Han pasado ya más de veinte años desde que llegaba a nuestro país uno de los JRPG más famosos de la industria. Square Enix lanzaba fuera de tierras niponas la séptima entrega de una larga saga bajo el nombre de Final Fantasy VII. Para muchísimos jugadores, entre los que me incluyo, este fue su primer videojuego de este género y nos ha marcado profundamente. Su historia, su jugabilidad, sus personajes y su banda sonora aún se recuerdan con muchísimo cariño.

La saga de Final Fantasy VII ha sido una de las más mimadas por parte de Square Enix. Hemos tenido numerosos juegos alternativos que complementaban la historia original como Dirge of Cerberus o Crisis Core. También se han lanzado novelas como On the way to a smile e incluso una película por animación como es Advent Children por no hablar de los cameos de algunos personajes en otros títulos como en la saga de Kingdom Hearts.

Ni Square ni los fans han querido nunca decir adiós a este universo. De modo que cada vez que surgían rumores de un remake  de este juego la emoción crecía como la espuma. Sin embargo hemos tenido que esperar 23 largos años para que llegara realmente el verdadero remake. Aunque se ha hecho de rogar finalmente parecía que la desarrolladora daba luz verde a este ambicioso proyecto. Sin embargo enseguida llegó el descontento con las formas en las que llegaría. El título sería dividido en partes y tomaría una acción más directa que el juego clásico.

Square resucitaría Final Fantasy VII pero a su manera y bajo sus propias condiciones. Tras tanto tiempo deseando ver esta realidad ya tenemos esta primera parte a nuestro alcance y la pregunta es obligada. ¿Ha merecido la pena esperar? Personalmente creo que sí, porque aunque no se ajuste a lo que muchos deseaban, es una entrega con mucho potencial y muy disfrutable.

La historia de un amor que nunca será y la de un odio que siempre fue

Con esta frase nos presentaban el juego en esos primeros comerciales del Final Fantasy VII original. Extrañas palabras para aquellos primeros jugadores de 1997 pero llenas de sentido y dolor cuando finalmente llegábamos al final de la aventura. Esta historia ya forma parte de la cultura del videojuego, de modo que hacer un remake de algo tan popular  no iba a ser un proceso sencillo.

Durante las promociones han repetido muchas veces, que el remake será muy fiel al original pero que añadirán cosas nuevas porque quieren darle su propia identidad. ¿Lo han conseguido? Os puedo adelantar desde ya que sí que lo han logrado, aunque estoy segura de que algunos cambios no agradarán a muchos, sobre todo a aquellos que querían simplemente la misma historia pero actualizada con los gráficos del momento.

La historia de esta primera parte del remake  tiene lugar  hasta que nuestro equipo escapa de la oscura ciudad de Midgar. Acompañaremos a Cloud Strife en su periplo con el grupo ecologista Avalancha en su lucha por frenar los planes de la compañía Shinra. Aunque no voy a mencionar ningún tipo de spoiler del juego, sí que os puedo confirmar que todos los momentos más recordados por los jugadores están en el remake. No han dejado atrás ninguna escena icónica del clásico y eso como fan se agradece muchísimo.

Final Fantasy VII Remake revive la historia original pero la expande con mucho más detalle. Si en el clásico la parte de la ciudad podía durar unas diez horas, aquí puede llegar perfectamente a las treinta o cuarenta horas sin ningún problema. Esta división por partes, aunque no agrade a muchos, ha permitido entre otras cosas ampliar las zonas que podemos explorar en la ciudad y ahondar mucho más en todos los personajes.

El remake aporta más protagonismo y personalidad a personajes que en el original pasaban poco tiempo con nosotros como es el caso de Jessie, Biggs y Wedge. Ahora es cuando realmente vamos a conocerles de verdad y descubrir cómo son sus vidas, sus motivaciones y sus sueños. Además mención especial a la inclusión de otros personajes secundarios muy interesantes como pueden ser Andrea Rhodea y Madame M en el Mercado Muro.

La relación entre todos los personajes se siente más real que nunca. Ya no solo en las cinemáticas sino incluso en las conversaciones secundarias podemos ver cómo interactúan y se relacionan entre ellos. Al principio es un poco extraño ver todo de una forma tan realista. No podía evitar recordar con mucha exactitud  muchos momentos del juego de PS1 con su estética cuadriculada.  La recreación es inmejorable y han conseguido mantener el espíritu y la magia de muchos acontecimientos del original.

Realmente es un regalo para todos los fans poder visualizar este juego con la tecnología actual. Es gratificante ver como se han expandido diálogos, escenas y zonas nuevas para explorar. Es un territorio conocido pero novedoso al mismo tiempo. Aunque si algo malo tiene todo esto es que volver a retomar el juego clásico ya no va a ser igual que antes. No se puede negar que el trabajo con esta primera parte en muchas cosas es bastante superior.

Cambios y decisiones un poco cuestionables

Si algo negativo veo en este aspecto es quizá la inclusión desmesurada de Sefirot. Aunque no pienso dar ningún tipo de spoiler al respecto, los que jugamos al original sabemos que este personaje no se le ve durante las primeras horas de juego. Su inclusión era misteriosa y se nos iban dando detalles sobre su persona poco a poco. Sin embargo en el remake han cambiado esto de golpe y es porque su rol en el remake ha cobrado mucha más relevancia.
Debemos tener presente que este personaje es mundialmente conocido y tratarlo como en el original ya no tiene el mismo impacto. Además con los cambios que ha hecho la desarrolladora con respecto a la trama, han provocado que esté más presente que nunca. Sinceramente me preocupa un poco que esto le reste epicidad al resto de la aventura.

Por otro lado no acabo de entender algunas incorporaciones como el personaje de Roche. Parecía por los tráilers que iba a ser un secundario más relevante y sus apariciones son bastante anecdóticas en el juego. Seguramente nos volvamos a encontrar con él en las demás entregas pero aquí se ha quedado en un personaje puntual para un par de escenas en concreto. Creo que se podría haber aprovechado un poco más ya que las escenas en moto son escasas y él se mueve como pez en el agua en este entorno.

Jugabilidad renovada y más emocionante que nunca

En cuanto a su jugabilidad nos encontramos ante un Final Fantasy de los mejores en este apartado. El original tenía un sistema de batalla que se basaba en los turnos  pero en el remake han optado por un juego de acción más  directo. Como decíamos se nota mucho que Square quería contentar a todos los tipos de jugadores posibles pues tenemos tres modalidades diferentes de juego: clásico, fácil y normal. Los dos primeros son más automáticos y permiten centrarnos más en la barra de acciones que en atacar, esquivar y defendernos. El normal es un  modo  más directo  en el que deberemos prestar atención a calcular bien todos nuestros movimientos. Además una vez superado el juego se nos desbloquea el modo difícil, un modo que no dejará indiferente a nadie que busque un reto mayor en el remake.

Aunque no se siente un sistema de lucha como el original, han intentado facilitarlo para aquellos que no estén acostumbrados o no quieran un juego con una acción tan directa. En referencia al modo normal sí que puede ser un poco complicado acostumbrarse al principio,  pero una vez lo haces, engancha. Las batallas son más dinámicas que nunca y mantienen una buena estabilidad en cuanto a estrategia se refiere. No es un machaca botones, si no piensas y planteas una buena táctica  las posibilidades de morir son muy altas.

En cuanto al control de Cloud fuera del combate es demasiado simple. No puedo entender por qué es tan limitado en algunos aspectos. Es chocante ver como en algunas cinemáticas da unos saltos espectaculares pero cuando tomamos el control de él solo puede andar o correr. Todo lo que sean saltos o escalada serán automáticos y se siente un poco pesado teniendo en cuenta lo fuerte y ágil que es Cloud Strife. Esto no perjudica al juego, es un detalle menor, pero no comprendo por qué han simplificado tanto sus movimientos.

Realmente lo más importante es  el manejo de nuestros personajes en batalla y este apartado es de sobresaliente. Podemos controlar a casi todos los protagonistas del grupo en las batallas y cada uno posee un estilo de combate y unas habilidades diferentes. Es muy satisfactorio crear combos con todos ellos y planificar todos los movimientos calculados  para derrotar con precisión a cualquier enemigo.

Un arsenal y equipamiento más productivo

En cuanto al equipo nos encontramos con algo similar al original. Se mantienen muchas armas y materias del clásico y además se incluyen algunas armas nuevas. Me preocupaba que la cantidad de armas y de materias fueran escasas y se notara mucho el recorte en el contenido pero no es el caso. Tendremos equipo variado y diferente que elegir durante esta primera parte. Acerca de las materias y su uso e implementación puedo confirmar que funcionan igual que en el original.

Sin embargo sí encontraremos cambios con las materias de invocación. En el original no teníamos la primera hasta que llegábamos a la granja en las afueras de Midgar pero aquí las han incluido desde el principio. También han hecho cambios con su uso, ya no podemos invocarlas cuando queramos sino solo en determinadas batallas o situaciones. Realmente no afecta el cambio porque van a estar siempre disponibles en peleas intensas, que es cuando más nos pueden ayudar. Invocaciones como Shiva o Leviatán  se podrán obtener haciendo cierto tipo de misiones secundarias. Obtenerlas todas supondrá un pequeño reto pero merecerá la pena porque son muy buen complemento para nuestra aventura.

Acerca de las armas  han incluido un sistema que recuerda un poco al Final Fantasy IX. Cada arma es especial, y posee una habilidad única que puedes aprender. Una vez dominada puedes cambiar de arma y seguir ampliando tu arsenal de habilidades. Cada personaje tiene las suyas propias, además de que como novedad han incluido un sistema de mejora para las armas. Podemos mejorar sus atributos de ataque, de magia, añadir ranuras para la materia, incorporar beneficios en el campo de batalla, entre otras muchas opciones.

Misiones secundarias y pasatiempos

Extraño es el juego de este género que no incluye misiones secundarias. De hecho el original las tenía aunque eran muy opcionales y muchas las descubrías al explorar a fondo el universo. Final Fantasy VII Remake las ha incorporado también y aunque algunas se notan que son puro relleno no se abusa de ellas como en otros títulos de la saga. Son limitadas y algunas pueden ser muy útiles para obtener objetos beneficiosos para nuestra aventura. Ninguna destaca especialmente pero son una buena excusa para explorar a fondo los entornos de la ciudad. Además que hacer un determinado número de ellas puede producir cambios en algunos momentos de la trama.

Aunque si hablamos de misiones secundarias en particular destacar toda la parte del Mercado Muro. Una de las zonas más cuidadas del juego y llenas de actividades por descubrir. A pesar de que muchas cosas forman parte de la historia principal sin duda han conseguido que toda la misión de infiltración sea aún más interesante que en la original. Los cambios han conseguido algo que creía imposible, que esta zona del juego sea aún más divertida que en la entrega original.  

En cuanto a otro tipo de actividades tendremos varias opciones entre las elegir. Se han implementado numerosos minijuegos como los dardos, el coliseo y el rompecajas, entre algunos otros. Además que han incluido coleccionables muy particulares relacionados con la banda sonora del juego. Podremos obtener numerosas pistas del juego original en versiones de lo más particulares y escucharlas en las diversas gramolas que hay repartidas por toda Midgar.

Banda sonora aún más impresionante que la original

Nobuo Uematsu es un compositor muy reconocido en la industria y un gran artista. No son pocos los juegos de Final Fantasy a los que ha dado magia con su banda sonora. Final Fantasy VII tiene temas muy recordados por muchos y en el remake no podía faltar ninguno. Regresa la banda sonora más cuidada que nunca. Además se ha hecho un gran trabajo porque no se han limitado a recuperar las canciones y mejorarlas, sino que han recreado muchas versiones de diferentes temas para el juego. La variedad de matices de una sola canción es impresionante  y se amolda a las diferentes situaciones del juego.

Aunque no todo podía ser perfecto, los temas totalmente nuevos no brillan mucho en el remake y algunos se sienten un poco fuera de lugar. De todos modos sí que hay un par de canciones que no están nada mal y que aunque se nota que no provienen del juego original, tienen cierto encanto. Temas como la melancólica Hollow skies como el divertido Vibe Valentino han resultado ser un buen complemento para ciertas escenas.

Mención especial al doblaje, al menos la versión inglesa que es la que he seleccionado porque  es sencillamente perfecta. Todos los actores de doblaje han hecho un gran trabajo y han dotado de una personalidad única a todos los protagonistas y personajes del juego.  Por último pero no menos importante, destacar la traducción al castellano. Finalmente podemos disfrutar de esta gran aventura con una traducción bien hecha y con sentido. Es posible que muchos echemos de menos algunas perlas como el allé voy pero aún tendremos el original para rememorar esas icónicas y absurdas frases.

Rozando el hiperrealismo gráfico

Siempre me han impresionado los gráficos de los Final Fantasy. La compañía siempre ha conseguido superarse con cada entrega y con este remake no iban a ser menos.  Aún  me cuesta creer lo bien que lucen los personajes en el juego. Se ha cuidado el diseño al detalle, las texturas del cabello, del rostro y de la ropa tienen un gran nivel y calidad. No hay casi diferencia entre cinemáticas y el gameplay. Nunca unos personajes se habían visto tan reales en un juego de esta marca. De hecho ya hicieron un gran trabajo con Advent Children pero en el remake el detalle es muy superior.

Sí que hay que recalcar que no todos los aspectos están tan cuidados. Encontramos algunas texturas en puertas, carteles y espejos que dejan mucho que desear. Seguramente arreglen esto en un futuro parche pero por el momento desentona bastante el aspecto de los personajes con el de algunos escenarios y objetos. No afecta a la aventura, pero mejoraría bastante si se pulieran estos detalles.

Además quiero destacar el cariño con el que han recreado todos los escenarios del juego. Son todos muy reconocibles pero con un trabajo detrás importante. Algunos emplazamientos como el Mercado Muro o la casa de Aeris son sencillamente espectaculares. Renovar el apartado artístico en los escenarios ha permitido además dar más contexto a la historia del juego. En el original no se podían apreciar muchos detalles sobre la estructura de la placa y los suburbios, sin embargo en el remake sí.
Finalmente podemos apreciar los suburbios de día y cómo afecta esto a los ciudadanos. Ahora podemos entender mucho mejor las motivaciones de Avalancha. Podemos apreciar realmente como Shinra está agotando los recursos y la vida del planeta. Sin necesidad de salir de Midgar ya podemos ver la magnitud de sus actos y es que los ciudadanos de los suburbios viven en una zona muerta. No solo no tienen luz natural sino que el aire que les llega está totalmente contaminado. Unos detalles que ayudan a dar más impacto a la historia.

En cuanto a los enemigos encontramos también un rediseño espectacular. No vais a echar de menos a ninguno que aparezca en esta primera parte. Incluso se han mantenido algunos bastante particulares y que perfectamente podrían haber eliminado. No daré más información sobre esto pero sí os adelanto que os encontraréis a un enemigo muy peculiar en el coliseo.

Una aventura que no ha hecho más que comenzar

Una vez finalizada esta primera parte del remake me quedo con muy buenas sensaciones. Aunque han modificado de más el final y algunos sucesos, el producto en general me ha dejado muy satisfecha. Es un sueño hecho realidad poder revivir la historia con una tecnología más actual y se nota el cariño y la pasión que han destinado al hacer este título. Tenía miedo de que no se sintiera como un juego completo. No os preocupéis porque no es el caso, es una aventura que si bien no ha terminado aún, se siente como una aventura íntegra.

En referencia al final tampoco voy a revelar nada pero estoy muy segura de que a muchos no les agradarán los cambios. Si bien es un título bastante fiel al original, se han tomado algunas licencias en apartados importantes de la historia. De alguna manera, aunque sigo un poco sin asimilar bien lo que han hecho, sí le concedo una cosa al equipo. Han despertado mi curiosidad por ver cómo prosigue la aventura. Han abierto la puerta a un universo donde los acontecimientos pueden cambiar y esto puede salir o muy bien o ser un completo desastre.

Aún es pronto para crucificar el final del remake. Puedo entender que muchos estén decepcionados pero ya avisaron de que no sería una copia exacta del juego de 1997. Es muy difícil contentar a todo el mundo y aunque me preocupa que los cambios destrocen una historia que para mí ya es muy buena, siempre podremos jugar al original y quedarnos solo con esa versión. El juego es muy entretenido a pesar de todo y creo que tanto los que son muy fans del original, como los nuevos jugadores pueden disfrutar mucho con este título.

Para muchos Final Fantasy VII Remake no es el reencuentro que esperaban pero creo que no dejará indiferente a nadie. Solo hay una cosa clara en todo esto que la aventura no ha hecho más que comenzar y aún queda mucho camino por redescubrir y recorrer.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.