Solo con ver unos segundos de gameplay de My Friend Pedro sabes de que va la cosa. Tiros, muchos tiros, espectacularidad, y un toquecito de absurdo, unidos en lo que parece una mezcla entre Deadpool y Hotline Miami. La gente de Deadtoast Enterteinment con el apoyo de los buenos de Devolver Digital nos presentan este espectacular indie, que promete darnos unas buenas sesiones de tiros y explosiones divertidas y desafiantes. 

La premisa del juego es simple: Controlaremos al típico personaje amnésico pero con superhabilidades que se despierta sin saber nada de lo que está pasando. Por suerte tenemos a nuestro amigo Pedro, un plátano parlante que nos dice que tenemos que acabar con la peor calaña de la ciudad. Y así, en un abrir y cerrar de ojos, estaremos haciendo mortales en el aire a cámara lenta disparando a maleantes con una pistola a cada mano. Sí, hay una historia que nos va guiando durante la aventura, que irá desvelándose con cada nivel que superamos, pero el juego es tan arcade que nos olvidaremos un poco de ello para centrarnos en lo que importa: Acabar con los enemigos de la forma más espectacular posible.

A tiro limpio

La acción del juego transcurre en 2D, con un joystick nos movemos y con el otro apuntamos. Podremos saltar, rebotar por las paredes, engancharnos a cuerdas y tirolinas… Y al mismo tiempo, no pararemos de disparar, ya sea con una o dos armas. Podemos fijar un objetivo para que al disparar a un enemigo, aunque nos movamos, nuestro amnésico protagonista siga apuntando correctamente. Por otra parte, si contamos con un arma en cada mano, podremos disparar a dos objetivos a la vez si primero fijamos un enemigo con una mano y disparamos a otro objetivo con la otra. Parece que sea complicado, pero en cuanto superamos un par de niveles nos acostumbramos bastante rápido. Además, la posibilidad de ralentizar el tiempo, o usar el famoso tiempo bala, hace que las cosas sean mucho más sencillas, ya que tendremos mucho tiempo para pensar en qué enemigo acabar primero, o en apuntar a varios a la vez. Por su puesto la energía que nos permite ralentizar el tiempo no es infinita, pero se recarga simplemente acabando con enemigos, de manera que si jugamos con un poco de cabeza nunca nos faltará.

Conforme avanzamos las fases, Pedro nos va enseñando truquitos nuevos. Por ejemplo, en un nivel nuestro frutífero amigo nos enseña a que podemos lanzar ciertos objetos de una patada a los enemigos para dejarlos K.O. sin usar balas, en otro nivel nos sugiere usar latas de gasolina para acabar con los enemigos de forma más eficiente… E incluso más adelante podremos montar en un skate e ir pegando tiros al mismo tiempo que nos hacemos unos trucos con la tabla, o usar una sartén para hacer que reboten las balas. Como veis, My Friend Pedro es tan espectacular como alocado, y gracias a ello podremos crear escenas de acción muy creativas. Que por cierto, las podremos compartir fácilmente en las redes gracias a la función con la que cuenta el juego de subir pequeños replays de la última fase jugada.

Además de ir disparando por ahí a lo loco a enemigos, también tendremos que superar a veces pequeños puzles para abrir puertas, como activar interruptores en un orden correcto o mover pesos agarrandonos a cuerdas. No es que suponga un desafío pero hace que el juego sea algo más variado. También hay que comentar las fases en moto, en las que en vez de avanzar por un escenario en 2D controlaremos una moto en scroll lateral, y deberemos acabar con los enemigos que nos persigan.

La aventura, de unas cuatro horas, puede parecer corta, pero eso es porque aún no hemos hablado de un factor muy importante en My Friend Pedro: La puntuación. Al terminar cada fase se nos puntuará teniendo en cuenta varios factores. El número de muertes, la espectacularidad, lo largo que haya sido nuestro combo… Es fácil terminar el nivel sin más, pero hacerlo con la mejor puntuación, realizando un combo completo durante todo el nivel… Eso es otro cantar. De esta manera, el juego nos invita a rejugarlo para conseguir las mejores puntuaciones. No estamos obligado a hacerlo, pero es un buen motivo si queremos alargar la duración del juego y si nos hemos quedado con ganas de más, algo bastante probable debido a lo divertido que resulta.

Oro parece, plata no es

En lo técnico, My Friend Pedro cumple bien, destacando sobretodo la espectacularidad que consigue en pantalla, con el uso de la cámara lenta y las balas, explosiones, etc… Si nos paramos a mirar sus escenarios, suburbios y almacenes clandestinos, son bastante sencillos, y a veces incluso monótonos. Algo que también recae en los enemigos, que no sorprenden en ningún momento. Podemos resumirlo en que tanto su diseño como su rendimiento funcionan bien, pero sin despuntar en ningún momento. 

Con la banda sonora pasa un poco igual: Cumple la función de servir como música ambiente para esta aventura llena de tiros y explosiones de forma correcta, pero sus temas electrónicos no serán recordados. Los textos nos llegan en castellano, muy bien en este aspecto.

Conclusiones

My Friend Pedro es lo más parecido a sentirse Deadpool en un videojuego arcade. Entras en la zona, acabas con los malos mediante un baile de tiroteos y explosiones, y te piras con una mueca de chulería y un paisaje de destrucción a tus espaldas. Su curva de difcultad suave hace que te adaptes a él poco a poco, y si tras completarlo tenemos ganas de más, tenemos el verdadero desafío, que es sacar la puntuación más alta obteniendo los mejores combos y las situaciones más alocadas. Sin duda un indie que los amantes de la acción desenfrenada van a disfrutar como enanos.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.