Madre embarazada
Credit: Pixabay/CC0 Public Domain.

La salud cardíaca de una madre durante el embarazo puede tener un impacto significativo en la salud cardiovascular de su hijo en la adolescencia temprana (de 10 a 14 años), según un nuevo estudio de Northwestern Medicine y el Lurie Children’s Hospital de Chicago. El estudio se publica hoy en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA). Es el primer estudio que examina las implicaciones de la salud cardiovascular de una madre durante el embarazo para la salud de su descendencia a largo plazo.

Los hallazgos son preocupantes, ya que se basan en investigaciones anteriores de Northwestern Medicine y Lurie Children’s Hospital que encontraron que más del 90% de las madres estadounidenses tienen niveles de salud cardiovascular subóptimos durante el embarazo.

Si podemos abordar estas causas subyacentes de la mala salud cardíaca de los niños, esperamos poder ayudarlos a evitar futuros ataques cardíacos y muertes prematuras”

Nuestros nuevos hallazgos sugieren que los hijos de este gran grupo de madres con una salud cardiovascular subóptima pueden tener un mayor riesgo de deterioro temprano de su propia salud cardiovascular durante la infancia“, afirma la autora principal del estudio, la Dra. Amanda Perak, profesora asistente de pediatría (cardiología) y medicina preventiva (epidemiología) en Lurie Children’s Hospital y Northwestern University Feinberg School of Medicine. “Si podemos abordar estas causas subyacentes de la mala salud cardíaca de los niños, esperamos poder ayudarlos a evitar futuros ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y muertes prematuras a medida que crecen“.

Perak también ejerce como cardióloga preventiva pediátrica en Lurie Children’s Hospital.

Los niños nacidos de madres en la categoría más baja de salud cardiovascular (que representa al 6% de las madres estudiadas) tenían casi ocho veces más riesgo de sufrir la categoría más baja de salud cardiovascular en la adolescencia temprana, en comparación con los niños nacidos de madres que tenían una salud cardiovascular ideal durante el embarazo, según el estudio.

Los niños nacidos de madres con alguna métrica de salud cardiovascular “intermedia” durante el embarazo (por ejemplo, tener sobrepeso, pero no obesidad) tenían un riesgo dos veces mayor de tener la categoría de salud cardiovascular más pobre en la adolescencia temprana, según el estudio.

Análisis de múltiples factores de riesgo maternos a la vez

La mayoría de los estudios anteriores sobre las implicaciones de la salud de una madre en su descendencia han examinado sólo un factor de riesgo materno a la vez (es decir, obesidad o hipertensión), según Perak. “Nuestro estudio combinó múltiples factores en una variedad de niveles y encontró que las asociaciones de la salud cardiovascular materna con la salud cardiovascular de la descendencia no fueron impulsadas por ninguna métrica concreta (como la obesidad)“, comenta Perak. “En cambio, todas las métricas estaban relacionadas con la salud posterior de la descendencia“.

La investigación utilizó datos del Estudio de seguimiento de hiperglucemia y resultados adversos del embarazo, que fue un estudio observacional de mujeres embarazadas y su descendencia. Los científicos estudiaron más de 2.300 parejas de madres e hijos de seis países diferentes. Los embarazos ocurrieron entre 2000 y 2006, y los niños fueron examinados de los 10 a los 14 años, entre 2013 y 2016.

Utilizando la definición de salud cardiovascular de la Asociación Estadounidense del Corazón, los científicos clasificaron la salud cardiovascular de las madres según su índice de masa corporal (un indicador de peso versus altura), presión arterial, colesterol, glucosa y tabaquismo a las 28 semanas de gestación. Los científicos clasificaron la salud cardiovascular de la descendencia en función de sus niveles de índice de masa corporal, presión arterial, colesterol y glucosa entre los 10 y los 14 años.

¿Qué sigue tras el estudio?

Los niños de este estudio pronto serán adultos y, como próximo paso, nos gustaría medir la salud cardiovascular y los signos de enfermedad cardiovascular temprana a medida que ingresan a la edad adulta“, asegura Perak.

Además, la doctora planea investigar algunas de las razones subyacentes por las que una peor salud cardiovascular materna durante el embarazo podría conducir a una peor salud cardiovascular de la descendencia. Por ejemplo, un entorno adverso en el útero de la mujer puede dar lugar a diferencias en las que los genes de la descendencia se “encienden” o “apagan” en diferentes momentos, lo que podría ser una razón para las diferencias en los niveles de salud, según Perak.

Fuente: Journal of the American Medical Association.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.