Outriders promo
Outriders

La Tierra, nuestro querido planeta. Nos ha estado advirtiendo sobre su desaparición desde hace ya mucho tiempo, y nosotros, la humanidad, no hemos hecho caso. Ahora, nuestra única salvación es abandonarla, y centrar nuestras vistas en Enoch, un nuevo planeta habitable. Nuestro nuevo paraíso. Sólo unos pocos tendrán el privilegio de conocer esa nueva vida y los primeros de esos afortunados, serán los tipos más duros que tenemos… ¡LOS OUTRIDERS! ¿Serán capaces de preparar el terreno para la llegada de la humanidad?

Luchando en terreno desconocido

People Can Fly es el estudio responsable de este nuevo shooter en tercera persona con muchos matices de RPG. Estudio que ha participado en el desarrollo de otros juegos como Bulletstorm, Painkiller, o los conocidísimos Gears of War. Vamos, que de shooters entienden un rato.

El juego se centra en un futuro postapocalíptico en el que la humanidad se ha visto obligada a abandonar la tierra debido a lo inestable que se ha vuelto. La esperanza se centra entonces en Enoch, un planeta lejano que parece ser un lugar perfecto y próspero para vivir, pero como todo buen videojuego de tiros no podía ser tan bonito.

La humanidad designa un grupo de soldados de élite que servirán como guía en esta misión espacial, los Outriders, quienes tendrán como misión principal preparar Enoch para la llegada de los altos cargos de la humanidad, así como defenderlos de cualquier mal.

De esta manera nos ponemos en la piel de nuestro protagonista. Un Outrider encargado de hacer la primera expedición por Enoch y comprobar que el lugar es seguro para avisar a la nave principal (La Flores) de que pueden aterrizar y así, comenzar la colonización.

Enoch: un planeta con mucho que decir

Es entonces cuando la cosa se tuerce. Una enorme tormenta empieza a matar a todos los Outriders que han llegado a Enoch, aunque a nosotros nos da poderes. Obviamente tenemos que avisar de que aterrizar es peligroso, sin embargo, se ve que el jefe de la expedición tiene otros planes.

Acabamos siendo heridos durante la contienda contra este traidor y volvemos a entrar en criogénesis, pasando así otros treinta años y despertando en un futuro Enoch donde parte de La Flores aterrizó y la gente ha empezado a matarse entre sí por la supervivencia.

Aquí empezamos nuestras aventuras por Enoch. La historia del juego se presenta prometedora, y hay que decir que tiene buenos elementos que nos han sorprendido para bien. Sin embargo, conforme avanzamos, la trama acaba por pasar a un plano más bien secundario en el que nos acaba dando igual lo que hagan los personajes. De hecho, el mayor motivo de que se pierda interés en la historia es debido a lo poco que se desarrollan algunos acontecimientos que parecían claves al principio de la aventura.

Outriders review

De hecho, el grupo de héroes está formado por los clásicos clichés. Nuestro protagonista siempre será el tipo duro y capaz de todo, Jakub será el tipo gracioso que conduce nuestro medio de transporte, la niña con carácter y segura de sí misma, el colega misterioso y poderoso, el que se acuesta con extraterrestres… Sí, una gran variedad, pero son así durante toda la aventura y no cambian en ningún momento.

En resumen, Outriders tiene una historia interesante, empobrecida por sus personajes. Por suerte, muy probablemente no vayas a jugar a Outriders por su historia… 

Clases para todos los gustos

La sensación de disparar en Outriders es magnífica. Tratándose de un juego PVE (personaje contra entorno), han logrado hacer que sea muy satisfactorio derrotar enemigos mientras jugamos.

Tendremos a nuestra disposición un total de cuatro clases; Tecnomante, Piromante, Ilusionista y Destructor, cada uno de ellos provisto de una serie de habilidades y recursos únicos. Además, cada clase dispondrá de tres ramas diferentes en su árbol de habilidades con los que podrá especializarse todavía más conforme subamos nuestro nivel de personaje. Pero aquí no acaba la cosa, las armas y equipo que conseguimos a lo largo del juego nos permitirán alterar aún más nuestras habilidades, recursos y estadísticas, con lo que podremos inventarnos multitud de configuraciones para nuestros personajes.

Un punto muy a favor de Outriders es que en cualquier momento en el que no estemos combatiendo, podremos cambiar nuestro árbol de habilidades de forma totalmente gratuita. Lo que no será gratuito será cambiar las habilidades de nuestro equipo. Aunque será aconsejable hacerlo llegado el momento con la ayuda de uno de los personajes que nos acompañan.

Tendremos a nuestra disposición una enorme variedad de armas y el sistema de apuntado cambia dependiendo de cual usemos. Esto le da al juego una mejor sensación y ayuda a que nos sintamos más protegidos si contamos con un rifle decente antes que con uno cochambroso. Dispondremos de dos armas principales y una pistola con balas infinitas en caso de quedarnos sin munición.

Disparo certero

El sistema de dificultad irá aumentando conforme más juguemos. In game lo conoceremos como el nivel del mundo, y, a mayor sea éste, mejores recompensas recibiremos, aunque los enemigos tendrán más vida, más nivel y harán mucho más daño que en niveles más bajos.

Dicho nivel del mundo podremos cambiarlo en cualquier momento. Si, por ejemplo, nos atascamos en una misión, podremos bajarlo para que nos resulte más sencilla. Aunque es recomendable que no lo hagáis hasta haber mejorado el equipo y comprobado vuestras habilidades. Quizá aquella misión que con una configuración de personaje nos cuesta mucho, resulte más sencilla con otra configuración.

Los enemigos salen a centenares por encuentro y no nos darán ni un sólo respiro. Esto, sumado a que cuentan con una buena inteligencia artificial, hace que el juego pueda resultar en muchas ocasiones un verdadero reto. Sobre todo si estamos jugando solos. El modo multijugador será para tres jugadores como mucho, y simplifica en gran medida la dificultad de este. Sobre todo si contamos con la trinidad de los videojuegos (Healer, Tank y DPS), aunque no será una configuración estrictamente necesaria.

Se podría decir que la jugabilidad es el mejor punto de Outriders. Será difícil que nos aburramos cuando estamos en medio de una misión, disparando contra los insurgentes o aniquilando a la fauna local de Enoch. Pero no todo en la jugabilidad podía ser bonito. Outriders tiene un gran problema o un gran bug según se mire. El sistema de guiado del juego no funciona bien. Cuando intentas ir a una ubicación, en muchas ocasiones no te marca la que debe y acabas moviéndote hasta la otra punta del mapa sin quererlo o perdido por los bosques de este planeta. Posiblemente sea algo que se parchee tarde o temprano, pero es un problema que se hace notar muchísimo a lo largo de la aventura. En el endgame, por suerte, estaremos en un campamento constantemente y no necesitaremos de movernos a diferentes ubicaciones si ya hemos completado todas las secundarias.

El endgame es sin duda lo mejor que tiene este shooter. Es ese punto en el que podemos ajustar a nuestro personaje de la mejor manera en que queramos y nos dedicaremos a buscar las mejores equipaciones para ser auténticos dioses sobre Enoch.

Dispondremos de un pequeño campamento donde tendremos tienda, editores, viajes y las misiones finales. Diferentes zonas donde han aterrizado unos módulos de La Flores que tendremos que recuperar para ayudar a prosperar a la humanidad en este nuevo mundo. Estas misiones irán subiendo su propio nivel a cuantas más hagamos y de acuerdo a este nivel las recompensas serán mejores. Sin duda, el paraíso de todo gamer al que le guste subir de nivel y evolucionar a sus personajes.

Sólo falta ver si Outriders acabará siendo un juego único o irá recibiendo actualizaciones y eventos para que geste y mueva una comunidad propia como es debido.

Un mundo repleto de detalles

El arte de Outriders es tremendamente natural y hermoso. Es una de las cosas más destacables que tiene en ese deseo de exploración que aporta al jugador, aún sin ser un juego de exploración. No se trata de un juego de mundo abierto, de hecho, los escenarios son pasilleros y a veces un tanto laberínticos. Sin embargo, la sensación de estar en una jungla, en un desierto, en una cima nevada se siente como si pudieras saltar en cualquier momento por los escenarios y perderte por ellos.

Una experiencia que posiblemente recordarán todos los que jueguen a este título por primera vez será la de nuestra primera toma de contacto con Enoch. En la que debemos ir a buscar unas balizas por el mapa y podremos ir explorando el lugar a modo de tutorial. El recuerdo de esos paisajes se queda grabado y, cuando de repente pasan 30 años, resulta chocante ver lo que ha provocado el ser humano en esa pequeña chispa de tiempo, volvemos de nuevo a la crítica social. En ese tiempo, la jungla que había antes, ahora prácticamente ha desaparecido, y ha sido sustituida por casas y edificios que ahora se queman por la guerra iniciada. Tendrá que pasar algo de tiempo en la aventura hasta que volvamos a adentrarnos de nuevo por los hermosos paisajes de Enoch.

La cantidad de enemigos es variada, pero se trata de algo visual. Los adversarios acaban siendo sota, caballo y rey. Unos que cargan, otros que te disparan a distancia, los que aguantan. No encontramos una verdadera estrategia para enfrentarnos a ellos salvo el mantener la distancia y la cobertura o ir a saco a por ellos.

Los que sí requerirán de algo más de manos y cabeza serán los bosses. Enemigos muchísimo más duros que irán atacándonos con áreas y ataques únicos que deberemos de esquivar si no queremos acabar convertidos en puré. Estos combates además son tremendamente entretenidos y dinámicos. Aunque es gracioso ver que siempre tendremos un baúl de munición cerca preparado para el encuentro.

La fluidez de los videos y las animaciones empeora un poco este punto. Muchas veces parecen artificiales y más bien mal animadas. Los personajes que controlamos parecen muñecos de trapo mientras que los enemigos se mueven de forma errática y antinatural. Como si se guiasen más por lo que les indica la IA que por lo que haría un animal o una persona normal.

Notas desafinadas

La banda sonora es sin duda uno de los peores apartados del juego. Pasa desapercibida y, cuando no lo hace, es para atiborrarnos de golpes de tambor y frenetismo sin sentido. El juego no tiene ni una sola canción tranquila, lo cual es un claro ejemplo de lo que nos quiere vender People Can Fly. Un juego para meter tiros a enemigos y monstruos, sin parar ni a pensar en este planeta tan hermoso en el que nos encontramos. No descansamos ni en los momentos más íntimos que los personajes puedan tener durante la historia. Un tema para la naturaleza, los fondos y para esos momentos de tranquilidad por el bosque hubiese estado estupendo.

En este aspecto, la sorpresa llega al comprobar que el juego está completamente doblado al castellano. Salvo por una escena olvidada. El doblaje es magnífico y los actores de doblaje se han esforzado tanto como los diseñadores gráficos en hacer que sintamos que son ellos los que hablan.

Conclusiones del análisis de Outriders

En conclusión, Outriders puede ser considerado como el hermano pequeño del aclamado Destiny, y se nota que ha seguido sus pasos. El endgame del juego es lo que todos los fans de los shooter-RPG desean. El problema es que a día de hoy es pronto para decir si este juego cumplirá o no con las expectativas de la pequeña comunidad que tiene y que va creciendo día tras día.

Si se le dedica un mínimo de cariño a este endgame con nuevas actualizaciones, será fácil pasar por alto todos esos pequeños detalles negativos que tiene Outriders. En caso contrario, no pasará de ser otro juego del estilo, uno más entre todos los que ya existen.

Por ahora mantenemos la esperanza de que lleguen nuevas actualizaciones y parches. Quizá podamos confiar en que People Can Fly continúe luchando por su juego y que consiga hacerle un sitio entre otros grandes shooter del estilo.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.