La concesión a Fred Vargas del Premio Princesa de Asturias de las Letras y el hecho de que Ediciones Siruela haya reeditado toda su obra en cartoné, en una edición conmemorativa, son buenos motivos para recordar algunas de sus novelas más inclasificables: las que conforman la trilogía de Los tres evangelistas.

 

Los muchos seguidores de la escritora francesa Fred Vargas es esta una autora que levanta pasiones, a veces enfrentadas nos llevamos una grata sorpresa al leer su última novela, protagonizada por el célebre comisario Adamsberg.
En las páginas de la bien acogida «Cuando sale la reclusa» publicada recientemente, al igual que el resto de su obra, por Ediciones Siruelaaparece una estrella invitada: el prehistoriador Mathias Delamarre, quien ayuda al comisario a llevar a cabo con precisión arqueológica una excavación en busca de pistas.

Su aparición funciona como crossover entre la larga serie de novelas protagonizada por Adamsberg y la trilogía «Los tres evangelistas». Para deleite de los seguidores de ambas, se produce una inmediata conexión sentimental entre Mathias y otro de los personajes más queridos por los lectores: la rocosa teniente Retancourt, mano derecha de Adamsberg.

Y es que, aunque el inefable comisario sea el personaje más popular de los salidos de la pluma de la autora francesa, Los tres evangelistas ocupan un lugar especial en la memoria de muchos de sus lectores, entre los que me encuentro.

El apodo de Los tres evangelistas alude a tres jóvenes historiadores especializado cada uno de ellos en un periodo histórico distinto tan pobres en medios como ricos en cultura e inteligencia. Conviven en una vieja casona parisina, repartiéndose sus plantas en un orden que parece obedecer a la cronología de sus respectivas especialidades.

Son tres jóvenes historiadores, tan pobres en medios como ricos en cultura e inteligencia. Conviven en una vieja casona parisina, repartiéndose sus plantas en un orden que parece obedecer a la cronología de sus respectivas especialidades.

 

Mathias Delamarre, apodado San Mateo, está especializado en prehistoria y habita en la planta más baja. Grande, sereno y taciturno, aúna un conocimiento enciclopédico con sentidos y habilidades más propios de un hombre de las cavernas.

Marc Vandoosler, apodado San Marcos, es medievalista y ocupa la planta intermedia. Delgado y fibroso, viste de negro y lleva en sus dedos numerosos anillos de plata (un rasgo de su aspecto inspirado en la hermana de la autora, la pintora Jo Vargas). Tiene una mente inquieta, aunque lastrada por una sombra de fracaso vital.

Lucien Devernois, apodado San Lucas y especialista en la Primera Guerra Mundial, vive en la planta de arriba. Quizá el más anodino de los tres y de conducta un tanto bipolar, viste correctamente de traje y corbata (está inspirado en el hermano de la autora, Stéphane Audoin-Rouzeau).

Los tres evangelistas no son los únicos habitantes de esa destartalada y, sin embargo, acogedora casona. En el último piso, bajo la cubierta, vive un antiguo policía de cuestionable trayectoria: es Armand Vandoosler, el tío de Marc.

Los tres evangelistas son los únicos protagonistas de la primera novela de la serie.
En las dos siguientes, sin embargo, comparten ese protagonismo con un personaje tan o más singular que ellos: el investigador Louis Kehlweiler, alias el Alemán, cuyo mejor amigo es un sapo llamado Bufo que suele llevar en el bolsillo. Su papel en esas dos historias hace que se diluya un tanto el de algunos de los evangelistas.

Que se levanten los muertos es la primera novela de la trilogía. Los tres evangelistas son vecinos de una cantante que descubre una mañana en su jardín un nuevo árbol, recién plantado por un desconocido. Preocupada, recurre a sus extraños vecinos ante lo que parece ser una broma de mal gusto. Pero su posterior desaparición deja claro que el asunto es algo serio.

Más allá, a la derecha presenta al personaje de Louis Kehlweiler, quien encuentra un trozo de un hueso humano entre los excrementos de un perro. Intrigado por su procedencia y posible relación con algún crimen, con la ayuda de los evangelistas llegará a Bretaña siguiendo su rastro.

Sin hogar ni lugar es la tercera y, hasta el momento, última obra de la serie. Los salvajes asesinatos de dos mujeres jóvenes en Paris parecen apuntar a un joven discapacitado llamado Clèment Vauquer, quien busca refugio en casa de Marthe, una anciana ex-prostituta que crió como una madre a Kehlweiler cuando éste era un niño.

Que se levanten los muertos, Más allá, a la derecha y Sin hogar ni lugar: una trilogía creada hace más de veinte años que sigue sumando nuevos lectores y no ha sido olvidada por los antiguos.

 

Publicadas originalmente en Francia en la segunda mitad de los años noventa, Ediciones Siruela las incorporó pronto a su catálogo, con distintas ediciones en castellano traducidas del francés por Helena del Amo, Manuel Serrat Crespo y Anne-Hélène Suárez Girard.

Posteriormente, constatado que Vargas había abandonado al menos, temporalmente esta serie para centrarse en la del comisario Adamsberg, reunió las tres novelas en un único volumen de más de seiscientas páginas. A partir de esa edición, aparecida en dos mil catorce, se ha elaborado esta reseña

En septiembre de este año, con motivo de la concesión a Vargas del Premio Princesa de Asturias de las Letras, Ediciones Siruela ha lanzado una edición conmemorativa en cartoné de toda su obra, la llamada Biblioteca Fred Vargas, que incluye esta trilogía.

 

 Fred Vargas es el seudónimo de Frédérique Audoin-Rouzeau (1957), una escritora parisina que, aunque arqueóloga de formación, es ahora mundialmente conocida como autora de novelas policiacas.

Además del Premio Princesa de Asturias de las Letras 2018, ha ganado los más importantes galardones, incluido el prestigioso International Dagger, que le ha sido concedido en tres ocasiones consecutivas. También ha recibido, entre otros, el Prix mystère de la critique (1996 y 2000), el Gran premio de novela negra del Festival de Cognac (1999), el Trofeo 813 o el Giallo Grinzane (2006).

Sus novelas han sido traducidas a múltiples idiomas con un gran éxito de ventas, y alguna de ellas incluso se ha llevado a la pantalla.

 

Puedes comprar «Los tres evangelistas» aquí:

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.