Los dinosaurios encontrados en la formación Prince Creek de Alaska probablemente permanecieron en la región cuando nevó durante el invierno
Los dinosaurios encontrados en la formación Prince Creek de Alaska probablemente permanecieron en la región cuando nevó durante el invierno (Julio Lacerda).

Una nueva investigación ha revelado que una caída en el dióxido de carbono atmosférico causó un enfriamiento dramático hace 133 millones de años, cuando los dinosaurios deambulaban por el mundo. Una mejor comprensión de los efectos de las fluctuaciones pasadas en el CO2 atmosférico es fundamental para comprender cómo se mueve el calor alrededor del mundo, que también controla la cantidad de hielo que se puede acumular en las regiones polares.

Un equipo de investigadores, coordinado por el profesor Thomas Wagner del Centro Lyell de la Universidad Heriot-Watt, ha logrado este gran avance en la comprensión de las perturbaciones climáticas extremas en el mundo del efecto invernadero mesozoico-paleógeno, que condujo a la falta de oxígeno o incluso a su ausencia en las cuencas oceánicas, una gran crisis de biodiversidad y cambios masivos en los patrones de viento y precipitación.

Este evento en particular, el evento “Weissert”, una perturbación climática de 700.000 años que ocurrió hace 133 millones de años, ha sido estudiada con un detalle sin precedentes en este estudio.

Los resultados confirman una caída de 3-4°C en la TSM en el mar de Weddell (cerca de la Antártida) a través del evento Weissert, lo que afectó al mundo de los dinosaurios

Aunque investigaciones anteriores han demostrado las estrechas interrelaciones entre todos los componentes climáticos, físicos y de la vida durante esta y otras perturbaciones climáticas pasadas, la escala del cambio de temperatura y su relación causal con los niveles de pCO2 atmosférico (presión) ha sido menos clara.

Liyenne Cavalheiro, quien dirigió el estudio de la Universidad de Milán, explica que “esta es la investigación más avanzada realizada hasta la fecha para la perturbación del Evento Weissert, con modelos de última generación y evaluación de datos geológicos, que juntos demuestran el vínculo entre La temperatura de la superficie del mar y el cambio de CO2 atmosférico”.

La paleontóloga y profesora Elisabetta Erba señala que “ahora podemos imaginar las consecuencias de una caída del 40% en la pCO2 atmosférica, para la distribución de la temperatura de la superficie del océano y los entornos marinos y terrestres únicos“.

En el estudio, publicado esta semana en Nature Communications, los investigadores analizaron los sedimentos de aguas profundas obtenidos por el Programa de Perforación Oceánica (ODP) de la Antártida. Los sedimentos capturan el Evento Weissert del Cretácico Temprano en la cuenca semicerrada del Mar de Weddell, que en ese momento se encontraba en una paleolatitud de 54°S y profundidades de aguas poco profundas, de alrededor de 500 metros.

El resultado se traduce en una caída del 40% en la pCO2 atmosférica

La investigación combina isótopos de carbono orgánico de alta resolución y reconstrucciones calibradas de la temperatura de la superficie del mar (SST). Los resultados confirman una caída de 3-4°C en la TSM en el mar de Weddell (cerca de la Antártida) a través del evento Weissert.

Sebastian Steinig de la Universidad de Bristol explica que “los nuevos datos del mar de Weddell se combinaron con simulaciones de modelos climáticos e información de temperatura disponible en todo el mundo basada en múltiples proxy del registro geológico, para llegar a una solución unificadora que proporciona un mejor ajuste entre todas las líneas. El resultado confirma un enfriamiento medio global de la superficie de 3,0°C (± 1.7°C), que se traduce en una caída del 40% en la pCO2 atmosférica. De acuerdo con la evidencia geológica, el modelo sugiere que esta caída de pCO2 favoreció la acumulación potencial de hielo polar local, tanto en el protoártico como en las zonas costeras alrededor de la Antártida“.

El equipo de investigación incluye expertos de la Universidad de Milán como socio estratégico clave para la estratigrafía, la Universidad de Bristol y GEOMAR-Kiel para el modelado climático, la Universidad de Colonia y Heriot-Watt para los proxies geoquímicos, y ENI Spa como experto en palinología y paleo-oceanografía y patrocinador principal de este estudio.

Fuente: Nature Communications.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros, Ciencia y Cine/TV. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.