Imagen de radar de la nave espacial Cassini de los ríos y afluentes de metano y etano líquidos de Titán
Imagen de radar de la nave espacial Cassini de los ríos y afluentes de metano y etano líquidos de Titán. Crédito: NASA / JPL.

Con la futura exploración espacial en mente, un equipo de astrónomos liderado por la Universidad de Cornell ha publicado los mapas finales de los ríos y afluentes de metano líquido de la luna de Saturno Titán, tal y como los vio la última misión Cassini de la NASA, para que puedan ayudar a proporcionar un contexto para la próxima expedición de la sonda Dragonfly en la década de 2030.

Los mapas fluviales y los detalles de su precisión se publicaron en el Planetary Science Journal. Además de los mapas, el trabajo examinó lo que se podría aprender al analizar los ríos de la Tierra mediante el uso de datos de radar degradados, similar a lo que vio Cassini.

Como si fueran agua en la Tierra, el metano líquido y el etano llenan los lagos, ríos y arroyos de Titán. Pero comprender esos canales, incluidos sus giros y recorridos en forma de rama, es clave para saber cómo funciona el sistema de transporte de sedimentos de esa luna y la geología subyacente.

La misión Dragonfly a Titán está programada para lanzarse en 2027 y para su llegada en 2034

«Los sistemas de canales son el corazón de las vías de transporte de sedimentos de Titán«, afirma Alex Hayes, profesor asociado de astronomía en la Facultad de Artes y Ciencias. “Te dicen cómo se dirige el material orgánico alrededor de la superficie de Titán e identifican lugares donde el material podría estar concentrado cerca de características tectónicas o incluso criovolcánicas”.

«Además, esos materiales pueden ser enviados al océano interior de agua líquida de Titán o, alternativamente, mezclarse con el agua líquida que se transporta a la superficie«, agrega Hayes.

El dron robótico que llevará la sonda Dragonfly a Titán
El dron robótico que llevará la sonda Dragonfly a Titán.

Más grande que el planeta Mercurio y completamente envuelto en una atmósfera densa de nitrógeno y metano, Titán es el único otro lugar en el sistema solar con un sistema hidrológico activo, que incluye lluvia, canales, lagos y mares.

Único caso en el que se puede ver activamente cómo evoluciona un paisaje planetario sin vegetación

«A diferencia de Marte, no fue hace 3.600 millones de años cuando habrías visto lagos y canales en Titán, sino hoy«, comenta Hayes. «Examinar el sistema hidrológico de Titán representa un ejemplo extremo comparable al sistema hidrológico de la Tierra, y es el único caso en el que podemos ver activamente cómo evoluciona un paisaje planetario en ausencia de vegetación«.

Julia Miller dirigió el trabajo detallado de examinar las imágenes del radar de apertura sintética (SAR) de Cassini de la superficie de Titán, y de buscar características fluviales y luego comparar esas imágenes con las disponibles en la Tierra.

En la Tierra, la geomorfología fluvial se estudia típicamente con datos topográficos e imágenes con luz visible de alta resolución, pero eso no estaba disponible para Titán. En cambio, Miller utilizó imágenes de radar con base en la Tierra y las degradó para que coincidieran con las imágenes de radar de Cassini de Titán. De esta manera, Miller podría comprender los límites del conjunto de datos de Cassini y saber qué resultados son sólidos para el análisis utilizando datos de baja resolución de aproximadamente 1 kilómetro.

Los ríos como punto de partida para conocer geológicamente esta peculiar luna de Saturno

«Aunque la calidad y cantidad de las imágenes SAR de Cassini ponen límites significativos a su utilidad para investigar las redes fluviales«, comenta Miller, «todavía se pueden utilizar para comprender el paisaje de Titán a un nivel fundamental».

Las formas de los ríos dicen mucho. «Puedes observar más o menos cómo se ve el río para tratar de decir algunas cosas sobre el tipo de material por el que fluye, o cómo son de empinadas las superficies, o simplemente lo que sucedió en esa región«, incide Miller. «Podemos usar los ríos como punto de partida, para luego, idealmente, aprender más sobre el planeta«.

La misión Dragonfly a Titán está programada para lanzarse en 2027 y para su llegada en 2034.

Hayes agrega que «estos mapas proporcionarán un contexto para comprender las cosas que Dragonfly encuentre a nivel local y regional, y ayudarán a ubicar el resultado de la misión en un contexto global«.

Fuente: The Planetary Science Journal.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros y Ciencia. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.