«Nona La Novena» es la tercera entrega de la serie La tumba sellada escrita por Tamsyn Muir y editada en castellano por Nova, después de «Gideon La Novena» y «Harrow La Novena». Una inicio de reseña estándar, como podéis ver, pero creo que la ubicación es esencial.
«Nona La Novena» es una caótica tercera y ¿penúltima? entrega, una novela en la que su autora crea un mundo, personajes y situaciones nuevas y extrañas.
Y quizás, solo quizás, no era lo que esperaba.

Argumento

 

Su ciudad está bajo asedio.
Han vuelto los zombis.
Pero Nona solo quiere una fiesta de cumpleaños.

Nona es como los demás en muchos sentidos. Vive con su familia trabaja en la escuela local y le encanta pasear por la playa y conocer perros nuevos. Pero en realidad Nona no es como los demás. Hace seis meses despertó en el cuerpo de una desconocida y teme verse obligada a devolverlo.

La ciudad se cae a pedazos. Una esfera azul y monstruosa flota en el horizonte, lista para destruir el planeta. Los efectivos de Sangre del Edén han rodeado las últimas instalaciones del Séquito y esperan a que el Emperador Imperecedero venga a buscar a los suyos. Los líderes del grupo terrorista quieren convertir a Nona en el arma que los salve de las Nueve Casas. Nona preferiría llevar una vida normal con la gente a la que quiere, con Pyrrha y Camilla y Palamedes, pero es consciente de que nada dura para siempre.

Y, todas las noches, Nona sueña con una mujer con una calavera pintada en el rostro…

Expectativas y calaveras

Ya en las últimas páginas de «Harrow La Novena» se nos presentaba a Nona y su mundo en guerra lleno de zombis. Nona toma ahora el control absoluto de la narración y la historia, en una novela larga (más de 500 páginas).
¿Qué supone eso?
Bueno, pues otro cambio total en la serie de Tamsyn Muir. Nona vive en un mundo como nuestra Tierra, pero asolado por guerras, facciones y miedo a los zombis. Nona tiene aspecto adulto pero mente infantil… más bien inmadura y ostenta, con satisfacción, el cargo de cuidadora en una especie de colegio infantil, rodeado por un grupo de peligrosos pequeñajos. También se ocupa de pasear al perro y de ayudar en las tareas del hogar que comparte con otros personajes que no os voy a decir por los, oh no, spoilers.

En realidad todo es un enorme spoiler en «Nona La Novena». Hay que hablar de su argumento, observar su portada y ya. Pero es una novela compleja y un punto muy complejo en la serie de La Tumba Sellada.
Me explico.
«Gideon La Novena» es, hasta cierto punto, una novela convencional. Presentación, nudo y desenlace. Lo de ser un murder mistery en una abadía espacial llena de espadachines, nigromantes, cachondeo y personajes de distintas identidades queda aparte. Su final nos llevaba a otro punto y, justo ahí, llegó «Harrow La Novena».
El título ya lo decía: la segunda entrega iba a ser protagonizada por Harrow, la nigromante. Y luego, leímos la novela.
«Harrow La Novena» es una novela confusa, llena de pasos atrás, mentes fragmentadas, fragmentos (en principio) inconexos y un punto, cerca del tercio final, donde todo parecía tomar sentido y nos llevaba a otro punto de una historia más grande.
Tamsyn Muir se la jugó con una construcción compleja, algo tramposa, pero eficaz.
Y al final, justo al final de «Harrow La Novena», llegó Nona.

«Nona La Novena» es un nuevo salto mortal de Tamsyn Muir. Olvidaos de parte de lo anterior; Nona juega con un reglamento nuevo. Quizás sea parecido a lo que ocurre con «Harrow La Novena»: Muir nos lanza a un mundo nuevo, con Nona ocupada en sobrevivir, organizar su cumpleaños y tratar de ordenar sus ideas, junto con algunos personajes de la serie pero sin ser los mismos. Un extraño juego de identidad, menos confuso que «Harrow La Novena», más lineal y ceñido a una historia pero siguiendo las mismas bases que la novela anterior. Casi 400 páginas de Nona y su realidad, con un pequeño empujón final, lleno de lore, que apuntala algunas ideas antes la siguiente y última entrega.

«Nona La Novena» repite parte del juego de «Harrow La Novena» y eso puede hacer que muchas mentes lectoras no entren otra vez dentro de una historia confusa que parece no conducir a ningún punto en concreto dentro de una narración mayor.

¿Es lo que esperaba?
Pues no lo tengo claro, la verdad.
Tamsyn Muir repite, en parte, lo que hizo en «Harrow La Novena» pero aquí ya no funciona igual. Esa primera parte se vuelve algo pesada y repetitiva, vuelves a estar en una historia en la que no sabes muy bien cuáles son tus puntos de anclaje dentro de la saga completa. En «Harrow…» estaba igual de perdido pero ansiaba buscar ese punto en el que todo encajaba. «Nona La Novena» repite parte de ese esquema, aunque no me encontré tan perdido, solo estaba absorbido por Nona y su mundo. Mi atención ya no estaba en su mejor momento cuando las piezas parecían encajar y rompes ese velo.
Y es una pena porque Nona, como personaje, y su mundo, me parecen inmejorables. Entrañable, con su misterio y sus secretos, abierta, capaz de ver otras realidades dentro de su mundo…, Nona es un gran personaje pero no en éste punto.
Creo recordar que La Tumba Sellada iba a ser una trilogía, hasta que surgió Nona. Gideon, Harrow y Alecto, pero Nona surgió de la mente de Muir y los planes cambiaron.
Puede ser que eso se note, no lo se.

La narración de Tamsyn Muir es casi tan buena como en los títulos anteriores: hábil, juguetona, capaz de esconder trucos y capas de contenido con una facilidad asombrosa.
La misma habilidad que tiene para crear personajes.
Incluso establece un nuevo nivel con los capítulos narrados por John, que suponen un giro argumental importante y la verdadera clave del libro.
Y mención especial para la traducción de David Tejera Expósito. Traducir a Muir, sus giros, juegos y rimas debe de ser una tarea titánica. Mi enhorabuena.

En definitiva

No puedo decir que «Nona La Novena» me haya convencido y eso me fastidia. No es una cuestión de querer terminar rápido la historia de La tumba sellada pero siento este capítulo como un relleno y que, quizás, junto con parte de «Harrow La Novena» podría haberse construido de otra manera.
Y lo peor de todo: no lo puedo aseverar hasta haber leído la última entrega, aún sin publicar. Hasta que no llegue Alecto no puedo decir si Nona y su mundo o Harrow y su mente sean piezas clave dentro de la visión general de La Tumba Sellada o Muir haya estado dando alguna vuelta de más.

«Nona La Novena» repite parte del juego de «Harrow La Novena» y eso puede hacer que muchas mentes lectoras no entren otra vez dentro de una historia confusa que parece no conducir a ningún punto en concreto dentro de una narración mayor. No es una novela mal escrita, ni mucho menos, pero no todo el mundo va a entrar a jugar dentro de esa repetición de un truco anterior. Personalmente, me costó un montón.
Mantengo la esperanza de que la última entrega nos ubique por completo.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Criatura de la noche. Redactor en Fantasymundo.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.