Una interesante y desmitificadora biografía, en forma de novela gráfica, de la etapa final de la vida de H. P. Lovecraft, maestro del horror cósmico .

 

Es probable que el escritor norteamericano H. P. Lovecraft cuente hoy en día, ochenta años después de su muerte, con más seguidores que nunca. Quizá muchos de ellos ya conozcan los episodios de la vida del autor narrados en esta novela gráfica, pero podrán verlos en ella reflejados en unas viñetas que también pueden servir para acercar su figura a un público más amplio.

A través de las páginas de Howard P. Lovecraft. El escritor de las tinieblas —con guión de Nikolavitch, y arte de Gervasio, Aón y Lee—, recientemente publicada en España por Oberón, se muestra al autor de Providence como un ser de carne y hueso.

Hermético y contradictorio, fiel a sí mismo incluso en contra de sus propios intereses. Pero también muy humano y alejado de los clichés estereotipados con que a veces es presentado, casi como si se tratase de uno de sus personajes.

El lector tiene ante sí no solo al escritor, sino a la persona: sus problemas económicos, sus complicadas relaciones emocionales, sus manías y fobias, sus contradicciones ideológicas, su entrega epistolar, su debilidad por los helados…

Algo que no solo se muestra a través de los diálogos que se suceden en las viñetas, sino también mediante frecuentes referencias a pasajes de la obra de Lovecraft y a la abundantísima correspondencia que mantuvo a lo largo de su vida con otros autores y con lectores. Páginas que son, a mi entender, las más interesantes de esta novela gráfica.

«La emoción más antigua y más fuerte de la humanidad es el miedo. Y el tipo más antiguo y más fuerte de miedo es el miedo a lo desconocido»

 

La obra arranca el 1 de enero de 1925 en Brooklyn, Nueva York —ciudad a la que había llegado por su su esposa y en busca de trabajo, abandonando la seguridad de su Providence natal—, y concluye doce años después, en marzo de 1937, con su muerte.
No se trata pues de una biografía que recorra toda su vida, sino que se centra en los años que resultaron más relevantes y fructíferos en su carrera literaria.

El relato de los avatares vitales de Lovecraft se estructura en cuatro partes: Las noches rojas de Red Hook • La llamada de lo indecible • En el abismo del recuerdo • Las montañas abandonadas.

Se corresponden con sucesivos periodos de la vida del escritor: su paso por Brooklyn en 1925; su amistad y relación profesional con Harry Houdini en 1926; su vida y su trabajo en Providence y sus pequeños viajes entre 1927 y 1930; y, finalmente, los últimos años de su vida.

El apartado gráfico de esta obra es resultado de un trabajo colectivo.
Dibujo y color han corrido a cargo de los jóvenes artistas argentinos Gervasio Benítez, Lara Lee y Carlos Aón , agrupados en el estudio Haus.
El dibujo sigue un estilo a caballo entre lo realista y lo caricaturesco, expresivo y pródigo en primeros planos. Eficaz a la hora de poner en imágenes personajes, lugares, situaciones y diálogos.

La paleta de colores empleada es amplia. Que nadie espere encontrar en estas páginas un sombrío maniqueísmo que confunda al escritor con su obra.

Eso sí, se da una contención en la vivacidad de los colores, que hace adquirir a las viñetas un tono un tanto mate y plano. Eso, junto a una cierta rigidez en el trazo, acaba por transmitir algo de monotonía visual a la narración.
Las mejores ilustraciones son, a mi entender, aquellas que van a toda página.

Tanto guión como dibujo parecen transmitir cierto distanciamiento, un navegar por la biografía del escritor sin adentrarse demasiado en aguas turbulentas ni sumergirse en las profundidades de sus motivaciones, sentimientos e ideas. Nos muestran, pero no hurgan ni toman partido.

«Vivimos en una isla de plácida ignorancia, rodeados por los negros mares del infinito, y no hemos sido destinados a emprender largos viajes»

 

De un tamaño contenido —27 x 18 cm— sus ciento doce páginas a todo color están encuadernadas en cartoné.

La oscura ilustración de cubierta, con un retrato de  Lovecraft tras el que se insinúa la sombra de Cthulhu, contrasta con el tono sobrio, pero colorido, de las páginas interores.

La traducción del francés ha corrido a cargo de Juan García Muñoz.

Un interesante Prólogo a cargo del escritor, traductor y guionista David Camus y un apartado final de Notas, en el que se ofrecen breves biografías de los amigos de Lovecraft, completan el libro.

 

Alexis Racunica (1971) también conocido como Alex Nikolavitch, es un guionista y traductor de cómics francés.
También es un ensayista y conferenciante, especializado en cómics estadounidenses y cultura pop.

Sus guiones en el mundo del cómic incluyen obras como  Alcheringa, Central Zéro, La dernière cigarette, L’escouade des ombres, Croisades y Captain Sir Richard Francis Burton.

Gervasio Benítez, Carlos Aon y Lara Lee son tres jóvenes autores argentinos reunidos en el estudio Haus. 

 

 

 

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.