Brian Greene

No es este el primer libro de Brian Greene que comentamos en Fantasymundo, ni tampoco, por supuesto, la primera obra centrada en la física teórica que nos interesa, aunque hemos de advertir que nos adentramos en terreno altamente especulativo. Hace un mes publicamos una reseña sobre “El libro de los universos”, de John D. Barrow, que nos adentraba en el fascinante tema de los multiversos, tan utilizados en la literatura de ciencia ficción. Hoy ponemos nuestra atención sobre el último libro publicado en España, hasta el momento, de Brian Greene: “La realidad oculta” (Crítica, disponible en FantasyTienda).

Como es habitual, Greene intenta abordar este titánico tema de una forma perfectamente aprensible (al menos en cierta medida) para cualquiera que no disponga una gran formación científica al respecto, aunque nosotros recomendamos la lectura de varios artículos –a propósito de otros tantos libros- publicados en este medio para tener una visión completa. Aunque el libro, si os animáis a leerlo, es ya de por sí suficientemente explicativo, estas versiones resumidas de otras obras os ayudarán a tener una base: “Antes del Big Bang”, de Martin Bojowald, “El universo en una cáscara de nuez”, de Stephen Hawking y “El universo elegante”, del propio Brian Greene. Las obras que referencian son, en mi opinión, imprescindibles para todo amante de la física o, simplemente para cualquiera con hambre por conocer la realidad que nos rodea, o al menos lo que vislumbramos de ella.

La realidad oculta” fue publicada en enero del 2011 en Random House, y traído en octubre del mismo año a nuestro país por Editorial Crítica. Estamos pues, ante una obra que nos desgrana no sólo las últimas teorías sobre multiversos en el mundo de la física, sino también el estado en el que están otras, como La Teoría de las Supercuerdas o la mismísima Teoría del Todo (para su descripción, recomendamos la lectura de “El universo elegante”). A través de la búsqueda de multiversos, Greene nos pasea por el último estadio del conocimiento humano sobre la realidad que nos rodea.

Desde Fantasymundo, quisiéramos agradecer a Brian Greene el esfuerzo que pone en cada libro para que el conocimiento de la física teórica llegue a cualquier persona con un mínimo de curiosidad por el mundo que le rodea, tenga o no formación científica.

Normalmente, cuando la mayoría de la gente oye hablar de “multiversos”, recurren al escepticismo como primera barrera, y si eso no desanima a su interlocutor, a equiparar este término con la magia o la especulación sin sentido. Greene es consciente de ello, e incluso se cuenta entre los escépticos, que necesitan de pruebas palpables para creer en algo concreto. Sin embargo, Brian también se halla entre aquellos científicos que jamás se acostumbran a desechar una idea sólo por su complejidad o por una poco probable realización futura. Con su necesidad de pruebas tangibles como escudo, el autor de “La realidad oculta” nos guía con mano hábil a través de las trincheras de la física teórica más especulativa que se conoce.

Desde Copérnico, quien estableció que la Tierra giraba alrededor del Sol y no a la inversa, hasta Isaac Newton, que halló las ecuaciones que gobernaban el movimiento de las cosas ancladas a la tierra y de los astros que podíamos distinguir en el cielo, la ciencia, y nosotros con ella, aprendimos a cuestionarnos las verdades que parecían inmutables. A menudo, la ciudadanía cree que estas leyes descubiertas por los científicos serán inmutables, que por fin se ha alcanzado una capacidad tecnológica y descriptiva que nos evite las sorpresas, pero los científicos saben que todo es cuestionable.

El mismo Newton dijo de sí mismo: “No sé lo que puedo parecer al mundo, pero yo me veo como un niño jugando en la orilla del mar, que se divierte encontrando de cuando en cuando un guijarro más liso o una concha más bonita de lo normal, mientras el gran océano de la verdad se extiende inexplorado ante mí”… él intuía cuánto de cierto tenía esta frase, aunque no hasta qué punto, como demostraría Albert Einstein a principios del siglo XX. Cada revolución científica parece traernos las leyes que podrán ser escritas en piedra, pero la ciencia, inexorable, se cuestiona siempre a sí misma, y refina constantemente sus conclusiones. Al emprender esta tarea, los científicos se han iniciado por caminos que iban muy por delante de las ecuaciones que tenían a mano a cada momento, impulsados por la imaginación humana, que en ocasiones parecían meros delirios.

Sin embargo, esos aparentes delirios propios de nuestra imaginación, de nuestra capacidad para preguntarnos “qué hay más allá” coinciden felizmente con nuestra fortaleza analítica y matemática, salvo en el caso de los charlatanes. Cada camino es puesto en tela de juicio y ha impulsado el desarrollo de nuevas herramientas, aún cuando nos llevaban a callejones sin salida. Y al final, nuevas leyes físicas describen cada vez mejor la realidad que nos circunda, resultado del trabajo de miles de científicos de todo el mundo, unos acertados en sus conclusiones, otros errados, pero con espíritu crítico y las matemáticas bajo el brazo.

La realidad ocultaAsí pasamos de la física clásica a la Relatividad General y la Mecánica Cuántica, a través de caminos que al inicio parecieron delirios teóricos para finalmente recibir el apoyo de la experimentación. Delirios parecieron a muchos las conclusiones de Einstein, e incluso a muchos se lo parecen ahora (normalmente a aquellos sin formación científica), cosa que no les impide hacer uso de, por ejemplo, el GPS, el sistema de posicionamiento global, resultado directo de las teorías del genio alemán.

 

Este libro trata sobre algunos de esos aparentes delirios, intenta mostrarnos las teorías que intentan responder a la pregunta: ¿es nuestro universo parte de un multiverso? Nadie lo sabe a ciencia cierta, y las propuestas que se barajan aún están en un estadio muy primitivo, y no convencen del todo a Brian Greene -algunas de ellas son calificadas como “improbables”, aunque admita la posibilidad de que alguna de ellas sea cierta, en distintos grados de probabilidad. Estas son las opciones actuales:

1.- Multiverso mosaico:
Las condiciones en un universo infinito se repiten necesariamente a lo largo del espacio, lo que da mundos paralelos.

2.- Multiverso inflaccionario:
La inflación cosmológica eterna da una enorme red de universos burbuja, de los que nuestro universo sería uno.

3.- Multiverso Brana:
En el escenario mundobrana de la Teoría-M/de Cuerdas, nuestro universo existe en una brana tridimensional que flota en una extensión de dimensiones más altas potencialmente doblada por otras branas, otros universos paralelos.

4.- Multiverso cíclico:
Las colisiones entre mundobranas pueden manifestarse como comienzos tipo big-bang, lo que da universos que son paralelos en el tiempo.

5.- Multiverso paisaje:
Combinando cosmología inflacionaria y Teoría de Cuerdas, las muchas formas diferentes para las dimensiones extra de la Teoría de Cuerdas dan lugar a muchos universos burbuja diferentes.

6.- Multiverso cuántico:
La Mecánica Cuántica sugiere que cada posibilidad encarnada en sus ondas de probabilidad se realiza en uno de un inmenso conjunto de universos paralelos.

7.- Multiverso holográfico:
El principio holográfico afirma que nuestro universo es exactamente reflejado por fenómenos que tienen lugar en una lejana superficie frontera, un universo paralelo físicamente equivalente.

8.- Multiverso simulado:
Los saltos tecnológicos sugieren que los universos simulados pueden ser posibles algún día. Podríamos estar viviendo en uno de ellos, siendo controlados por mentes más avanzadas.

9.- Multiverso final:
El principio de fecundidad afirma que todo universo posible es un universo real, obviando con ello la pregunta de por qué una posibilidad –la nuestra- es especial. Estos universos ejemplifican todas las ecuaciones matemáticas posibles.

Greene admite no conocer la respuesta de si estamos o no en un multiverso, y si efectivamente nos halláramos en uno, de qué tipo sería. Sin embargo, sí que realiza, usando la lógica y el conocimiento que tenemos disponible hoy día, una mirada crítica sobre estas propuestas, lo que ahonda en nuestro conocimiento del tema.

Por supuesto, la búsqueda de multiversos está emparentada con la búsqueda de la Teoría del Todo, que explique todo lo que contiene nuestro universo, y a la que un enjambre ingente de científicos lleva dedicándose décadas. Y ahí está el doble valor de este libro: conoceremos los últimos descubrimientos a este respecto, consignados por Greene en este libro, que le ha llevado un total de cuatro años escribir, mientras proseguía con sus investigaciones habituales y con su vida familiar, dedicado junto a su mujer a la crianza de sus dos hijos, de cuatro y seis años de edad.

Teoría MEn los últimos cien años la comprensión humana sobre el cosmos se ha visto magnificada hasta extremos inconcebibles, pero aún nos queda un vasto camino por explorar. La búsqueda de una Teoría del Todo y de los posibles multiversos son, por ahora, las últimas fronteras. ¿No tiene interés un libro que nos deja, de un plumazo, al filo del abismo para que miremos más allá, si nos atrevemos? En el camino de la futura física, Greene también nos desgrana algunas de las tecnologías que podríamos dominar en unas décadas o siglos, que ya hoy día comienzan a demostrarse como posibles.

Admito el carácter fuertemente especulativo de “La realidad oculta”, pero también reivindico la buena porción de ciencia probada que posee entre sus páginas. No es este un libro para soñadores, sino para aquellos que anclan sus creencias en lo más profundo de la filosofía científica, imprescindible incluso para aquellos escritores de ciencia ficción que deseen documentar mejor sus novelas.

Desde Fantasymundo, quisiéramos agradecer a Brian Greene (y de paso a la editorial Crítica) el esfuerzo que pone en cada libro para que el conocimiento de la física teórica llegue a cualquier persona con un mínimo de curiosidad por el mundo que le rodea, tenga o no formación científica. Y lo hace con rigor y accesibilidad, algo al alcance de pocos científicos. Si Carl Sagan nos inició en los misterios del universo y puso en marcha tantas vocaciones, hoy, tras su muerte, otros autores han contribuido a acercar la física teórica al común de los mortales… ya nadie tiene excusa.

¿Llegaremos a saber qué constituye más del 70% del universo? ¿llegaremos a probar la existencia de la energía oscura y sus propiedades? ¿habrá universos espejo del nuestro, estamos en una burbuja al lado de otros universos, estaremos conectados en una matriz que simula un universo artificial?

Os dejo con una charla de mayo del 2011, en el Museo de la Ciencia de la Universidad de Columbia, con Brian Greene y el profesor de matemáticas israelí Amir D. Aczel, precisamente sobre el contenido de este libro:

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.