Hace unos días se publicaba en la plataforma de Steam el último juego de la desarrolladora Pathea Games y la editora Team 17 Digital, My Time At Portia. A pesar de que aún está en acceso anticipado, se ha convertido en el juego de simulación y rol del momento. ¿Quieres saber por qué si aún no es la versión final? Pues quédate conmigo en este avance para descubrir la sensación del momento que cada día consigue más adictos, ya que tendremos que desarrollar nuestro instinto de supervivencia en un entorno que no es lo que parece. Y que puede resultar una tierra postapocalíptica en la que tendremos que defendernos cómo podamos.

El juego comienza con la creación de nuestro personaje, para el cual disponemos de una gran cantidad de herramientas de edición para diseñarlo exactamente cómo queramos. Ya que no solo podemos decidir entre unos elementos prediseñados, sino que disponemos de accesorios para hacer más grande o pequeña la nariz, los ojos, la frente, cabeza, etc. Además de poder elegir hasta dos colores distintos para nuestro pelo, piel y ojos gracias a una paleta completa de colores. Es decir, olvidaros de esos juegos que nos dan a elegir entre un número finito de opciones, en My Time at Portia el límite está en nuestra cabeza para todo.

Una vez diseñado nuestro personaje, elegido el nombre y marcar si queremos que hable o no durante las conversaciones con el resto de habitantes de Portia, llega el momento de introducirnos en la historia,que en un principio es sencilla, pero iremos comprobando conforme avancen los días en el taller que las cosas pueden complicarse de formas que ni esperamos. Nuestra aventura empieza recibiendo la carta de nuestro padre en la que nos informa de que si tenemos ese papel en nuestras manos, es que él está muerto y que nos ha dejado en herencia un viejo taller en una ciudad perdida de la mano de Dios. Así como que su última voluntad es que le devolvamos el esplendor que tuvo antaño y que con el tiempo ha perdido. Por lo que nos montaremos en un barco rumbo hacia Portia para empezar una nueva vida y cumplir con el último deseo de nuestro querido padre. Una vez que llegamos a tierra nos recibirá el jefe de los mercaderes para enseñarnos donde está el taller y explicarnos en los primeros días siguientes cómo funcionan las cosas.

Lo primero que tenemos que tener claro es que el juego se divide en cuatro estaciones, cada una de 30 días con sus 24 horas de reloj, en las que tendremos que desarrollar nuestra vida teniendo presente que debemos irnos a la cama a una hora prudente si queremos estar descansados al día siguiente. Este estilo de juego me recuerda bastante al del mítico Harvest Moon, ya que intenta simular la vida humana sin llegar a extenderse el tiempo tanto como en el Animal Croosing. A partir de que tengamos en cuenta el paso del tiempo ya podemos empezar a realizar misiones, conocer gente, decorar nuestra casa y aumentar la fama de nuestro humilde taller.

Las misiones que podemos hacer se dividen entre las principales de la historia y las secundarias. Normalmente solo tendremos una activa de la trama principal y varias de las secundarias. Estas últimas serán de lo más interesantes para los jugadores que les guste pasar horas y horas perdidos descubriendo mundo, habilidades especiales y personajes antes de que aparezcan en la historia principal para ir cogiendo experiencia cuanto antes y subir de nivel para desbloquear nuevos objetos y características de nuestro personaje. Podemos obtener este tipo de misiones de diferentes formas: desde el tablón de trabajo de mercaderes, del cual solo podremos tener una activa en el momento, peticiones que nos manden los vecinos a nuestro buzón, las que descubramos de forma repentina, ya sea hablando con los pueblerinos o se nos desbloquee en una zona especial.

Hasta aquí todo parece un juego de simulación típico y sencillo del que muchos se cansarán pasado el primer año en Portia, ¿verdad? Pues no es así, ya que llevar nuestro taller y conseguir ser el mejor mercader pasará a un segundo plano cuando descubramos el resto de posibilidades que nos ofrece este título: como construir nuestra granja y tener nuestros animalitos, decorar nuestra casa, lo que nos llevará mucho tiempo y dedicación, investigar cuevas para conseguir materiales u objetos preciosos y poder luchar no solo contra otros personajes, sino poder hacerlo también contra monstruos tanto en las cuevas ya mencionadas como los que vengan a atacar nuestra granja y taller. Además, el entablar relaciones con el resto de habitantes del pueblo podrá permitirnos enamorarnos y hasta casarnos llegado un punto de la relación.

Para movernos por el mundo, tendremos a disposición un mapa que nos marcará los lugares que tenemos que visitar para completar la historia. Esta opción se puede quitar para aquellos que quieran sumar un punto de dificultad a sus aventuras. Además, tendremos una mochila algo limitada al principio, en la que podremos desbloquear huecos gracias al dinero que ganemos en las misiones realizadas, para llevar nuestros objetos esenciales a nuestras aventuras, así como recoger los materiales que necesitemos para avanzar en nuestro taller.

El sistema de control del juego se puede realizar con el teclado y ratón o con el mando para el ordenador. Para mí el mejor control se realiza con el mando, ya que es más rápido cuando te acostumbras. Algo que puede llevarnos varios días en Portia, ya que a pesar de que muchos controles nos los indican, hay otros que tendremos que averiguar por nosotros mismos y que frenarán nuestras ganas de echar a andar enseguida y descubrir todo lo que nos puede ofrecer este fascinante universo.

El juego se nos presenta en un universo en 3D con un diseño infantil, de colores vivos hasta en las cuevas más tenebrosas y con un universo detallado al máximo para dar el mayor toque realista a nuestra aventura animada. Pero tanto detallismo va a provocar que muchos ordenadores no sean capaces de moverlo a una definición alta, ya que para ser sinceros, el juego pide demasiado para el diseño gráfico y animación que ofrece.

Al ser una versión anticipada, el juego lo encontramos únicamente en dos idiomas: inglés y chino, con una banda sonora y sonidos ambientes que dejan mucho que desear y que pueden resultar cansinos.

En definitiva, y a excepción de algunos aspectos a mejorar y bugs que podemos encontrar conforme avancemos en la historia, los cuales son normales en una versión anticipada, se puede decir que My Time At Portia se va a convertir en el juego de simulación y rol del momento; todo amante de este tipo de aventuras debería probar y dejarse atrapar por las mil posibilidades que ofrece.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.