Grandes Autores de Batman: Neil GaimanEl tomo del que vengo a hablaros pertenece a la colección Grandes Autores de Batman, pero siendo quien es su autor, podréis imaginar que no contiene una historia corriente ni mucho menos. No es sencilla, no es canónica (aunque tampoco es lo que se dice un “elseworld”) y, en realidad, no se trata de una sola historia sino de varias, que juntas dan forma a la peculiar respuesta de Neil Gaiman (“The Sandman”, “1602”, “American Gods”…) a la pregunta “¿cuál sería la última historia de Batman?”.

Siguiendo con el espíritu de lo que veinte años antes hiciera Alan Moore con Superman en “¿Qué fue del Hombre del mañana?”, Gaiman nos muestra facetas poco conocidas del hombre murciélago a través de sus secundarios, tanto amigos como enemigos, a través de las anécdotas y relatos que cuentan en su funeral.

Conviene aclarar que, como con todo gran mito, las historias son contradictorias y seguramente no coincidan con los paradigmas actuales de los personajes ni nuestras ideas al respecto. Y es que al tratarse de un proyecto tan personal, lo que contemplamos son las interpretaciones del propio autor o lo que a él le habría gustado leer o escribir sobre Batman.

Grandes Autores de Batman: Neil Gaiman

Así, contemplamos como fue Selina la femme fatale que, al final, propició la muerte de Bruce, pero también como se sacrificó heroicamente (varias veces), cayó a manos de su enemigos (el Sombrerero Loco o el Joker, por ejemplo), o como su muerte fue causada por algo tan mundano y poco heroico como la picadura de un escorpión. Robin, Superman o el propio Ra’s Al Ghul, también ensalzan la figura del encapuchado destacando las facetas que más admiraban, lo que podría coincidir no sólo con la opinión del autor rindiendo su particular homenaje, sino también con la de cualquiera de nosotros que un día, por lo que sea, nos enamoramos del personaje o lo odiamos por cualquiera de estas mismas razones. A destacar, la fabulosa historia contada por Alfred quien (sin hacer spoiler) plantea un punto de vista alternativo a toda la trayectoria de Batman y a la propia psique de Bruce tras la pérdida de sus padres.

El relato en dos partes concluye con Bruce pasando de voz en off que lo contemplaba todo a protagonista de un viaje espiritual que analiza su vida, sus motivaciones y la sencilla pero difícil idea de decir adiós, aunque nos quedemos sin saber cómo se produjo. ¿Es cierta alguna de estas historias? ¿ninguna?  ¿o todas a la vez? Lo cierto es que da igual, pues la singular aportación de Gaiman a la ya extensa mitología del hombre murciélago no aspira a sobreponerse a otras interpretaciones, sino aportar nuevos enfoques a lo que puede significar la idea en sí de Batman. Precioso el giro final, por cierto.

Grandes Autores de Batman: Neil Gaiman

Andy Kubert es el encargado de los lápices en esta historia y su trabajo es absolutamente sobresaliente. Sin perder su particular trazo, el “pequeño” de la saga Kubert es capaz de imitar magistralmente el estilo de algunos de los más grandes autores que han trabajado con el personaje.
Desde Bob Kane a Paul Dini, pasando por Neal Adams, la reproducción de los diferentes estilos, estéticas de los personajes e incluso composiciones de páginas es susceptible de estudiarse en las escuelas de arte y contribuye, y mucho, a la sensación de estar repasando la historia de Batman. Es más, me atrevería a decir que mejorando en ciertos aspectos a algunos de sus predecesores, como en la expresión facial y humanización de los personajes en el caso de los más clásicos. Impecable.

Grandes Autores de Batman: Neil GaimanEl tomo contiene, de paso, tres números escritos por Gaiman en diversas cabeceras. El primero de ellos, “Un mundo en blanco y negro” (Batman. Black and White #2, 1996), aborda la idea de que Batman y el Joker (e implícitamente el resto del reparto) son solo actores interpretando a esos personajes en lo que parece una serie de televisión (pero podría ser el cómic en si, ya que se hace alguna que otra referencia). Esta divertida propuesta es dibujada por Simon Bisley (“Heavy Metal”, “Lobo”) con un estilo que denominaré sencillamente “muy años 90” y que, pese al contraste con el tono de la narración y a quedar completamente en blanco y negro, resulta interesante (al menos en pequeñas dosis).

En segundo lugar tenemos “Pavana” (“Secret Origins #36” 1989) que profundiza en los orígenes y en las particularidades de Hiedra Venenosa. Teniendo en cuenta el talento de Mark Buckinham (“Muerte: El alto coste de tu vida”, “Fábulas”), me inclino a pensar que estamos ante uno de esos casos en los que un muy pobre y simplón coloreado destruye, casi por completo, el trabajo del artista que apenas puede intuirse momentáneamente en contadas viñetas. Una lástima.

Grandes Autores de Batman: Neil GaimanPor último, “Pecados Originales” (“Secret Origins Special #1, 1989) analiza el tema del sensacionalismo a través de unos periodistas cuya intención es conseguir la entrevista de algún miembro de la galería de villanos de Batman. Una excusa perfecta para desarrollar un poco más al Enigma (con aparición estelar del Joker y ¡John Constantine!)

Como extras, se incluyen una interesante colección de bocetos y páginas a lápiz de Andy Kubert que nos permiten admirar su talento y conocer su metodología de trabajo, además de la introducción de Gaiman, imprescindible para entender la historia detrás de este cómic.

En conclusión, aunque podría resultar confuso como primera aproximación al personaje, "Grandes Autores de Batman: Neil Gaiman – ¿Qué le sucedió al cruzado de la capa?" se trata de un imprescindible para cualquier fan que se precie, bien sea del hombre murciélago (como yo) o de la imaginación de Neil Gaiman (como yo, vaya).

Buenas noches Gotham City.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.