Con Santiago, Italia nos trasladamos al Chile de 1970, Salvador Allende se convirtió en el primer presidente abiertamente marxista que accedió al poder mediante unas elecciones. No tardó en tomar medidas como la nacionalización de las minas de cobre y la profundización en la reforma agraria que iniciara su predecesor, Eduardo Frei Montalva. En el contexto político internacional de la Guerra Fría, Los EEUU lo tomaron como una injerencia intolerable en sus intereses económicos y, tras tres años de inestabilidad económica propiciada por las élites chilenas, el 11 de septiembre de 1973 se produjo el ominoso golpe de estado del general Pinochet. No está claro si Allende se suicidó o fue asesinado por las tropas insurrectas, pero su muerte selló el destino del país.

En esos primeros días, fueron muchos los chilenos que corrieron a las embajadas en busca de refugio. La italiana, concretamente, fue la que aceptó más refugiados y durante más tiempo, ya que el gobierno italiano de entonces no reconoció a Pinochet como jefe de estado. En las semanas siguientes, la embajada llegó a convertirse en un hogar para ellos, mientras se resolvía su situación. Finalmente, el gobierno transalpino aceptó trasladarlos al país para acogerlos allí.

El documental

A través de los testimonios de varios de esos refugiados se reconstruye todo el proceso, desde la subida al poder de Allende hasta la misma salida de Chile. Unos relatos a menudo dolorosos de supervivientes del horror desatado por la locura fascista. Hablan también de cómo ha sido su vida posterior, de la buena recepción que tuvieron en su país de acogida, de cómo han ido empeorando las cosas hasta que Italia ha acabado pareciéndose más a Chile, que ha sido víctima del neoliberalismo más descarnado, generando profundas desigualdades sociales. Se alternan también los testimonios de dos militares retirados que participaron en el golpe en su momento y que intenta exculparse diciendo que ellos “no participan en política ni tienen una opinión política definida” pero al mismo tiempo, se justifican diciendo que “había que actuar porque el país había caído en el marxismo”. Nanni Moretti les deja claro que él sí tiene un posicionamiento político definido y que está absolutamente en contra del golpe de estado.

Santiago, Italia es un documental necesario que relata uno de los aspectos menos conocidos del golpe de estado de Pinochet: el de los refugiados chilenos en Italia que mantuvieron viva la memoria de un momento crucial en el que un sueño de progreso y democracia fue brutalmente cercenado.

por Hugo Mier Calleja

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.