La sustituta (AXN)

La idea en la mesa de producción sonaría estupenda: un drama de tintes psicológicos que retrate la dificultad que pasan las mujeres en un entorno laboral hipercompetitivo y, especialmente, la barrera que experimentan respecto a la maternidad y la familia. Un tema actual, poco tratado en el audiovisual y que tiene, en nuestro contexto, una clara receptividad en muchos públicos potenciales.

El problema es que la forma en que todo se hace en esta serie es prototípico, previsible y aburrido. Los trucos de guion y los giros pretendidamente psicodramáticos los hemos visto ya mil veces. Y los retratos de los personajes son tan exagerados que, en vez de empatizar, consiguen provocarte una reacción a medio camino entre el bostezo y la náusea. Posiblemente, tocar de lleno un tema realista con un tratamiento de guion ya ridículo y una dirección que apuesta claramente por la hipérbole dramática, no sea la mejor idea.

Nos prometieron con ‘La sustituta’ un drama realista, y el producto final es tan ridículo que no llega ni a resultar entretenido

El digno esfuerzo de las dos actrices protagonistas, Morven Christie (Ellen) y Vicky McClure (Paula), por interpretar a dos mujeres en radical oposición dentro de la empresa, a la que Paula llega cuando Ellen se queda embarazada y decide tener a su hija, no sirven de nada aquí. Las líneas de guion que tienen que leer son demasiado absurdas como para darle una hondura, incluso una verosimilitud, a sus personajes. Ambas son como gatas locas a la gresca en un ring estrecho y ruidoso, todo el tiempo fuera de sí -más evidente en el caso de Ellen, quién nunca parece descansar-.

Tampoco ayudan ninguno de los personajes secundarios que las rodean, igualmente condenados por un guion que los reduce a espectadores, a vivir como meras excusas de un hiperdramatismo que nunca sabe relajarse. De esta forma, la serie no sabe dejar espacio a otros temas u otras perspectivas distintas, todo es monocorde, lineal, tenso sí, pero aburrido porque, en la práctica, los trucos del guion escrito (y dirigido) por Joe Ahearne los hemos visto ya mil veces en otras muchas series. Nada nuevo bajo el sol.

De forma que ‘La sustituta’, serie original de BBC One que llegó este mes de marzo a AXN Now, es un producto pobre, lleno de buenas intenciones muy mal llevadas ya desde su guion, y que al ser dirigido por la misma persona que lo escribió se ve incapaz de corregir su rumbo, insistiendo en pantalla en los mismos errores que tiene el texto. Aburre mucho ver una serie así. Y transmite una pereza mortal ver durante tres horas, en dos capítulos de hora y media cada uno, como se repiten los mismos esquemas una y otra vez.

A pesar de su tema, esta serie es algo totalmente distinto (por desgracia) a lo que iba a ser sobre el papel. Nos prometieron un drama realista, y el producto final es tan ridículo que no llega ni a resultar entretenido.

Nota: 3/10

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Filólogo, politólogo y proyecto de psicólogo. Crítico literario. Lector empedernido. Mourinhista de la vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.