Entre las novedades de diciembre de la editorial Fandogamia llegaba el cuarto volumen de “Giant Days”, ese cómic lleno de humor y drama universitario con unas protagonistas que te roban el corazón. Escrito por John Allison y dibujado por Max Sarin, (con Whitney Cogar al color), este nuevo volumen continúa narrándonos los intentos de Susan, Esther y Daisy por sobrevivir a su primer año universitario.

Si no conoces este cómic o no lo llevas al día, te aconsejo que vayas a nuestras reseñas previas, ya que esta puede contener spoilers hasta el volumen tres.

Después de tomar la decisión de no regresar a la universidad tras las vacaciones de pascua, Esther busca trabajo en una cadena de comida rápida, mientras sus amigas van a buscarla para animarla a volver.

Ya de vuelta en clases, las chicas deben enfrentarse a la odisea de encontrar piso para el segundo año a última hora, con sus consecuentes visitas a tugurios la mar de raros y sus altas dosis de frustración.

Mientras Esther hace frente por primera vez a sus propios gastos, Susan intenta superar la ruptura con McGraw y Daisy guía a unos estudiantes por su visita a la universidad, la vida de las chicas transcurre entre festivales de cine independientes, citas de Tinder y nuevos amores.

El cuarto tomo de “Giant Days” continúa con todo su divertido gamberrismo, mostrándonos esta vez cómo sus protagonistas lidian con eso de ser adultas (y en ocasiones fracasan estrepitosamente). Y cómo, más allá del drama, la lealtad, la amistad y la diversión están siempre presentes en sus estrafalarias aventuras. Aventuras llenas de originalidad, frescura e ingenio gracias a los guiones de John Allison y la traducción de Inma S. Andreu, que ha sabido adaptar de forma fiel todas las bromas y juegos de palabras a nuestro idioma.

Los personajes se mantienen en constante evolución. Los lectores las conocemos al mismo tiempo que ellas van descubriendo nuevas facetas de sí mismas. Y todo el desparpajo y autoconfianza de Esther, el carácter fuerte de Susan y la inocencia de Daisy siguen conquistando con la intensidad de sus tres anteriores tomos.

Pero no solo las protagonistas rebosan carisma. En “Giant Days” todos los secundarios mínimamente importantes tienen su momento y sus objetivos (que suelen pasar por llegar vivos al segundo año universitario). John Allison crea, así, un elenco muy humano con el que fácilmente nos identificamos.

Como podréis recordar, Max Sarin llegó a la serie en el tercer volumen, sustituyendo en el dibujo a Lissa Treiman (encargada de la maravillosa portada de este tomo). Estilizado y muy expresivo, su estilo tira algo más hacia el manga, y capta a la perfección las personalidades de los personajes y ese toque gamberro que impregna todo “Giant Days”. A ello también ayuda el magnífico trabajo de Whitney Cogar en el color, vivo y vibrante. El color del fondo cambiante según el estado de ánimo de los personajes es tan solo una de las técnicas que le dan su personalidad al cómic.

En definitiva, estamos ante una historia que ha sabido mantener el interés y la diversión que proponía desde el primer volumen, que enamora por su trama algo alocada, por unos guiones inteligentes y unas protagonistas muy carismáticas. Toda una delicia a nivel visual. Eso sin contar el factor nostalgia por esos años universitarios, sin duda los mejores de una vida. Si sigues el cómic, no hace falta que te lo diga. Y si no lo haces, ¿a qué esperas? Te estás perdiendo todo un must read. Simplemente recomendadísimo.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.