Se dice que las comparaciones son odiosas y es verdad. No es la primera vez ni será la última, pero os voy a hablar de esta. He empezado a ver la serie “La niebla” que podéis encontrar en Netflix. Se estrenó hace alrededor de un año, pero no me había animado a verla hasta ahora. Mal hecho por parte. Tenía que haber seguido en la ignorancia y quedarme solo con el buen recuerdo del libro y de la película, esta última una adaptación mucho mejor que la que han hecho con la serie. No me extraña que no haya conseguido la renovación, aunque si lo hubiesen hecho bien la serie tampoco lo necesitaría.

Pero no voy a malgastar palabras ni vuestro tiempo con la serie. Me quedo con el libro y es de lo que voy a hablar. Aunque su autor Stephen King no necesita presentación, “La niebla”, sí.

Se publicó originalmente en la colección Dark Forces, que incluía historias de varios autores. Después se publicó otra versión un poco más corregida como parte de “Skeleton Crew” junto a otros dos relatos: “El mono” y “El atajo de la señora Todd”. Con algo más de cien páginas, era con mucho la historia más larga de “Skeleton Crew”. Se volvió a publicar como una única novela en 2007 aprovechando el lanzamiento de la película. Hasta ahora se ha reeditado varias veces, siendo la más reciente la edición de Debolsillo.

“La niebla” ocurre en una pequeña ciudad de Maine, un escenario habitual de las historias de Stephen King. El propio título es un gran spoiler de la novela, así que el lector no se va a sorprender cuando una mañana, tras una extraña y fuerte tormenta eléctrica, aparece una niebla muy densa que se expande por toda la ciudad. No pasa lo mismo con los protagonistas. A ellos sí que les pilla por sorpresa. Y es que no se trata de una niebla normal, tratándose del maestro del terror esto hubiera sido muy soso, como la que te puedes encontrar una mañana de invierno al salir de casa. Es muy densa, reduciendo mucho la visibilidad, pero eso no es lo peor. Lo que hace especial a esta extraña niebla, otra forma de decir mortal, son los monstruos que se ocultan en ella.

David Drayton es el protagonista principal y narrador de la novela. Se trata de un artista afincado en el pueblo que consigue refugiarse en un supermercado junto a su hijo Billy y su vecino Brent Norton y otra gente del pueblo que ya se encontraba allí además de los propios trabajadores de la tienda, la cual, al igual que todo el pueblo, se ha quedado sin electricidad por culpa de la tormenta. De esta otra gente, los más importantes son la joven Amanda Dumfries, dos soldados de la base militar cercana al pueblo que saben más de lo que dicen, la señora Carmody y la profesora Hilda Reppler. En estos otros protagonistas es fácil reconocer figuras utilizadas por King en otros de sus libros, como los soldados o la señora Carmody, que resulta ser una fanática religiosa y se convierte en la antagonista de David, quién representa la razón.

Lo mejor de este libro es la sencillez, y precisamente por esto no he conseguido conectar con la serie, que ha tomado la idea base para luego complicarla y poder rellenar diez capítulos. King huye de tramas rebuscadas y liosas para presentar una trama sencilla y directa. El libro cuenta con apenas once capítulos en los que la tensión es constante. Es capaz de transformar una situación aparentemente normal, una simple niebla, que le podría pasar a cualquiera, en una situación extraordinaria que lleva al límite a los personajes, a los que apenas da un minuto de respiro.

 

Es fácil empatizar con David, solo hay que pensar lo que haría uno en esa situación, la voz de la razón, y su sufrimiento se transmite a través de las páginas. Pero sobre todo el miedo, es algo tan real a pesar de que esa niebla es claramente sobrenatural, que es fácil sentirlo mientras pasas las páginas. Está ahí junto al lector, un acompañante más durante la lectura.

Solo un auténtico maestro como King es capaz de resolver la tensión acumulada, que ya os aseguro que es mucha a pesar de que las páginas no son tantas, con un giro sorprendente y a la vez tan terrorífico como sus monstruos. Por cierto, el final del libro es diferente al de la película, algo que ya ha pasado en otras adaptaciones de las obras de King, como en “Cujo”. No llega al nivel del mejor Stephen King, pero es un título disfrutable para los amantes del terror.

Si aún no te decides, puedes empezar a leerlo aquí.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.