Desde que salieron a la venta Los Sims 4, hace unos años, una de las actualizaciones de contenido más pedidas por todos los fans de la saga era la relacionada con las mascotas. Por lo que supuso una gran alegría para la mayoría de ellos que por fin hayan llegado a esta generación nuestros amigos peludos mediante la última expansión: Los Sims 4 Perros y Gatos, que está disponible desde el pasado mes de noviembre para la plataforma Origin de PC, Mac, PlayStation 4 y Xbox One.

Dicho lanzamiento ha supuesto un alivio para todos aquellos jugadores descontentos con esta generación, entre los cuales me incluyo y que se puede adivinar por los análisis anteriores. Ya que no es una novedad que las expansiones de los Sims 4 han supuesto una decepción constante por el escaso e incoherente contenido que ofrecen, además de tener que pagar por otras si queríamos un juego más o menos completo y no aburrirnos de forma inmediata con cada intento de jugar. Con lo que puedo asegurar que los Sims 4 Perros y Gatos supone un soplo de aire fresco entre tantas decepciones acumuladas que llevábamos desde el principio de esta generación.

El principal contenido novedoso que aporta la expansión Los Sims 4 Perros y Gatos es, como su propio nombre indica, la inclusión de las mascotas en las vidas de nuestros amigos virtuales. No solo para darle más complejidad a su vida, sino para animarlos y darles algo de diversión cuando la partida se nos empieza a volver monótona. Porque hay que ser sinceros, no jugamos a este simulador para vivir todos los días lo mismo, queremos novedades y si son divertidas mejor aún.

Por fin vamos a poder crear nuestro perro y/o gato ideal, exactamente igual al que hemos soñado. Ya que el asombroso editor de personajes de esta generación no se iba a limitar a los humanos, también podremos usarlo en los animales. ¿Siempre has querido un gato con la cola naranja y el cuerpo negro? Ahora puedes tenerlo mediante una edición detallada de cada una de las partes de nuestro amigo animal. Además, podremos realizar un cruce de nuestras razas favoritas mediante la herramienta «Creador de cruces». Hay que añadir que la novedad de la expansión en esta generación de los Sims es que podemos vestirles con graciosos atuendos. A parte de que tendrán su propia personalidad a través de la elección que hagamos de rasgos como: amigable, espíritu libre, glotón, cariñoso, listo, cazador, entre otros.

A diferencia de los Sims 3, en esta generación serán más independientes y no podremos controlarlos, por lo que el factor sorpresa ayudará a que la partida nunca se vuelva monótona con nuestro perro y/o gato. A pesar de que es una gran ventaja en la experiencia de juego del usuario, es una gran desventaja de cara a que no podemos saber ni siquiera sus necesidades, por lo que tendremos que estar atentos a ellos para no provocarles malestar innecesario y que los servicios sociales nos acaben separando de nuestra mascota.

Pero la incorporación de nuestros amigos peludos no es lo mejor de esta expansión, ya que por primera vez en la saga podremos tener nuestra propia clínica veterinaria y poder actuar como tales. Todo será tan simple como comprar una clínica ya creada o diseñarla nosotros desde cero, a partir de aquí podremos decidir si trabajar nosotros solos o contratar a alguien más a quien tendremos que pagar por sus servicios. Aun así, no hay que hacerse muchas ilusiones, ya que como en la mayoría de negocios, hacerse con una veterinaria es bastante costoso para un sim que empieza una nueva vida en el barrio. Volviendo al trabajo, el modo de trabajo de un veterinario es simple: llegará alguien con su mascota enferma y nosotros tendremos que saber lo que le pasa mientras vamos desbloqueando los síntomas poco a poco y poder darle un tratamiento adecuado. Nuestro trabajo será siempre evaluado por los clientes e influirá el tiempo de espera, el trato ofrecido a ellos y a sus mascotas y el nivel de estrés provocado a la mascota en el análisis. Además, nuestros empleados también tendrán un nivel de satisfacción que si baja o empeora puede provocar que nos abandonen o traten mal a los clientes.

Como en todas las expansiones de los Sims 4, esta también trae un nuevo barrio, Brindleton Bay. El cual se trata de un pueblo costero cuya principal característica es que incluye una veterinaria para los que quieran empezar cuanto antes en esa profesión y no dedicarse a diseñar una desde cero y perder un tiempo que no les interesa.

A pesar de todo lo bueno que trae esta expansión y que es la mejor de todas hasta el momento de esta generación, no puedo evitar sacarle partes negativas comparándola con las expansiones de generaciones anteriores. Ya que no incluye otro tipo de mascotas como peces, pájaros, reptiles y/o caballos. Lo cual puede descontentar a los más amantes de los animales que soñaban con tenerlos todos juntos en una misma vivienda.

No se puede añadir nada del aspecto gráfico y sonoro de la expansión, ya que es exactamente el mismo que en el resto de expansiones y juego base de la generación, es decir, no hay cambios que se puedan destacar ni para bien ni para mal.

En definitiva, Los Sims 4: Perros y Gatos es lo que necesitaba esta generación para volver atraer a los fans más descontentos que ya la habían abandonado y desistían de seguir gastándose dinero para comprobar que solo es una expansión más con poco contenido a un precio excesivo. No se le puede sacar más puntos negativos que la falta de más variedad de mascotas, pero espero que esto se solucione con una actualización gratuita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.