Tormentas solares y el escudo electromagnético de la Tierra
Tormentas solares y el escudo electromagnético de la Tierra (NASA).

Las misiones planificadas para devolver a los humanos a la Luna deben apresurarse para evitar uno de los períodos más convulsos para el clima espacial extremo, según los científicos que realizan el análisis más profundo sobre las tormentas solares. Científicos de la Universidad de Reading estudiaron 150 años de datos del clima espacial para investigar patrones en el momento de los eventos más extremos, que pueden ser extremadamente peligrosos para los astronautas y satélites, e incluso interrumpir las redes eléctricas si alcanzan la Tierra.

Los investigadores descubrieron por primera vez que es más probable que los eventos climáticos espaciales extremos ocurran al principio de los ciclos solares pares y al final de los ciclos impares, como el que acaba de comenzar. También son más probables durante los períodos de mayor actividad solar y en ciclos más grandes, lo que refleja el patrón del clima espacial moderado.

Los hallazgos podrían tener implicaciones para la misión Artemis liderada por la NASA, que planea devolver humanos a la luna en 2024, pero que podría retrasarse hasta finales de la década de 2020.

Los investigadores examinaron datos sobre tormentas solares de los últimos 150 años

El profesor Mathew Owens, físico espacial de la Universidad de Reading, comenta que “hasta ahora, se pensaba que los eventos meteorológicos espaciales más extremos eran aleatorios en su momento y, por lo tanto, se podía hacer poco para planificarlos. Sin embargo, esta investigación sugiere que son más predecibles, y generalmente siguen las mismas ‘estaciones’ de actividad que los eventos meteorológicos espaciales más pequeños. Pero también muestran algunas diferencias importantes durante la temporada más activa, lo que podría ayudarnos a evitar los efectos dañinos del clima espacial”.

Estos nuevos hallazgos deberían permitirnos hacer mejores pronósticos del clima espacial para el ciclo solar que recién está comenzando y se extenderá durante una década más o menos. Sugiere misiones espaciales importantes en los próximos años, incluidos los astronautas que regresan a la Luna y más tarde, en Marte, será menos probable que se encuentren con fenómenos meteorológicos espaciales extremos durante la primera mitad del ciclo solar que en la segunda“, asegura.

El clima espacial extremo es impulsado por enormes erupciones de plasma del Sol, llamadas eyecciones de masa coronal, que llegan a la Tierra y causan una perturbación geomagnética global.

Las investigaciones anteriores se habían centrado generalmente en cuán grandes pueden ser los eventos climáticos espaciales extremos, basándose en observaciones de eventos anteriores. Predecir su momento es mucho más difícil porque los eventos extremos son raros, por lo que hay relativamente pocos datos históricos para identificar patrones.

El Sol atraviesa ciclos regulares de 11 años de su campo magnético

En el nuevo estudio, los científicos utilizaron por primera vez un nuevo método que aplica modelos estadísticos al tiempo de las tormentas. Examinaron datos de los últimos 150 años, el período más largo de datos disponibles para este tipo de investigación, registrados por instrumentos terrestres que miden los campos magnéticos en la atmósfera de la Tierra, ubicados en el Reino Unido y Australia.

El Sol atraviesa ciclos regulares de 11 años de su campo magnético, que se aprecian en la cantidad de manchas solares en su superficie. Durante este ciclo, los polos magnéticos norte y sur del Sol cambian de lugar. Cada ciclo incluye un período máximo solar, donde la actividad solar es máxima, y una fase mínima solar tranquila.

Investigaciones anteriores han demostrado que el clima espacial moderado es más probable durante el máximo solar que el período alrededor del mínimo solar, y más probable durante los ciclos con un mayor número máximo de manchas solares. Sin embargo, este es el primer estudio que muestra que el mismo patrón también se aplica a los eventos extremos.

Sin embargo, el hallazgo principal de este estudio es que es más probable que los eventos climáticos espaciales extremos ocurran al principio de los ciclos solares pares y al final de los ciclos impares, como el ciclo 25, que comenzó en diciembre de 2019.

Los científicos creen que esto podría deberse a la orientación del campo magnético a gran escala del Sol, que gira al máximo solar, por lo que apunta en sentido opuesto al campo magnético de la Tierra al principio de los ciclos pares y al final de los ciclos impares. Esta teoría necesitará más investigación para confirmarse definitivamente.

Esta nueva investigación sobre el tiempo del clima espacial permite hacer predicciones para el clima espacial extremo durante el ciclo solar 25. Por lo tanto, podría usarse para planificar el tiempo de las actividades que podrían verse afectadas por el clima espacial extremo, como el mantenimiento de la red eléctrica en la Tierra, satélite operaciones o misiones espaciales importantes.

Los hallazgos sugieren que cualquier operación importante planificada más allá de los próximos cinco años deberá tener en cuenta la mayor probabilidad de clima espacial severo al final del ciclo solar actual entre 2026 y 2030.

Una gran erupción solar en agosto de 1972, entre las misiones Apolo 16 y 17 de la NASA, fue lo suficientemente fuerte como para haber causado importantes problemas técnicos o de salud a los astronautas si hubiera ocurrido mientras estaban en ruta o alrededor de la Luna.

Fuente: DOI.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros, Ciencia y Cine/TV. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.