 (entre todas las variantes). Lo que no llego a comprender es por qué no coger las cinco entregas de estas ediciones y adaptarlas a una recopilación que al menos no nos de tirones en la jugabilidad (es muy triste que unos juegos de precisión casi milimétrica sufran tirones).

Conclusión

La nostalgia no lo es todo, aunque para algunos suponga volver a pasar por caja simplemente para disfrutar de entregas que nos devuelven a tiempos antiguos. No discutimos la selección de juegos ni su precio (la verdad es que son bastante asequibles), sino la ley del mínimo esfuerzo que ha seguido a rajatabla Konami. La hazaña por parte de GOG siempre es encomiable, ya que recupera juegos que están olvidados por las desarrolladoras pero que más de uno echa en falta (por mencionar algunos ejemplos: Diablo, System Shock, Blade Runner o S.T.A.L.K.E.R.).

El problema de jugar con la nostalgia es que no todos entramos por el aro, sobre todo cuando lo que nos ofrecen es de una calidad cuestionable. No se pone en duda la calidad del videojuego, sino la infame portabilidad y el poco cuidado que una empresa tan grande como Konami debería vigilar. Es cierto que legalmente no hay muchas más opciones que esta, pero por ejemplo los Anniversary Collection ofrecen una calidad bastante superior que la que nos dan en esta Collector’s Series. Juegos retro sí, pero no a toda costa para recaudar dinero con poco esfuerzo.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.