En esta ocasión nuestra protagonista es Aluche, una guerrera de La Orden de la Curia. Este grupo religioso tiene como objetivo derrotar a los demonios o «fiends» que reinan a sus anchas por Erulum, la ciudad donde transcurre el juego. Su objetivo final es derrotar a la Reina Luna, que quiere sumir el mundo entero en una noche eterna donde los demonios sean los amos. Para impedirlo, es necesario el sacrificio de la «Esposa del tiempo», una sacerdotisa cuya sangre derrotará a todos los demonios mediante un ritual. La pega es que esta Sacerdotisa es Liliana, la mejor amiga de la infancia de Aluche, por lo que la situación no es muy alentadora para ambas. Además, pronto entrará en escena Ruenheind, otra vieja amiga de las dos, ahora miembro de la Orden de la Luz, que quiere impedir el sacrificio de Liliana. La tensión caldea el ambiente entre este triángulo de personajes, y cuando menos lo esperamos, entra en escena la temible Reina Luna y mata irremediablemente a nuestra protagonista.

Pero tranquilos, que gracias a la doctora Camilla, Aluche sobrevive, reconvertida en medio demonio y dispuesta a encontrar a la ahora desaparecida Liliana. Todo esto os sonará bastante si habéis jugado a la primera entrega, ya que en la aventura de Arnice ocurría exactamente lo mismo. Al menos en esta ocasión iremos encontrando personajes durante la aventura que ayudarán a avanzar una trama digna de anime que resulta entretenida, pero que no no se acerca a ser considerada como buena.

Si hay algo que destaca en Nights of Azure 2 es el abuso con el fanservice. Como dato curioso, a lo largo de todo el juego no veremos un solo hombre en la historia, lo cual podría ser interesante e incluso innovador, pero cuando te encuentras con que en el Hotel Eternia, lugar que hace de campamento base en el juego, hay una piscina donde podemos ver a las protagonistas en minúsculos bañadores, la idea de una posible historia sobre mujeres luchadoras se desvanece en milisegundos. También veremos algo de yuri a lo largo de la historia, lo que viene siendo el concepto de amor entre mujeres al estilo manganime, el cual se aleja bastante de la realidad y es, al fin y al cabo, más fanservice para el juego. Como veis, características dirigidas a un público muy especifico que si no son de vuestro gusto lo más probable es que no los disfrutéis.

Al igual que en la primera parte, para avanzar en la trama y conseguir encontrar a Liliana tendremos que salir de cacería en busca de pistas. Estas salidas tendrán límite de tiempo debido a las condiciones medio-demonio de Aluche, por lo que si el tiempo llega a cero volveremos automáticamente al Hotel Eternia, el que es como ya comentaba nuestro cuartel general. A grandes rasgos, las cacerías consisten en avanzar por diferentes zonas de los laberínticos mapas con el fin de llegar a cierto punto, donde presenciaremos un evento. Tendremos que limpiar la zona de fiends para poder avanzar, grandes cantidades de enemigos que aunque en general no son muy fieros, pueden dañarnos con estados alterados como veneno, parálisis o aturdimiento.
Incluso cada cierto tiempo nos toparemos con jefes, que pueden ser desde grandes monstruos a demonios rivales de la Orden de Aluche, con los que tendremos que luchar teniendo cuidado con sus poderosos ataques. No es que hagan gala de complicados patrones de ataque, simplemente nos limitaremos a golpear y esquivar de vez en cuando, y si llevamos buen nivel será pan comido. En general el juego no es muy exigente, si llevamos un nivel adecuado es prácticamente un machacabotones facilón.

Después de cada misión volveremos al Hotel Eternia donde deberemos dormir para que podamos salir otra vez de cacería. Al dormir pasará un día, haciendo que la luna vaya poco a poco cambiando a Luna Nueva. Si esto llegara a ocurrir, La Reina Luna se hará con el control de la noche y será automáticamente Game Over, algo así como la precipitación de la luna en Majora’s Mask. Para evitarlo, simplemente debemos avanzar la trama para que la luna se «reinicie» y tengamos más tiempo disponible.
El problema de este sistema es que no nos dice los días exactos para que llegue la luna nueva, mostrando tan solo visualmente como la luna decrece cada noche.

Por supuesto, podremos aceptar misiones secundarias, que casi siempre consistirán en eliminar cierto número de enemigos en concreto, o recolectar un número de ítems. Estas misiones las podremos completar cuando queramos, ya que se nos permite salir de cacería a cualquier zona libremente. Pero hay que tener en cuenta que cada vez que salgamos pasará un día, y con ello nos acercaremos a la luna nueva, por lo que habrá que hacerlo con cautela para que no nos topemos con el Game Over.

Vuelven los Servants, esas pequeñas criaturas que nos ayudarán a combatir de diferentes formas. En esta ocasión, además de realizar un ataque del elemento al que pertenezcan ーfuego, hielo, electricidad…ー algunos Servants nos servirán para acceder a zonas bloqueadas del escenario, al estilo MO de Pokémon. Por ejemplo, una zona bloqueada por enredaderas no será rival para un servant de fuego, mientras que una zona alta sería inaccesible sin un servant volador, que permite a Aluche elevarse para alcanzarlo. El problema de esto es que solo podemos equiparnos con dos servants a la vez, por lo que es bastante habitual toparnos con un bloqueo cuyo servant necesario no llevemos equipado, lo cual nos obliga a volver al Hotel para cambiarlo, dejar pasar un día, y volver a por ello, o lo que es lo mismo, malgastar un precioso día.

Otros servants, en cambio, se convertirán en diferentes tipos de armas, como lanzas, espadas grandes, o escudos, con lo cual no solo haremos más daño, sino que así ganamos variedad en el sistema de combate y lo aleja un poco de la monótona espada de Aluche, aunque consumirá maná constantemente. Las posibilidades de combate de Aluche son las habituales: dos botones de ataque, fuerte y débil, así como un botón de salto, otro de esquiva y otro de defensa. No podían faltar los espectaculares ataques especiales, que en esta ocasión se realizan junto con las Lilys.

Lilys, o lo que es lo mismo, aliadas de Aluche, como Camilla o Ruenheind, que podremos llevar en las misiones para que nos apoyen en los combates o nos den ciertos beneficios, como un aumento temporal de defensa o de ataques críticos. Y junto a ellas podremos realizar las habilidades especiales, como el Double Chase o Burst, potentes ataques de área en pareja que limpiarán la pantalla de enemigos en segundos.
Además, cuanto más utilicemos una Lily, más aumentará la afinidad entre ella y Aluche, permitiéndonos causar más daño y desbloquear misiones secundarias relacionadas con la Lily en cuestión.

En el hotel podremos, además de hablar con diferentes personajes secundarios, comprar y vender equipamiento, guardar la partida, mejorar a Aluche y sus Servants y por supuesto, visitar la piscina comentada anteriormente. Está metida con calzador, y en ella no podremos nadar ni nada por el estilo, tan solo servirá para ver ciertos eventos de las chicas en bañador y cambiarlas de atuendo, el cual lucirán también en los combates. Y por si os lo preguntáis, sí, podemos salir de cacería en bikini. ¡Un hurra por el fanservice!

Aluche adquirirá experiencia con cada cacería, y los puntos que adquiramos los podremos canjear para subir nivel por un lado, y para adquirir nuevas habilidades por otro: estas habilidades quedan repartidas en tres árboles, cada uno dedicado a un cometido. Una rama para mejorar el daño con cada tipo de arma, otra para mejorar atributos de Aluche, como más ataque o defensas contra efectos alterados. La tercera rama nos servirá para obtener diferentes ventajas, como ganar más dinero por misión o aumentar el tiempo límite de las cacerías.

En lo visual Nights of Azure 2 destaca sobre todo por su trabajo en el diseño y arte, tanto en escenarios como personajes. No podemos decir lo mismo del apartado técnico, ya que aunque se nota el empeño de hacer buenos modelados de las chicas, los escenarios son en general bastante pobres, y los enemigos genéricos tampoco ayudan a mejorarlo. Las animaciones por su parte tampoco cumplen, siendo bastante toscas, algo habitual por desgracia en juegos de este calibre. Está claro que no es un triple A, pero es que la evolución de su primera entrega a esta es nula técnicamente. Además, en la versión de Nintendo Switch, la que hemos disfrutado, cuenta con una tasa de frames irregular, sobre todo en modo portátil, con bajones constantes que afectan a la calidad final del título.

En su apartado sonoro tenemos una banda sonora de rock para los combates y temas orquestales protagonizados por violines y piano para los momentos más tranquilos. Por otro lado, las voces nos llegan en japonés y los textos en inglés, lo que viene siendo la norma para estos juegos. Por último, los efectos sonoros cumplen su cometido, funcionan bien pero una vez más, no brillan por su calidad.

Nights of Azure 2 tiene buenas ideas, pero la gran cantidad de fanservice junto a un sistema de combate aún algo tosco hacen que el juego sea bastante anecdótico. Quizá a la tercera vaya la vencida.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.