En esta segunda novela de la «Trilogía de Palermo», un nuevo homicidio investigado por el ex sesentayochista profesor La Marca sirve de hilo conductor para dejarnos arrastrar, gustosamente, por su arrolladora vitalidad panormitana.

El personaje del profesor Lorenzo La Marca, creado por el escritor italiano Santo Piazzese, despierta pasiones enfrentadas. O se le ama o se le odia, sin medias tintas.
Eso es algo que he podido comprobar personalmente pues -tras la lectura de la primera novela en la que aparecía como protagonista, deslumbrado por el despliegue de vitalidad, ironía y cultura del que hacía gala el narrador en primera persona- recomendé «Asesinato en el Jardín Botánico» a varios lectores.
Tuve desigual fortuna: algunos compartían mi entusiasmo, mientras que otros veían en La Marca un narcisismo un tanto cargante y bastante agotador.

Ediciones Siruela ha publicado en fechas recientes la segunda novela protagonizada por el personaje, titulada «La doble vida de M. Laurent», para regocijo de quienes disfrutamos con las andanzas detectivescas de este profesor de biología gandul, provocador y vitalista.

Resulta reconfortante abrir las páginas de esta novela para darse inmediatamente de bruces con el familiar despliegue de comparaciones inverosímilmente atinadas, metáforas ingeniosas, preguntas retóricas, oxímoron mordaces, prolijos callejeros, citas de alta y baja cultura… largas parrafadas que, amparadas en la narración en primera persona, rebosan ingenio y sarcasmo.

La historia comienza cuando La Marca decide acompañar a su amigo el comisario Spotorno al levantamiento de un cadáver recién hallado en una calle de un Palermo otoñal y lluvioso. Más que la curiosidad, lo que lo mueve es la esperanza de encontrarse allí con su más que amiga y menos que novia, Michelle, forense de guardia esa noche.

Un abrumador despliegue de comparaciones inverosímilmente atinadas, metáforas ingeniosas, preguntas retóricas, oxímoron mordaces, prolijos callejeros, citas de alta y baja cultura…

La víctima resulta ser Umberto Ghini, asesinado de un solo disparo a quemarropa en el corazón con un arma de pequeño calibre. Dedicado al comercio de antigüedades, era el propietario tres tiendas, llamadas Ghini´s, en Palermo (conocida allí como Kalamùt), Milán y Viena.

El azar hace que un congreso lleve al profesor La Marca a la capital austriaca, donde su curiosidad le hace visitar la tienda de antigüedades Ghini´s. Eso, unido a algunas casualidades y a su propio carácter, lo lleva a interesarse por la investigación sobre la muerte del anticuario. Pero lo que le mete de lleno en ella es el hecho de que el padre de Michelle sea considerado sospechoso, por la relación que mantenía con la esposa de la víctima.

A partir de ahí, el lector se ve envuelto en la vorágine del mundo de Lorenzo La Marca y la fauna humana que lo habita, a la que él disecciona con aguda perspicacia y afilada mordacidad.

Soterrada bajo ese divertido y absorbente barroquismo, marca personal de Piazzese en estas novelas, discurre la trama policiaca, compleja y bien urdida pese a tanta aparente divagación.

Se cumplen este año dos décadas desde que esta obra fuera publicada originalmente en Italia. Es por ello que algunas menciones llaman un poco la atención. A veces -como cuando se hace referencia a la por aquel entonces aún muy novedosa Internet- por lo mucho que han cambiado las cosas. Y otras -como cuando se hace referencia a movimientos políticos italianos de carácter nacionalista y populista- por lo poco que lo han hecho.

Mucho menos, apenas un año, es lo que hemos tenido que esperar los lectores españoles por la traducción de esta segunda obra de la «Trilogía de Palermo» tras la publicación de «Asesinato en el Jardín Botánico». Confiemos en que con la tercera ocurra otro tanto.

Todo comienza con la muerte violenta de un anticuario, asesinado de un disparo a quemarropa en el corazón, bajo la lluvia de un Palermo otoñal. Y se complica cuando esa muerte afecta a la forense Michelle, pareja de La Marca.

Al igual que la anterior novela de Santo Piazzese, Ediciones Siruela ha publicado esta obra como parte de su colección Nuevos Tiempos / Policiaca.
Y, también como en la anterior, la impecable traducción del italiano ha corrido a cargo de Pepa Linares.

Editada en una tapa blanda que hace muy cómoda la lectura, Gloria Gauger ha elegido como imagen de cubierta una fotografía en blanco y negro de Andrey Lavrov . Muestra un detalle de la que es quizá la fuente más famosa de Palermo, la Fontana Pretoria, situada en la plaza Pretoria. Como curiosidad, decir que se la conoció también con el nombre de La fuente de la vergüenza, por la desnudez de las estatuas.

 

Santo Piazzese (1948) nació en Palermo, donde se graduó en biología y trabajó como investigador en la Universidad de Palermo. Se define a sí mismo como “un biólogo prestado a la escritura”.

Investigador en el campo de la biología molecular hasta su jubliación, como escritor ha publicado una serie de novelas en torno al personaje del profesor panormitano Lorenzo La Marca. «Asesinato en el jardín botánico», «La doble vida de M. Laurent» y «Il soffio della valanga» (esta última aún no traducida al español) fueron reunidas en el volumen «Trilogia di Palermo», traducido a varios idiomas. Su cuarta novela, «Blues di mezz’autunno», es una especie de precuela que recrea con nostalgia años de juventud del personaje.

Es autor, además, de otros relatos breves y colaborador del diario La Repubblica, de numerosas revistas italianas y extranjeras, y de la RAI como guionista de radio. Ganador de varios premios de novela negra, fue galardonado en 2011 con el Premio Lama e Trama a toda su carrera.

Puedes comprar «La doble vida de M. Laurent» aquí:

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.